Hay que impedir que la enfermedad siga avanzando
Hay que impedir que la enfermedad siga avanzando - Roldán serrano
recortes sanitarios

«¿Cuánto tiempo lleva esperando una colonoscopia?»

Actualizado:

La población mayor de 50 años que tiene antecedentes familiares de cáncer de colon y que debe hacerse una colonoscopia para descartar la enfermedad puede llevarse en lista de espera hasta seis meses cuando los médicos expertos en la materia indican que la prueba debería hacerse en cuatro semanas.

Uno de los centros que más demora sufre es el hospital de Bormujos en donde fuentes de los profesionales sanitarios han dicho a ABC que el citado colectivo está en lista de espera hasta seis meses; los casos preferentes, que no urgentes se atienden en 15 días; y, los que ellos denominan «normales», unos dos meses.

Otra de las fuentes consultadas, el Sindicato Médico de Sevilla, calcula que el tiempo de espera es ese, pero insiste en que es puro cálculo, «porque no tenemos datos oficiales», señala, Rafael Carrasco, vocal de Hospitales.

Denuncia que lo más grave de todo «es que no se están cumpliendo los protocolos que el mismo SAS anunció» consistentes en hacer de oficio, y no a demanda, este tipo de pruebas.

«Hoy día cuando una persona tiene más de 50 años y algún familiar ha muerto de cáncer de colon, el mismo usuario va a su médico de Familia advirtiéndole esta circunstancia y el facultativo es quien lo deriva al especialista de Aparato Digestivo para que le practique la colonoscopia y eso puede llevar meses», explica Carrasco quien concluye que debe hacerse lo antes posible dada la eficiencia de tiene como método preventivo.

El jefe del servicio de Digestivo del hospital de Valme de Sevilla. Manuel Romero, afina más y añade: «Si una persona de esa edad tiene antecedentes familiares debe hacerse la prueba en cuatro semanas».

En la actualidad se está poniendo en marcha en Andalucía el programa de cribado que tiene que estar terminado y llegar a toda la población en 2018 por imperativo legal, según señala el doctor Romero.

El cribado consiste en hacer un test de sangre oculta en las heces. Si da positivo, es decir, si hay sangre en la materia fecal puede ser un signo de cáncer colorrectal u otros problemas, tales como úlceras o pólipos, que son crecimientos que se desarrollan en la pared interna del colon y el recto. Entonces, y según explica Romero, es cuando se lleva a cabo la colonoscopia.

La población a la que ve dirigida el programa de cribado es la que está sana, sin antecedentes, y en edades comprendidas entre los 50 y 69 años.

La prueba, además de indolora, rápida y sencilla —el usuario toma una muestra de sus heces y la mete en un botecito— es sumamente eficaz y eficiente como medida preventiva para impedir que el cáncer de colon vaya a más pues «se trata de una tipología de cáncer que va aumentando poco a poco, no de repente, e invadiendo otros órganos», explica el doctor Romero.

No cabe duda pues del ahorro sanitario y de las vidas humanas que estas pruebas conllevan pero, sin embrago, el programa no se ha implantando aún en Andalucía, en contra de otras comunidades autónomas, como, por ejemplo, el País Vasco, «que lo ha hecho muy bien y ha solucionado el problema de salud de 16.000 personas».

En Sevilla, concretamente, lo que hay hasta ahora son pruebas o pilotaje que se ha hecho ya con los vecinos de Mairena del Alcor, y ahora, desde el pasado 1 de junio, se está empezando con los de El Viso, para seguir luego con los de Camas, las tres localidades en las que el cáncer tiene mayor prevalencia, según el registro andaluz en la materia.

Respecto a Mairena del Alcor, se han enviado 4.000 cartas a vecinos sanos de entre 50 y 69 años invitándoles a hacerse el test de sangre oculta en heces y de ellos, ha contestado la mitad.

«A un 9% les salió positiva la prueba —dice el doctor Romero— cuando lo habitual es que sea un 6%, y a esa población es a la que se le ha hecho la colonoscopia».

En Sevilla son susceptibles de hacerse la prueba 400.000 personas pero si no viven en Mairena del Alcor, El Viso o Camas, de momento tendrán que esperar y no se sabe hasta cuándo, porque tampoco hay certeza de que se siga con este pilotaje o se implante ya el programa definitivamente.

No obstante, hay una serie de síntomas que alertan de esta enfermedad y que se deben tener en cuenta al margen del programa de cribado y de los antecedentes familiares.

Manuel Romero cita el «cansancio, obrar sangre, una masa palpable tanto en la barriga como en el tracto rectal o cambio del ritmo intestinal».

«Debemos organizarnos y coordinar los recursos y ordenarlos —afirma Romero— porque esta es la mejor inversión y porque en 2018 este programa tiene que ser una realidad como el de detección de cáncer de mamas, sí o sí».

No pasa por alto este experto de la Sociedad Española de Patología Digestiva que el cribado de cáncer colorrectal cuenta con una gran aliada como es la técnica de la endoscopia digestiva, que ha evolucionado mucho en las últimas décadas uniendo a su capacidad diagnóstica una nueva vertiente terapéutica.

«El nivel de endoscopia en España es muy alto pero es necesario disponer de unidades capaces de dar respuesta de una manera ágil, segura y eficaz. Es imprescindible pues, contar con un protocolo estándar del proceso que nos permita una gestión eficiente de la endoscopia digestiva», explica Romero.

La Asociación Española contra el Cáncer es uno de los colectivos que más interés ha puesto en el programa de cribado. De momento, la única información que tiene es que en Andalucía «ha comenzado un programa piloto de 4.000 personas que se quiere extender el resto de la población gradualmente».

«Pensamos —dicen fuentes de la entidad— que muchos casos se podrían evitar si ya estuviese implantado el programa de cribado. Con la situación actual de inequidad según las comunidades autónomas de las que hablemos, en relación a la implantación de los programas de cribado poblacional de cáncer de colon, hay miles de personas a las que no estamos llegando a tiempo de prevenir el tumor. Esto significa que en nuestro país hay personas que tiene menos riesgo de desarrollar un tumor de colon que otras dependiendo del lugar en el que viven».

Esta asociación considera que es un derecho de los ciudadanos y un deber ineludible del Estado, y especialmente de las comunidades autónomas, poner en marcha el programa de cribado del cáncer colorrectal porque salva vidas. Según sus datos, la evidencia científica ha demostrado sobradamente que la detección precoz disminuye la mortalidad a corto plazo entre un 30% y un 35%. «En España ello equivale a salvar hoy 3.600 vidas», apostillan.

«Desde la asociación estamos convencidos de que el pilotaje no es suficiente que tiene que ser gradual y lo entendemos, pero que se piense que a mas años que se tarde en implantar el cribado en Andalucía costará mas vidas», terminan.