El traje de flamenca diseñado por Laura Aguilera, ganador del primer premio
El traje de flamenca diseñado por Laura Aguilera, ganador del primer premio - abc
LA FERIA EN IKEA

De una sábana bajera, un traje de flamenca

Actualizado:

Hacerse un vestido con una cortina nunca estuvo tan bien visto. Quien dice con una cortina, dice con una funda nórdica, una sábana bajera, una colcha o una funda de cojín. Pues en Ikea no sólo se ha fomentado esto, sino que además se ha premiado a aquellos que han dejado volar su imaginación y, utilizando las telas de la multinacional sueca, han confeccionado un traje de flamenca digno de lucir en la Feria de Sevilla. 

El III Certamen de Moda Flamenca de Ikea Sevilla volvió a reunir a alumnos del segundo curso de la escuela Sevilla de Moda en un ejercicio diseñado para poner en práctica todos los conocimientos que están adquiriendo en este centro, a la vez que la tienda sueca de Castilleja de la Cuesta continúa tejiendo lazos entre Suecia y la sociedad sevillana.

Una vez más se puso a prueba que la creatividad no tiene límites. Dos fundas nórdicas Ofelia vass y una sábana bajera Dvala han bastado a Laura Aguilera para diseñar un traje de flamenca de corte clásico que ha acompañado con una colcha lila tipo Karit convertida en chaqueta y que le da un toque más moderno al conjunto. Un vestido que se ha llevado todos los halagos del jurado —compuesto por el periodista Ricardo Castillejo, la bloguera de moda Susana Rodríguez y el responsable de Marketing de Ikea Sevilla, Vicente González— y ha resultado ganador del Certamen. Esta cordobesa de 29 años, que se identifica con un «estilo clásico pero con un punto cañero y rompedor», todavía tiene que pensar qué hacer con los 300 euros del premio que puede gastar en la tienda de decoración. 

Pierina Nieves, que ya cuenta con su propia marca dedicada a la mujer, Pierina N.T., consiguió los 50 euros del segundo premio por un traje de flamenca que fusiona «la naturaleza de la madre tierra con el barroco» utilizando una funda nórdica como forro o una gasa de cortina para hacer unas mangas húngaras. 

Tan sólo tres días empleó José Peinado en tener listo el traje que ha merecido el tercer premio. Inspirado en el logotipo de la firma Ikea, combina tres bajeras Dvala en color azul con tres fundas Sötblomstor. Peinado, que llegó al sector de la moda empujado por su pareja, también se enmarca en el «estilo clásico con un toque renovado, con pinceladas un poquito extrañas», reconoce. 

Los 11 trajes que se mostraron ayer en la pasarela de Ikea seguramente estén en la Feria de Sevilla, porque este evento no sólo tiene como objetivo acercar la tienda sueca a la cultura hispalense o dar una oportunidad a los estudiantes de mostrar su creatividad y buen hacer, sino que también tiene un trasfondo solidario. Los trajes se pondrán a la venta entre los empleados de Ikea y el dinero recaudado se destinará a algunas de las colaboraciones altruistas que realiza la multinacional sueca con organizaciones como Save the Children o Unicef.