Richard Gerver
Richard Gerver - J. M. SERRANO
GURú EDUCATIVO, PROFESOR Y ESCRITOr

Richard Gerver: «Los deberes son una pérdida de tiempo y hacen más daño que bien»

Actualizado:

Richard Gerver, londinende se 42 años, convertido en gurú educativo tras ser profesor y director de colegio en Inglaterra, ha visitado Sevilla para pronunciar ante más de un millar de profesores de la provincia una conferencia sobre cómo cambiar el modelo de enseñanza tradicional. Detractor de los deberes, así como de los exámenes como único sistema de evaluación de los alumnos, Gerver animó a los profesores sevillanos a enseñar «con pasión, creatividad e imaginación» para preparar a los niños de hoy para los retos del mañana.

–¿Los cambios deben ser comunes o cada país debe tener un modelo?

–Cada país debe tener uno. El problema actual es que cada país intenta copiar el sistema de los países que están en los primeros puestos del informe Pisa. Ahora todos quieren imitar a China pero eso no funcionará porque cada país, cada ciudad, cada escuela, es diferente. Lo que yo propongo no un sistema, sino una forma de pensar. Cada comunidad puede aplicar ese modo de pensar para desarrollar su sistema educativo.

–¿Qué fallos y virtudes ve al sistema educativo español?

–Está demasiado enfocado en los exámenes y las notas, en lugar de desarrollar a los niños como futuros ciudadanos. Se cree que todo el mundo tiene que ir a la Universidad. Sin embargo, veo algo muy bueno en España y es que ha apostado por el bilingüismo.

–¿Por qué denosta el informe Pisa?

–Porque no dice nada interesante. Pisa está organizado por la OCDE, una organización que busca el desarrollo económico, no es una organización educativa. China, que está en el top del Pisa, se ha dado cuenta de que tiene un gran problema porque sus niños no pueden pensar por sí mismos y ahora está pensando en cambiar su sistema educativo para huir del modelo académico. Mientras tanto, España e Inglaterra intentan copiar a China.

–Usa las palabras innovar y emprender como un «mantra», pero ¿qué cambios propone en España?

–La educación necesita no estar controlada por el poder. La educación tradicional da por hecho que todos los niños son iguales y eso no ayuda. Necesitamos niños que comprendan que lo importante no son las habilidades académicas, sino las relaciones humanas, las habilidades en el día a día, la colaboración...

–Los profesores pueden educar con emoción y creatividad pero existen leyes que les limitan. ¿No habría que convencer primero a los políticos de la necesidad de un cambio?

–Es verdad que hay leyes que limitan pero siempre hay oportunidades. Algunas veces los profesores usan las leyes como excusas para no comenzar a hacer cambios. Los profesores deben dejar de esperar que alguien les dé permiso para hacer eso. Yo decidí hace años no esperar a los políticos porque ellos no comprenden. Los profesores debemos comenzar con pequeños cambios ahora y demostrar lo que el nuevo sistema puede dar de sí.

–Usted está en contra de los exámenes ¿Cómo propone para medir el rendimiento y capacidades de los alumnos?

–Los exámenes deben ser una parte de la educación. El problema es que hasta el momento son la única medida válida para medir a los alumnos. No hay necesidad de medir el conocimiento, sino más bien las habilidades para trabajar en equipo. Es más necesario medir la capacidad para pensar por uno mismo.

–¿Por qué piensa que los niños perciben el colegio como una cárcel?

–¿Cuántos niños conoce que prefieran estar en el colegio que en casa? Para ellos la escuela es como una prisión, los edificios no suelen ser muy bonitos, los niños tienen que estar sentados y callados... ¿Cuánta pasión hay en eso? Si quieres que amen la educación hay que crear un ambiente que les haga volver. Mucha gente del sistema educativo piensa que todo tiene que estar bajo control, como si fueran animales de una granja.

–Defiende la educación emocional pero ¿es útil para jóvenes que se enfrentan a un sistema competitivo despiadado?

–Si pensamos en los casos de jóvenes con mayor éxito en el mundo nos viene a la mente Mark Zuckerberg, Steve Jobs, Bill Gates... la mayoría logró millones de euros antes de cumplir los 30 años. Zuckerber no terminó la Universidad, Jobs tampoco, ni Gates.

–Los colegios de jesuitas de Cataluña han eliminado asignaturas, exámenes y horarios para transformar las aulas en espacios de trabajo donde los niños adquieren conocimientos haciendo proyectos conjuntos. ¿Qué le parece?

–Eso suena fantástico y excitante.

–¿Por qué piensa que los deberes no son necesarios?

–Los deberes tradicionales son una pérdida de tiempo y hacen más daño que bien. No hay evidencias que prueben que los deberes mejoran el desarrollo de los escolares en ningún sitio de la tierra. Los padres sabrán que el aprendizaje de sus hijos en la escuela es excitante e interesante porque cuando lleguen a casa dirán que no quieren ver televisión, sino buscar información en internet sobre lo que ese día han aprendido en el colegio.

–En España hay notas de corte para entrar en la Universidad. De haber existido cuando vivió Ramón y Cajal, éste nunca hubiera estudiado Medicina ni hubiera sido premio Nobel.

–Yo no estoy diciendo que la Universidad sea mala, sino que no es la única respuesta para cada niño. La universidad es muy importante para algunos chicos interesados en determinadas carreras pero para otros muchos estudiantes brillantes la Universidad no es la senda adecuada. Después hay muchos jóvenes estudiantes que fallan en los exámenes y piensan por ello que son estúpidos. Cuando un chico quiere acceder a la Universidad no sólo deberíamos mirar sus resultados académicos, sino también si es emprendedor, si tiene conciencia social... Hay otras maneras de valorar a un alumno. Sin ir más lejos, Richard Branson, dueño del grupo Virgin, era disléxico y tenía dificultades para leer, pero hoy está en la lista de los hombres más ricos del mundo.

De actor a profesor