Francisco de Paula
Francisco de Paula - P. Y.

Feria de Abril de Sevilla 2018Francisco de Paula: «En la caseta no debe faltar alegría, es lo fundamental»

El tapicero sevillano Francisco de Paula decora desde hace más de tres décadas la misma caseta de la calle Joselito el Gallo

SEVILLAActualizado:

No hay Cruz de Mayo, altar de Corpus, ni caseta de la Feria de Abril que no se transforme en obra de arte tras pasar por las manos de Francisco de Paula. Tapicero del barrio de Santa Cruz, ahora jubilado, nació en la plaza del Salvador hace 68 años —no en vano es nazareno del Cristo del Amor— y este año también volverá a montar la misma caseta que decora desde hace más de treinta años. «Antes el ritmo no era el mismo, tenía que dejar por unos días las telas y los sillones para hacer una de las cosas de la primavera sevillana con las que más disfruto:montar esta caseta de la calle Joselito el Gallo», reconoce.

Paco cree que «en la artesanía cabe todo. Es una manera de hacer las cosas, aunque dentro de eso hay muchos tipos de artesanía». Confiesa que «lo más difícil para montar una caseta es que no te guste, pero si te gusta te entretiene, te divierte y pasas estos días previos muy bien», dice. La caseta «no se decora igual todos los años. Antes los colores se iban alternando de vez en cuando, pero ahora llevamos varios años con estos mismos tonos porque dimos con unos colores que gustaban a todo el mundo. Entonces pensamos en quedarnos con ellos y no cambiarlos más, y ya se han convertido en un elemento tradicional de la caseta», afirma.

Premios

Francisco de Paula
Francisco de Paula - P. Y.

La caseta que monta tiene la peculiaridad que «es de las pocas que suben hacia arriba desde el interior, haciendo dos aguas, utilizando encajes para cubrir la lona». A lo largo de estos años ha recibido también muchos premios por el montaje y la decoración, aunque como él mismo confiesa, «hace años que no concursa».

Las flores las prepara todas a mano. «Son cerca de 4.000 flores de papel para decorar toda la caseta, encajes, muchos metros de alambre —porque en una caseta todo va cogido con alambre—, doce carteles de primavera antiguos, seis espejos y unas 10.000 grapas», dice repasando los materiales que utiliza. Aunque en realidad «en una caseta no debe faltar alegría, es lo fundamental en la Feria. Que haya alegría y ganas. Esa alegría se transmite a través de la decoración gracias al color. El colorido es fundamental, porque te da luz y alegría. Si pones algo tristón daría la sensación de que en vez de estar en una caseta de feria estuvieras en un tanatorio», confiesa. Para la decoración utiliza también lámparas árabes. «Todo en la caseta, como en la ciudad, es mezcolanza: árabe, cristiano... Todo lo que se mezcla en esta ciudad es maravilloso», afirma. En relación a los temas de Semana Santa, lo que no se debe es utilizar estos elementos en exceso, «puedes poner una Virgen Dolorosa... pero no en exceso, sino que quede un poco más en el romanticismo. El truco siempre está en el equilibrio. Los nazarenos también suelen estar presentes «en los mismos carteles de las fiestas de primavera, junto a toreros o flamencas», afirma.

Francisco de Paula
Francisco de Paula-AP. Y.

«Por ello, los toros también se llevan mucho», dice mientras muestra el cartel de 1989 realizado por Santiago del Campo realizado en su estudio de la calle Betis. «La modelo fue Esperanza Flores, señora maravillosa que aparece de espaldas con un traje de flamenca realizado por ella misma», cuenta Paco. «Me gusta más la «preferia» que la Feria, porque ya con la edad te cansas más. Me canso menos al venir por las mañanas a hacer cosas y entretenerme. Me gusta y me divierte», afirma. Durante un tiempo montaba dos casetas, pero «ya hace muchos años —dice— que solo monto ésta».

A su edad reconoce sentirse en forma «no por estar muchas horas en el gimnasio, sino por estar todo el día encima de una escalera o sobre el andamio». Comenta que próximamente deberá operarse de cataratas en uno de sus ojos, «aunque todavía nada más que noto un poquito borroso», dice mientras estira otra de las flores de papel. «Lo más difícil es echarle horas y muchísimo cariño». Empecé el jueves y terminaré mañana jueves, una semana con tranquilidad, para que todo este preparado para que todo el mundo lo pase bien», concluye.