El parque Amate es uno de los afectados por el macrocontrato de mantenimiento de zonas verdes
El parque Amate es uno de los afectados por el macrocontrato de mantenimiento de zonas verdes - vanessa gómez

Espadas no renovará el contrato de Zoido para el mantenimiento de los parques

El gobierno socialista ha encargado al director de Medio Ambiente otra fórmula porque considera «un desastre» la actual

Actualizado:

El 18 de septiembre de 2012, el gobierno de Juan Ignacio Zoido adjudicó un «macrocontrato» para el mantenimiento de 700 hectáreas de parques y jardines de Sevilla que se dividió en varios bloques en función de las distintas zonas en las que se fragmenta la ciudad. Esta iniciativa trataba de dar respuesta a las quejas que durante años los vecinos de muchos barrios habían dirigido al Ayuntamiento sobre el mal estado de sus zonas verdes, la carencia histórica en las podas e incluso el mal estado de algunos árboles, que se había convertido en una cuestión de seguridad por el desprendimiento constante de ramas. Zoido licitó este concurso para externalizar los servicios de Parques y Jardines con una duración de cuatro años y 47.915.429 euros de inversión. Pero el nuevo gobierno socialista no lo mantendrá. Considera que este modelo no ha cumplido con las exigencias porque algunas de las empresas que ganaron el concurso no dan el nivel. Una de ellas, por cierto, fue Fitonovo, la sociedad con la que firmó decenas de contratos el gobierno de PSOE e IU en mandatos anteriores y que ahora está bajo la lupa judicial por haber pagado mordidas durante años a cambio de contratos público.

El delegado de Hábitat Urbano del Ayuntamiento, Antonio Muñoz, ha confirmado a este periódico su intención de abolir este sistema de mantenimiento de las zonas verdes en cuanto finalice la vigencia del contrato: «Termina en septiembre de 2016 y ojalá terminara en septiembre del 2015», lamenta el socialista, que es muy contundente en su motivación: «El mayor desastre en la conservación de los parques de esta ciudad se llama el macrocontrato. Es la opinión generalizada no sólo de los vecinos, sino de los funcionarios que han visto pasar por Parques y Jardines muchas fórmulas de gestión. Por tanto, no habrá macrocontrato cuando haya que sustituir al existente y optaremos por otra fórmula porque ésta es un auténtico desastre».

Muñoz ha dado ya instrucciones al nuevo director de Medio Ambiente del Ayuntamiento, Adolfo Fernández Palomares, que durante estos años ha sido el director del Parque del Alamillo y lo ha gestionado con otros criterios, para que «en el último trimestre del año haga una propuesta de modelo de gestión porque yo no quiero llegar a 2016 sin la reflexión hecha». La intención del delegado es que los parques sean «como centros cívicos al aire libre». De hecho, piensa que el Alamillo es el ejemplo a seguir, ya que es un espacio que tiene muchos usos. «Lo que sí garantizo es que en Parques y Jardines va a haber un cambio copernicano en cuanto a la forma de gestión», recalca el nuevo máximo responsable de este departamento.