Sevilla

La Plaza de España volverá a lucir su mejor cara antes de final de año

La restauración de las zonas más dañadas por el paso del tiempo y el vandalismo concluirán en noviembre, por un montante de 1,4 millones

Antonio Sanz durante su visita a la Plaza de España - j.m serrano
Azulejos restaurados de la Plaza de España - j.m. serrano
Azulejos antes de la restauración - j.m. serrano
El Balcón del Rey durante las obras de restauración - j.m. serrano
rocío domínguez ruiz de castro - Sevilla - Actualizado: Guardado en: Sevilla

La Plaza de España volverá a lucir su mejor cara en noviembre, dos años después de que se iniciaran las obras restauración cerámica y arquitectónica de este emblemático monumento de principios del siglo XX.

La Inspección Técnica que se llevó a cabo en junio de 2011 constató la degradación progresiva que estaba sufriendo este Bien de Interés Cultural (BIC), de ahí que se encargara la redacción un proyecto de obra que se adjudicó por concurso público al arquitecto sevillano Antonio Domínguez González.

El proyecto tenía un plazo inicial de 12 meses, desde el 11 de octubre de 2013 hasta el 11 de octubre de 2014, por un montante de 841.032 euros. Sin embargo, la dispersión de las localizaciones de las diferentes actuaciones así como el masivo tránsito de turistas y usuarios obligaron a ampliar el plazo de ejecución y, por tanto, el presupuesto, que ahora asciende a 1.392.782 euros y ha sido sufragado por la Dirección General de Patrimonio de Estado.

A dos meses de cumplirse el plan, se han ejecutado ya la mayoría de obras previstas. En arquitectura se está en torno al 85% y en cerámica sobre el 90%.

Al estilo de Aníbal González

El delegado del Gobierno, Antonio Sanz, visitó las zonas ya rehabilitadas como la Puerta de Aragón, en la que han reparado la grieta del muro de su fachada posterior; las cubiertas planas, ya impermeabilizadas, o los miradores y templetes de las torres, que precisaban de una limpieza profunda. Acompañado por el director de obra, Gabriel Ocaña, Antonio Domínguez y varios técnicos, pudo apreciar el antes y el después de las zonas restauradas.

De hecho, Sanz destacó que «en la medida en que se conocen más detalles del proyecto, más apasiona». Además, revisó los últimos sectores con actuaciones pendientes, como son la reparación de forjado; la consolidación del artesonado de madera afectado por la humedad en la zona de la Galería y en el peristilo anterior de Capitanía; la reposición de frentes de cornisas y aleros; los remates cerámicos o la restauración de la azulejería artística plana en solería de la Galería porticada.

Durante la visita, el delegado del Gobierno se interesó por la restauración cerámica. En concreto, son los talleres Cefoarte (Alcalá de Guadaíra), Claudio Sabariego (Sevilla), Kosmoarte (Gelves), María Teresa Béjar Rodríguez y Elena Belascoain Alberdi (Sevilla); Miguel Ruiz (Granada) y la empresa TRAGSA los que trabajan para rescatar la cerámica primitiva de la Plaza de España, respetando la pincelada, la geometría o el vidriado de la original, además del estilo regionalista de Aníbal González.

Un dron antipalomas

El paso del tiempo va erosionando los azulejos de este «museo al aire libre» y hay quienes caen en la tentación de terminar arrancándolos para llevarse los pedazos de su historia. A su vez, el corrosivo excremento de las palomas desgasta zócalos, suelos y lámparas. De ahí que se baraje la idea de introducir un dron que simule el movimiento de un halcón para ahuyentarlas.

Sin embargo, para lograr un mantenimiento digno de este espacio son precisos continuos gastos. En este sentido, Antonio Sanz llamó la atención sobre la importancia de establecer un Plan Director para mantener la integridad del edificio y evitar nuevas patologías, además de «promover la autofinanciación del monumento», haciendo de las torres Norte y Sur un mirador o estableciendo un canon para los eventos realizados en la Galería porticada.

Toda la actualidad en portada

comentarios