Ilustración de la figura del utrerano José Marchena
Ilustración de la figura del utrerano José Marchena - ABC
CULTURA

2018 será el año del Abate Marchena en Utrera

El municipio acogerá iniciativas para descubrir la vida del utrerano, uno de los protagonistas de la Revolución Francesa

Actualizado:

La vida de uno de los personajes más singulares, influyentes e irrepetibles que han nacido en Utrera, permanece en el ostracismo para la mayoría de sus paisanos. Un utrerano que jugó un importante papel en la Revolución Francesa, que incluso se hizo amigo del mismísimo Robespierre y que fue el traductor al español de destacados autores como Montesquieu, Lucrecio o Moliere. Se trata de José Marchena, más conocido como el «Abate Marchena», nacido en tierras utreranas en noviembre de 1768, en la calle de Las Espadas, y fallecido en la más absoluta de las pobrezas en Madrid en el año 1821.

Además de tener una calle en Utrera que lleva su nombre, realmente son muy pocos los ciudadanos que conocen la trascendencia y los detalles de la vida de este «afrancesado», que vivió de cerca uno de los sucesos más importantes de la historia contemporánea, como fue la Revolución Francesa. Con el objetivo de reivindicar todo lo que significa la figura del Abate, el pleno del Ayuntamiento de Utrera ha acordado por unanimidad declarar el próximo año 2018 «Año Cultural del Abate Marchena», ya que se cumplen 250 años de su nacimiento.

La declaración de intenciones ya está encima de la mesa, aunque el Ayuntamiento de Utrera no ha especificado aún cuáles serán las acciones e iniciativas concretas que se van a emprender para poner en valor la figura del Abate Marchena, aunque sí ha precisado que el grueso de las actividades llegará en el mes de noviembre y que parte del programa cultural se va a centrar en los colegios utreranos, para que los jóvenes estudiantes entren en contacto con la historia a través de las peripecias del Abate.

Afrancesado

José Marchena fue uno de esos personajes irrepetibles que de vez en cuando la caprichosa historia crea en el lugar y en el momento equivocados. Harto de ver cómo el pueblo español estaba sumergido en la noche de los tiempos, Marchena se convirtió en un «afrancesado» y en un defensor a ultranza de los valores promulgados por la Ilustración. Por ello desembarcó en Francia a finales del siglo XVIII, una tierra que por aquellos entonces era un hervidero de acontecimientos y donde la personalidad del utrerano encajó a la perfección, uniéndose en un primer momento a la sección de los girondinos, especializándose en la composición de ácidos panfletos políticos.

En otra de las fases del proceso revolucionario fue encarcelado por los jacobinos, momento en el que se produjo uno de los momentos más famosos en la vida del Abate, como explica el investigador utrerano Pedro Sánchez Núñez: «cuentan las crónicas, que uno a uno los compañeros del utrerano que estaban encarcelados fueron llevados a la guillotina. Marchena al ver que no le llegaba su turno se sintió mal y dirigió una carta al mismísimo Robespierre, diciéndole en última instancia ‘Mátame ya o dame de comer’», una misiva que causó impacto en el líder revolucionario, ya que finalmente el Abate no fue ajusticiado.

Su talento estaba precisamente en el dominio de varias lenguas, ya que hablaba y escribía de manera fluida en castellano, francés, latín e inglés, por lo que las traducciones de numerosas obras fueron su medio de vida.

Con respecto a la efeméride cultural que se vivirá en la localidad a lo largo del próximo 2018, el alcalde de Utrera, el socialista José María Villalobos, explicó sobre el Abate Marchena que se trata de «una figura desconocida para la mayoría de los utreranos. Con sus luces y sus sombras, jugó un papel importante en uno de los procesos históricos de la historia contemporánea más influyentes en la configuración del mundo occidental como fue la Revolución Francesa».