Crecimiento vegetativo 2015

¿Más nacimientos o más muertes?: Así evoluciona el número de habitantes en los municipios de Sevilla

El Aljarafe acude al rescate de la tasa de nacimientos, con Mairena como el municipio con mayor proporción

Otros grandes municipios como Carmona y Morón de la Frontera experimentaron en 2015 un decrecimiento vegetativo

SEVILLAActualizado:

Los niños sevillanos ya no vienen de París. Vienen del Aljarafe, porque esta comarca concentra las mayores tasas de nacimientos de la provincia como consecuencia de la repoblación con parejas jóvenes que ha tenido lugar en las últimas décadas. Mairena del Aljarafe es la punta de lanza de este crecimiento, aunque es extensible a otras localidades aljarafeñas como Tomares, Bormujos, Camas o Coria del Río.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística hechos públicos esta semana dibujan una provincia en la que se ha ralentizado el crecimiento vegetativo de la población aunque vuelve a ser positivo: en 2015, la provincia de Sevilla ganó 125 personas cuando la variación de 2014 fue negativa en muchos años con una merma de 800 habitantes. A modo de ejemplo, sólo una década antes, en 2005, Sevilla ganaba población a ritmo de 21.488 habitantes. El año pasado, sólo Álava, Barcelona, las Baleares, Cádiz, Guipúzcoa, Huelva, Murcia y Málaga mantuvieron cifras positivas de crecimiento poblacional.

La estadística también señala pérdida de población en algunos de los grandes municipios históricos y en muchas otras poblaciones serranas de mucho menor tamaño. Entre todas ellas, Carmona registra la mayor variación negativa de habitantes en 2015 con 48 menos moradores con respecto a 2014.

Por la cifra de nacimientos registrada durante 2015, sobresale de manera especial Mairena del Aljarafe, que se alza como el municipio de más rápido crecimiento entre los de mayor tamaño y también el de mayor tasa de natalidad. El año pasado, el último dato definitivo conocido, vinieron al mundo 493 niños de padres residentes en Mairena del Aljarafe, con una población de 44.388 empadronados en el INE. El número de recién nacidos en Mairena supera al de capitales de mayor tamaño como Zamora (462 para 63.831 moradores), Cuenca (470 para 55.428 habitantes) o Segovia (373 natalicios para 52.728 habitantes) y supera de largo a capitales como Soria (371) y Teruel (325 niños) de similar tamaño. Todas esas ciudades tienen un saldo vegetativo en números rojos.

También supera en número de nacimientos levemente a Utrera, el cuarto municipio sevillano por población. La pujanza de Mairena también se traslada a otros pueblos de la corona del Aljarafe como Tomares, Camas, Bormujos o Coria del Río. Esta alta tasa de natalidad determina un robusto crecimiento vegetativo, definido como la diferencia entre los nacimientos y las defunciones en un periodo de tiempo considerado. El mayor en términos relativos también se da en Mairena.

El caso de este municipio es paradigmático de población joven: hay muchos nacimientos para su tamaño y muy pocas defunciones. En concreto, el número de fallecidos es anormalmente bajo siendo así que la superan municipios con menos habitantes pero más envejecida: Écija es el mejor ejemplo puesto que tiene una dimensión comparable, pero también hay más muertes en Carmona, Lebrija y Morón con muchos menos pobladores. El caso de Los Palacios y La Rinconada, también ciudades en expansión que suman más fallecimientos que Mairena del Aljarafe, se explica por la propia historia de la población. No hay municipio que haya crecido tanto en tan poco tiempo como Mairena.

Pierden población

Estas tres poblaciones históricas que son incluso cabeceras comarcales -entre las que podría citarse también a Lora del Río- han emprendido un declive poblacional que de no revertirse les llevará a reducir su tamaño en sólo unos años, toda vez que la inmigración no resulta un relevo natural. El número de defunciones supera al de natalicios y no parece que la inmigración pueda revertir la situación.

Aquí conviene apuntar también el inexorable declive poblacional que amenaza a la Sierra Norte. Conforme a los datos definitivos de 2015, el saldo vegetativo es negativo en Cazalla, Constantina, Guadalcanal, Las Navas de la Concepción, La Puebla de los Infantes, San Nicolás del Puerto y El Pedroso. También en la Sierra Sur se observa esta tendencia, aunque menos acentuada.