Sevilla

La Campana se plantea un ERE tras la supresión de veladores

Los dueños de la confitería no podrán mantener el negocio sin el medio millón de euros anuales de facturación de la terraza

La Policía se personó este lunes en La Campana para la retirada de veladores
La Policía se personó este lunes en La Campana para la retirada de veladores - RAUL DOBLADO
MERCEDES BENÍTEZ Sevilla - Actualizado: Guardado en: Sevilla

La Campana, la histórica confitería situada en la plaza que lleva su nombre, se plantea un ERE después de que este lunes el Ayuntamiento de Sevilla ordenara a la Policía Local retirar los once veladores que tenía instalados para ejecutar la nueva ordenanza aprobada el pasado uno de marzo.

El propietario del establecimiento, Borja Hernández, ha dicho en la mañana de este martes que la situación financiera es insostenible sin los veladores que facturan una media de 1.500 euros diarios, lo que supone más de 500.000 al año y que los gastos de la plantilla (40 personas entre la confitería y el obrador) son superiores a los de la facturación. Por ello, Hernández ha explicado que sus abogados le han planteado hoy mismo la presentación de un ERE, algo que ya están estudiando.

«Es un negocio que representa al comercio tradicional y cuarenta familias van a la calle y con posibilidad remota de que puedan recolocarse ya que la mayoría tiene más de 50 años», ha explicado el propietario.

Hoy, el primer día sin veladores, los trabajadores de la confitería dicen sentirse «como si hubieran entrado en el salón de su casa» y se hubieran llevado los muebles. La mayoría, que ya ha cumplido los 50 años, está intranquilo por cuál será su futuro laboral.

La Campana ha presentado un recurso de alzada para que el Ayuntamiento suspenda la retirada de veladores y el siguiente paso será acudir a los tribunales, algo que ya está en manos de sus letrados. Entretanto se plantean también cierres parciales y movilizaciones ante lo que consideran un «golpe de efecto» y un «trato discriminatorio por parte del Ayuntamiento que sí ha permitido a los veladores de la calle San Fernando o la avenida de la Constitución que hagan una propuesta alternativa de reordenación de sus propias terrazas».

Hoy además han sido numerosos los clientes que se han presentado en el local preguntando por las mesas. Unos veladores que, como ha recalcado Borja Hernández, tampoco se han encontrado con denuncias vecinales como ha ocurrido en otros lugares de la ciudad. Además Hernandez ha insistido en que La Campana no provoca problemas de movilidad en la zona y que lo que está haciendo el Ayuntamiento es «matar moscas a cañonazos» y actuar «como si fuera la Inquisición».

«No se puede dar el mismo trato a un comercio tradicional que a una franquicia» ha recalcado insistiendo en que siempre han sido respetuosos con las ordenanzas cerrando el local a las diez en invierno y a las once en verano.

Toda la actualidad en portada

comentarios