Tecnologías

Lexpire, una «calculadora» de plazos legales que facilita la vida

La aplicación gratuita se ha desarrollado desde una spin-off de la Universidad de Sevilla

p. garcía - Sevilla - Actualizado: Guardado en: Sevilla

Tras un periodo como abogado contratado en un gabinete jurídico, Carlos Ibáñez Sánchez, joven letrado sevillano de 27 años de edad, decidió lanzarse a la aventura de promover una línea de investigación orientada a «facilitar la vida» a los profesionales de la Abogacía, una vez conocidas, desde dentro, las necesidades del colectivo.

Fruto de aquel planteamiento nació hace dos años Legal Innovation, una de las iniciativas ganadoras de la octava edición del concurso de ideas de negocio de la Universidad de Sevilla y, más en concreto, la aplicación informática desarrollada desde esta spin-off.

«Lexpire», que así se denomina esta herramienta legal, se halla a pleno rendimiento desde principios de julio y consiste en una «calculadora de plazos procesales y administrativos», que puede descargarse de forma gratuita desde las distintas plataformas de distribución digital a las que remite la propia web de la empresa.

Según explica Carlos Ibáñez, la aplicación permite calcular, «desde el punto de vista procesal, todos los plazos existentes (mercantiles y concursales, para interponer una demanda, una contestación...) en tan sólo unos segundos, incluyendo el cálculo de los plazos relativos al Derecho Administrativo, por lo que puede resultar útil también para cualquier ciudadano que necesite conocer los vencimientos para el pago de sanciones de todo tipo, como multas de tráfico o caducidad de expendientes, así como los trámites ante la Agencia Tributaria».

Competir en igualdad de condiciones

Ibáñez destaca el carácter práctico de esta aplicación informática para los profesionales del Derecho, teniendo en cuenta, sobre todo, que «en torno a un 92% de los despachos españoles tienen entre una y cinco personas y no suelen tener acceso a base de datos porque son caras. La mayoría de bufetes pequeños —añade— no pueden competir en igualdad de condiciones con los más grandes en este sentido, por lo que esta calculadora puede ayudarles a ahorrar tiempo y a sistematizar tareas».

La labor de dotar de contenido a esta aplicación, que ha sido autofinanciada por sus promotores, no ha estado exenta de otras dificultades, toda vez que, junto al grueso de la normativa existente, ha habido que configurar una base de datos con las fechas de las distintas fiestas municipales, autonómicas o de ámbito nacional de todo el territorio para así concretar los días hábiles e inhábiles para el cálculo de los distintos plazos. En total, se ha recopilado información de más de 8.000 municipios y a muchos de ellos se ha tenido que llamar uno por uno para recabar los datos que se precisaban.

En el «top 50» de la Singularity University

Carlos Ibáñez, que ejerce también como abogado especializado en liquidación de empresas y ejecuciones hipotecarias, está empeñado en contribuir a sacar al mundo del Derecho «de la Edad Media en la que se encuentra en materia de nuevas tecnologías». Es por ello por lo que está conformando un equipo de informáticos para avanzar en el desarrollo de dos nuevas aplicaciones, una de ellas en colaboración con la Universidad de Sevilla, en tanto que se trabaja en la mejora de la actual calculadora.

De hecho, varios colegios de abogados del país se han interesado ya por sus prestaciones, que también llamaron la atención en la pasada cumbre de la Singularity University en Sevilla, de forma que se posicionó en el «top 50» de todos los proyectos que se presentaron a concurso.

El próximo mes de enero «cambia toda la normativa, el cómputo, los plazos, por lo que habrá que actualizar nuestra calculadora para hacerla más profesional, lo que conllevará un coste para el usuario de tan sólo dos euros anuales», concluye Ibáñez.

Toda la actualidad en portada

comentarios