Inteligencia artificial

Alphi, un robot humanoide visita el colegio

Dos matemáticos presentan un pequeño androide que obedece órdenes, anda, habla y hasta baila

Presentaci├│n de Alphi
Presentaci├│n de Alphi - M. B.
MERCEDES BENITEZ Sevilla - Actualizado: Guardado en: Sevilla

Se llama Alphi y es un robot que anda, se sienta, se levanta, obedece órdenes y habla. Este jueves dos prestigiosos matemáticos de la Universidad de Sevilla, Mario Jesús Perez Jimenez y Agustin Riscos, lo han presentado en el colegio San José (Las Mercedarias) de Sevilla a los alumnos de Secundaria.

El salón de actos de colegio estaba repleto para recibir la gran atracción, un pequeño robot humanoide nao, que se utiliza en la Universidad de Sevilla para trabajos de final de master, concretamente en la asignatura «Métodos computacionales en vida artificial» y que hoy ha revolucionado el patio de colegio. Los niños no se han movido de su asiento aunque les haya tocado perderse el recreo.

Los profesores han hecho una detallada explicación a los alumnos acerca de cómo las matemáticas ha propiciado el desarrollo de la tecnología. Se han extendido en la vorágine de inventos que nos invade y les han preguntado cómo se puede simular la vida de manera artificial y cómo se ha avanzado en el diseño de maquinas capaces de realizar o simular acciones que pudieran ser catalogadas como inteligentes.

La respuesta ha llegado cuando han subido el telón del salon de actos del colegio y ha aparecido en escena Alphi, el robot humanoide de medio metro que, conectado a través de un mini ordenador, entiende lo que le dicen y obedece las ordenes de su maestro. Se levanta, se sienta, anda, contesta a las preguntas y hasta baila cuando le ponen música.

Alphi
Alphi- ABC

Alphi es una especie de muñeco que tiene insertada una cámara en la boca y que contesta al profesor cuando éste le pregunta. El único problema es que, de momento, sólo lo hace en inglés. El profesor le ha formulado varias preguntas a las que Alphi ha contestado. «¿Tienes hambre?» le ha cuestionado Agustin Risco en el idioma de Shakespeare. «Tengo suficiente batería», le ha respondido el robot humanoide provocando las carcajadas de los chicos y chcias.

El robot también se ha dado un paseo por el escenario del salón de actos, se ha sentado y se ha levantado e incluso, en un momento que ha estado a punto de caerse, ha lanzado algunos suspiros. Como si llorara. Obviamente Alphi ha sido el centro de atracción y hasta las monjas del colegio han querido hacerse una foto con él.

De momento, el uso que le están dando a Alphi en Sevilla se limita a la investigación y el uso didáctico en la Universidad pero la idea es que tenga muchos mas usos científicos y de otros tipos. Por ejemplo, en pediatría para estimular a los niños cuando acuden al medico y que no tengan miedo a la hora de hacerse pruebas o para niños autistas. O incluso, según los matemáticos, actuar como botones en los hoteles.

Ya se vende en grandes almacenes al precio de unos 7.000 euros aproximadamente y tiene una batería que dura aproximadamente unas tres horas. Ahora, según Agustin Risco, que trae y lleva a Alphi en una maleta, está aprendiendo castellano junto a sus tres hermanos, otro robot chico y otras dos chicas y pronto podrá obedecer órdenes también en español. Luego tendrá que hablar andaluz.

Toda la actualidad en portada

comentarios