Sevilla

Los juzgados mercantiles fijarán juicios para 2022 si no reciben personal de refuerzo

Esos juzgados no han recibido por ahora ninguno de los siete jueces de refuerzo que llegaron en mayo a la provincia de Sevilla

Ya no hay espacio en los juzgados mercantiles de Sevilla para amontonar las demandas de cláusulas-suelo
Ya no hay espacio en los juzgados mercantiles de Sevilla para amontonar las demandas de cláusulas-suelo - ABC
M.J. PEREIRA - Sevilla - Actualizado: Guardado en: Sevilla

«Todos los juzgados de Sevilla están mal pero los mercantiles están especialmente mal», admite Francisco Guerrero, decano de los jueces. A pesar de ello, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Lorenzo del Río, no ha enviado a los juzgados mercantiles ninguno de los 7 Jueces de Adscripción Territorial (JAT) que llegaron a la provincia de Sevilla el pasado mes de mayo. En su mayoría, han ido a reforzar los juzgados de lo Penal, Familia y Social. Mientras tanto, los juzgados mercantiles ofrecen una imagen lamentable, con expedientes y carpetas repartidos por sillas, mesas, suelos, armarios improvisados en los pasillos... Los titulares de esos juzgados advierten que si no llegan refuerzos de forma inmediata tendrán que fijar vistas para 2022 porque aún hay 3.000 demandas de cláusulas suelo pendientes de proveer.

En estos momentos, cada uno de los dos juzgados mercantiles tiene un juez de refuerzo. Además, ambos juzgados comparten una secretaria de refuerzo. Sin embargo, no termina de ser suficiente para atender la avalancha de asuntos que reciben. A ello se suma el hecho de que los jueces de refuerzos se han estado presentando a exámenes oficiales para especializarse en Mercantil, razón por la que se han ausentado en los últimos meses.

Ante las quejas de los jueces mercantiles porque no han recibido ninguno de los siete jueces llegados en mayo, el decano de Sevilla señaló que «hay que entender que había otros juzgados sin refuerzos, mientras que los mercantiles tienen dos jueces de apoyo desde hace tiempo». Sin embargo, señala que no hay que desesperar porque «aún falta por cubrir una vacante de JAT, hay otro adscrita a la Audiencia y un tercero haciendo una sustitución en Instrucción, por lo que después del verano hay posibilidades de que los juzgados mercantiles reciban algún juez de apoyo».

Una carga «inhumana»

Los juzgados mercantiles de Sevilla soportan en estos momentos una carga de trabajo diez veces superior a lo recomendado por el Consejo General del Poder Judicial. Javier Carretero Espinosa de los Monteros, juez mercantil de refuerzo, no deja de recordar en sus sentencias el colapso que sufren por la sobrecarga de trabajo añadiendo la siguiente frase a modo de grito en el desierto: «En la tramitación de este procedimiento se han observado todas las prescripciones legales a excepción de los plazos procesales, debido al inhumano cúmulo de trabajo que pende en los juzgados de lo Mercantil de Sevilla, produciéndose una situación de colapso, soportando una carga de trabajo notablemente superior a los indicadores de entrada de asuntos fijada por el CGPJ, así: en el año 2012 la carga de trabajo fue superior en un 274,14% en relación al mencionado indicador, en el año 2013 fue superior en un 300 %.

Los juzgados mercantiles no sólo se ocupan de los concursos de acreedores, sino también de las cláusulas suelo, demandas relacionadas con derecho marítimo, competencia desleal, asuntos societarios, propiedad intelectual... Entre esos dos juzgados suman más de mil concursos de acreedores «vivos», cada uno de los cuales exige varias vistas antes del juicio final, sin contar la pieza de calificación que se pueda abrir si hay presunción de culpabilidad. No hay un solo espacio libre en los juzgados en los que no haya expedientes judiciales. A falta de espacio, se han habilitado armarios en los pasillos sin custodia alguna.

Aunque los concursos de acreedores han caído un 20%, las demandas de cláusulas suelos no paran de crecer. Desde 2013 se han presentado en Sevilla 4.900 demandas. En 2013 fueron sólo 544, cantidad que se multiplicó por cinco en 2014, hasta llegar a las 2.552. En el primer semestre de 2015 los dos juzgados mercantiles han recibido 1.700 demandas de cláusulas suelo, a razón de 283 mensuales. Si sigue esa progresión, acabará el año con 3.400 demandas de cláusulas suelo.

La falta de personal ha impedido que aún no se haya iniciado el procedimiento de 3.000 demandas de cláusulas suelo presentadas en 2014 y 2015. Cuando se comuniquen las demandas a los bancos, los jueces fijarán las audiencias previas. En la mayoría de los casos, el caso queda pendiente para sentencia tras esa audiencia previa. Si las partes piden la práctica de pruebas, la celebración del juicio se demora otros dos o tres años.

1.200 juicios por año

«Si no recibimos refuerzos de personal, fijaremos las audiencias previas para las 3.000 demandas de cláusulas suelo pendientes de iniciar el procedimiento para los años 2020 a 2022 porque no podemos fijar más de 1.200 juicios por año», a razón de 300 por cada juez. A ello hay que añadir el hecho de que hay una sala de vistas para compartir entre los dos jueces titulares (Eduardo Gómez y Miguel Ángel Navarro) y los dos de refuerzo (Javier Carretero Espinosa y Pedro Márquez).

El personal de los juzgados mercantiles no da abasto y para paliar la situación prolonga su jornada laboral. «Hay funcionarios e interinos que llegan a los juzgados mercantiles a las 7.30, se quedan a comer y a veces les dan las seis de la tarde. No hay otra. Es la única forma de sacar tanto papel», comenta una trabajadora a la que renuevan periódicamente su contrato.

Toda la actualidad en portada

comentarios