La sala de urgencias llena y las camas vacías en las habitaciones cerradas
La sala de urgencias llena y las camas vacías en las habitaciones cerradas - abc
Recortes sanitarios

Ancianos esperando hasta doce horas en las urgencias del Virgen Macarena

Actualizado:

Profesionales y usuarios coinciden en señalar que el lunes y el martes las urgencias del hospital Virgen Macarena estuvieron colapsadas con pacientes que permanecieron hasta doce horas esperando un diagnóstico, cuando lo normal serían cinco; y, hasta cuatro para ser clasificados, o sea para explicar nada más llegar a los enfermeros las razones de sus asistencia al centro. La mayoría eran pacientes pluripatológicos de edades avanzadas que llegaban hasta los 87 años y entraban en el hospital a la una de la tarde para salir a las dos de la madrugada.

La secretaria provincial en Sevilla del sindicato de Enfermería Satse, Reyes Zabala, señaló a ABC que el lunes tuvieron que abrir 50 camas de las 200 que había cerradas el fin de semana, tal y como previó el SAS en su plan de vacaciones. Las 50 camas seguían abiertas el martes mientras que ayer miércoles volvieron a cerrar 20 de este medio centenar, con lo cual había 170 camas sin habilitar además de un total de 531 pacientes ingresados.

También tuvieron que poner a otro enfermero en la zona de clasificación o triaje de manera que hay tres en vez de los dos habituales si bien, por las tardes y por las noches faltan facultativos que acompañen a los médicos residentes (MIR) que atienden a los enfermos de las urgencias, ya que «éstos son médicos en formación y preguntan mucho y eso es tiempo que espera el paciente».

El sindicato CSI-F también constató el colapso de las urgencias el lunes y el martes y plantas cerradas, como la 7ª A, de Medicina Interna; la 6ª y 5ª D, de Cirugía y consultas pediátricas; la 4ª B, de Neurocirugía y Cirugía Plástica; la 3ª D, de Cardiovascular; la 3ª B, de Cirugía; y, la 2ª D, de Traumatología.

Zabala insistió en que esta situación es consecuencia de la falta de medios materiales y humanos y de previsión, pues todos los veranos pasa lo mismo y, además,«ya se sabe que los lunes y martes la presión asistencial aumenta especialmente y no ponen medios».

Pero la sobrecarga no es privativa del Virgen Macarena. En el hospital de Valme, desde las ocho de la mañana del lunes y hasta las ocho de la mañana del martes entraron 417 urgencias. Del martes hasta ayer miércoles llegaron 378, mientras que de domingo a lunes los pacientes fueron 279, «lo que demuestra que lunes y martes son días más complicados». El Virgen del Rocío no se queda atrás, «pero allí se nota menos pues hay varios hospitales y la concentración no se nota tanto», dijo Reyes Zabala.

No obstante, ayer a las cuatro de la tarde había en la zona de Observación del Hospital General 40 pacientes, cuando esa estancia está preparada para 29. El martes había 35.

Faltan recursos en los hospitales y también en los centros de salud, los cuales también se cierran en verano«y esa es una de las razones de la masificación de las urgencias».

Así, doce médicos y otros tantos enfermeros y ocho administrativos atienden desde el 1 de julio y hasta el 11 de septiembre,los ocho, únicos centros de salud abiertos en Sevilla por la tarde de los 32 que hay.

En cuanto a la atención domiciliaria, hay un médico, un enfermero y un celador conductor hasta las ocho de la tarde para los avisos que surjan entre las tres y las cinco, si se precisa un médico; y, hasta las siete para los de Enfermería.