De paseo por el real: A la calidez de las casetas

El fresco de la jornada convirtió las lonas en el mejor refugio en el que pasar la tarde