La Campana adecuará el estilo de sus veladores para volver a ponerlos
La Campana adecuará el estilo de sus veladores para volver a ponerlos - VANESSA GÓMEZ

La Campana propone reducir el número de veladores e instalar mesas de diseño clásico

Los dueños de la emblemática confitería llevan a la Gerencia de Urbanismo su propuesta de reordenación

SEVILLAActualizado:

El gerente de La Campana, Borja Hernández, ha entregado en la mañana de este miércoles en la Gerencia de Urbanismo de Sevilla su propuesta para reducir el número de veladores de la histórica confitería que el Ayuntamiento de Sevilla decidió eliminar tras la nueva reordenación el pasado mes de abril.

La propuesta pasa por reducir el número de veladores, poner unos más pequeños, ordenarlos de otra manera y que el mobiliario sea más acorde en el diseño con la zona histórica donde se enclava la confitería.

Hasta que el Ayuntamiento llevó a cabo la reordenación eran once los veladores que había. Pues bien, la nueva propuesta consiste, según han explicado los abogados del establecimiento, Miguel Ángel Gómez y José Luis García, dejarlos en diez. En cuanto a la ubicación de estas mesas, cinco irían colocadas en la fachada y las otras cinco junto al quiosco. La reordenación propuesta incluye también una reducción del tamaño de las mesas que dejaría un pasillo central de 3,72 metros y un mobiliario con mesas y sombrillas de un diseño clásico y más acorde con la zona del centro histórico donde está situada la confitería.

«Cumplimos con creces los requisitos» , ha dicho Borja Hernandez insistiendo en que la propuesta implica una importante reducción del espacio ocupado y que también supone «una mejora del paisaje urbanístico». De hecho, según ha recalcado el propietario del establecimiento, la eliminación de los veladores ha convertido La Campana «en un páramo».

Desde que los veladores fueron suprimidos a mediados de abril este establecimiento ha visto reducir de forma muy importante su facturación ya que ha perdido los ingresos más fuertes, los de los meses de abril y mayo, de los que dependen actualmente cuarenta trabajadores.

Los abogados y el propietario de La Campana estudian también otra vía para que este establecimiento sea incluido en el catálogo de patrimonio histórico Andaluz, lo que supondría que podría disponer de un tratamiento excepcional.