Imágenes captadas por las cámaras de seguridad de un centro comercial de Mairena durante uno de los robos - ABC
Sucesos

Cae la banda del BMW, la pesadilla del comercio sevillano

Tres de sus miembros ingresaron en prisión este viernes, acusados de decenas de asaltos violentos en tiendas

SEVILLAActualizado:

En diciembre, la Policía Nacional tenía contabilizados 73 robos sólo en tiendas de telefonía móvil de la provincia. Los cuerpos policiales hacían frente como podían a una de las peores oleadas de asaltos en el comercio sevillano. Los supuestos autores estaban identificados, algunos de los cuales habían sido detenidos en anteriores ocasiones cuando esta sangría en daños y pérdidas para los comerciantes arrancó por el mes de julio, pero quedaron en libertad. Son los integrantes de la banda del BMW porque todos sus golpes comienzan con el robo de un turismo de esa marca. La Policía Nacional acaba de desarticularla con la colaboración de la Guardia Civil.

Esta semana han sido arrestados los dos presuntos cabecillas y un tercer integrante de esta organización detrás de la cual iba la Udyco de Sevilla desde hacía meses, según han confirmado a ABC fuentes del caso. Esta vez se ha cumplido el dicho aquel de que a la tercera va la vencida. El juzgado de Instrucción nº 10 de Sevilla ordenaba este viernes prisión provisional, comunicada y sin fianza para todos ellos. Borja A. O., Iván H. P. y Manuel A. C. están imputados por decenas de asaltos en tiendas de la provincia. La investigación reveló que también actuaron en Cádiz, Huelva y Jerez.

Fuentes del caso subrayan que al quedar en libertad algunos de sus miembros en las anteriores ocasiones «se crecieron» y no pararon de cometer palos, preferentemente los fines de semana y de madrugada. Desde finales de noviembre hasta la semana pasada se denunciaron una treintena de asaltos en comercios que llevaban la firma de la banda del BMW: cuatro o cinco hombres encapuchados, que destrozaban los escaparates con mazas –en alguna ocasión recurrieron al alunizaje- y que a los pocos minutos, tras robar, se daban a la fuga en un vehículo oscuro.

Durante la investigación la Policía constató que se había producido un repunte de robos de coches de la marca BMW

Los testigos, en algunos casos, y las cámaras de seguridad, en otros, apuntaban siempre a un mismo modelo de vehículo. El grupo de la Udyco, responsable de las pesquisas, detectó un repunte de robos de turismos BMW. Se han contabilizado 48 sustracciones en el periodo investigado. Esa predilección por esta marca se debía a la facilidad que tenían para abrirlos gracias a que tenían en su poder la máquina que clonaba las llaves.

Así quedó la entrada de un comercio en Los Palacios
Así quedó la entrada de un comercio en Los Palacios- ABC

En el móvil de uno de los dos cabecillas que ya está en prisión los agentes encontraron información y fotografías sobre modelos de coche de la casa alemana y cómo acceder a los sistemas de cierre. Los agentes también registraron su casa del Polígono San Pablo y las viviendas de los otros dos detenidos en el Polígono Norte y Alcalá de Guadaíra.

La mayoría de los comercios asaltados son de telefonía móvil, pero también hay estancos y tiendas de otros ramos. Fuentes del caso explican que se habían especializado en los teléfonos móviles porque tienen mucha salida en el mercado negro. Hasta diciembre, la Policía Nacional había contabilizado unas ganancias de la banda del BMW a partir de los botines sustraídos de 300.000 euros como ya adelantó ABC.

Poco antes de las navidades, en un control en Alcalá de Guadaíra la Policía paró el coche y registró a los tres detenidos. En ese momento llevaban consigo 3.500 euros en metálico.

La investigación, que está siendo muy laboriosa, sigue abierta porque hay otros integrantes de la banda a los que la Policía tiene identificados y están buscando.

En otros dos juzgados de Sevilla se instruyen diligencias contra miembros de esta banda por dos asaltos violentos en sendas viviendas de Palmete y Tocina ocurridos en septiembre. En ambos casos, las víctimas relataron cómo unos encapuchados, tras conseguir entrar con engaños a sus casas, los maniataron y en algún caso no dudaron en recurrir a la agresión para llevarse los efectos de valor. En uno de los robos huyeron en el coche familiar y dejaron abandonado un BMW. Ésa fue la primera pista que siguió la Policía.