Foto de familia de los profesionales del estudio sevillano T-10
Foto de familia de los profesionales del estudio sevillano T-10 - Vanessa Gómez
ARQUITECTURA

Arquitectos sevillanos reivindican su valía: «Somos tan buenos como los de Madrid o Barcelona»

José Luis Pérez Halcón y Francisco Santisteban, socios del estudio T-10 y autores del proyecto de playa artificial más grande de Europa, lamentan que en su ciudad natal confíen menos que fuera de ella

SevillaActualizado:

Una veintena de arquitectos, ingenieros y expertos en diseño forman el estudio sevillano T10, fundado por Francisco Santisteban Serrano y José Luis Pérez Halcón hace nueve años en la calle Temprado, aunque ocupan ahora una planta de un edificio histórico en la calle San Pablo.

Son especialistas en arquitectura del mundo del ocio (restauración, hoteles, palacios de congresos, parques temáticos, actuáticos) y pueden presumir de haber sobrevivido a la crisis económica, a diferencia de otros estudios, gracias a un grupo de profesionales andaluces menores de 40 años que ha combinado diseño y tecnología en todos su proyectos.

Son autores, entre otros, del diseño de Alovera Beach, en Madrid, «que será la playa artificial más grande de Europa -comentan sus dos socios fundadores- y tenemos en cartera otro parque acuático que será un emblema mundial».

El que puso en la órbita nacional e internacional a este estudio sevillano fue precisamente Agua Mágica, en Isla Mágica, y el parque acuático de Marbella. Luego vinieron hoteles de diseño vanguardista en la Costa del Sol y bloques de viviendas en Gibraltar, Mallorca y la costa mediterránea, pero reconocen con tristeza que en Sevilla, su ciudad natal, es donde menos proyectos tienen. «Las empresas que vienen aquí a hacer hoteles prefieren a arquitectos de fuera de Sevilla, y no lo entendemos porque hacemos muchos hoteles fuera de la ciudad. Aquí se nos valora menos que fuera. Para un arquitecto sevillano, cuesta más ser profeta en su tierra», dicen.

No son muy amigos de los «arquitectos-estrella» sino del trabajo en equipo y se quejan de que «abres una revista de diseño y no aparece un andaluz. No sabemos vender lo que hacemos, somos demasiado humildes», aseguran.

La crisis parece superada, aunque el ritmo de la recuperación económica aún es lento. «El promotor privado se está moviendo y el país se está dinamizando», añade Santisteban, qeu destaca que su estudio «está especializado en crear mundos artificiales muy atractivos estéticamente, lo cual podría aplicarse a Sevilla y mejorar la ciudad, como se ha hecho en Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia».

Respecto al diseño de la ciudad, afirman que «estamos un poco anclados en Vázquez Consuegra, Victorio&Luccino y dos más. Creo que hay gente de otra generación y con nuevas ideas que podría abrir un poco más el abanico», dicen. Y añaden: «Dicen que el mejor diseño está en Madrid o en Barcelona pero no es verdad. En Sevilla hay un gran diseño pero hay que darlo a conocer».

Precios «low cost», sueldos precarios

Estos dos profesionales hacen hincapié en que jamás se les ha ido un presupuesto en ninguna obra pública (manejan, además, el sistema BIM que permite visualizar los planos en tres dimensiones, lo que ahorra costes y evita errores), pero que «actualmente es difícil licitar para muchos estudios porque desde las administraciones públicas se admite cualquier bajada de precio, incluso del 60 por ciento, y así es imposible pagar sueldos dignos a los profesionales ni abonarles seguros sociales».

Recuerdan que fuera de España hay límites y precios mínimos de los que no se puede bajar «porque saben que a partir de ahí el constructor va a trampear con los materiales y va a pagar mal a la gente y el producto será malo», dice Pérez Halcón.

Denuncian que «con esa actitud, se están cargando la arquitectura y la calidad técnica de los edificios públicos». «Hemos repescado compañeros de profesión mayores que nosotros -añade- pero sabemos que deben tener un sueldo razonable. Para nosotros esto es muy importante». Su socio afirma que los precios «low cost» generan trabajo «low cost» y «ése no es un modelo sano de crecimiento y negativo a medio y largo plazo».

Sevillanos fiesteros

Santisteban lamenta los tópicos que aún persisten sobre los profesionales sevillanos: «A veces nos dicen en reuniones que los sevillanos estamos todo el día de fiesta. Me lo han dicho alemanes en Mallorca y algunos catalanes y siempre les contesto que trabajamos igual o más que los de cualquier otra ciudad española y quecanadienses, escoceses y franceses nos piden a menudo ayuda para solucionar problemas tecnológicos».

También piden al sector hotelero que eleve su nivel en Sevilla. «Sólo hay dos hoteles de 5 estrellas en la ciudad y hay gente que demanda ese tipo de servicio. Incluso a los yates les ponen pegas para que atraquen en el río y para ver un espectáculo ecuestre hay que irse a Jerez. La imagen que se da a ese tipo de cliente de muy alto poder adquisitivo es muy deficiente y nos interesa mucho más ese turismo que el de mochila y despedida de solteros», afirman los socios de T-10.