Los tres trabajadores que encontraron el tesoro de Tomares
Los tres trabajadores que encontraron el tesoro de Tomares - ABC
«Premio legal»

De «chapú» a lograr el premio del tesoro de Tomares

Los descubridores de las monedas, con sueldos de 1.000 euros, esperan su premio; Cultura estudia recurrir

SevillaActualizado:

Los trabajadores que descubrieron el tesoro de Tomares en abril de 2016 esperan su «premio legal» después de que el TSJA en una sentencia de la que se hizo eco ABC les diera la razón. El fallo estimaba las pretensiones de los operarios que se encontraron los 600 kilos de monedas cuando trabajaban en unos terrenos de Tomares y les reconocía el derecho a percibir el premio legal correspondiente al hallazgo de las 19 ánforas y 600 kilogramos de monedas romanas, una vez evaluado el tesoro».

Ayer dos de esos trabajadores, Francisco Cansino y Antonio Guerra, explicaban que aunque aún no conocían el contenido de la sentencia, y que se habían enterado de que habían ganado el pleito por ABC. Pero estaban contentos y la espera de conseguir su premio. Ambos son oficiales de la construcción y tienen un sueldo bajo. Por eso, ese dinero del «premio legal» por encontrar el tesoro de forma casual y luego dar parte a las autoridades, les vendría «como anillo al dedo». Porque los ingresos de dos de los tres descubridores con los que ha podido hablar ABC son de menos de 1.100 euros mensuales.

Restos del tesoro
Restos del tesoro- ABC

Uno de ellos es Francisco Cansino, que asegura que le vendría «como anillo al dedo» el premio y que ya está recibiendo llamadas de amigos. «Me llaman para preguntarme si soy millonario», explica.

Su situación económica está lejos de las monedas de ese tesoro. Según cuenta, como no tiene un trabajo estable, se dedica a «hacer chapuzas» por las casas y su único ingreso oficial son 430 euros mensuales de una ayuda familiar. «¿Cómo no voy a estar contento?». dice Cansino que, en cualquier caso, afirma tener «los pies en el suelo» y ser consciente de que aunque ha ganado «la primera batalla», todavía falta para que pueda recibir el dinero.

«No me fío ni un pelo», dice Cansino que también comenta en broma que le gustaría que le dieran diez millones de euros. Para poder dejar de trabajar. De hecho, admite que mucha gente se cree que les van a dar «el oro y el moro».

Manaban monedas

El hallazgo del tesoro fue totalmente casual cuando los operarios se encontraban en los terrenos del Zaudín abriendo una zanja. «Estábamos trabajando para meter una tubería y, de repente, empezaron a manar monedas», explica Cansino que recuerda que al principio no se percataron de lo que era realmente. Cuando vinieron los arqueólogos y la Guardia Civil nos dimos cuenta de que era un hallazgo importante». Por eso, aconsejados, decidieron reclamar en los tribunales el premio.

Sin embargo, llevan dos años esperando y son conscientes de que va para largo. «No sé si estaré vivo cuando llegue el dinero», dice admitiendo que, como el tesoro no está cuantificado, tampoco sabe lo que cobrará o si le llegará «para un cartucho de pipas».

En situación similar se encuentra Antonio Guerra, otro de los operarios que ahora trabaja con otra empresa y que ayer estaba «solando» mientras recibía la llamada de ABC. Cobra 1.100 euros y el dinero que debe recibir le vendría «muy bien». Aunque ni ha hablado aún con el abogado ni conoce el contenido de la sentencia, Guerra recuerda «con mucha alegría» el hallazgo y afirma con resignación no tener prisa por cobrar.

«Con que me dé para una dentadura nueva tengo suficiente», confiesa convencido de que ni él ni sus compañeros «se harán ricos» con el premio legal. Seguramente por eso dice no tener prisa por cobrar.

Sea como sea, aunque estos trabajadores han ganado la «primera batalla», aún queda por delante otra. La Consejería de Cultura sigue sin cuantificar el valor del tesoro. Ayer fuentes de este departamento aseguraron que los servicios jurídicos de la Junta de Andalucía estudian la sentencia y el posible recurso ya que cabe la posibilidad de plantear la casación ante el Tribunal Supremo. Teniendo en cuenta lo que tarda la Justicia en resolver, la batalla para que estos operarios reciban su premio puede ser aún muy larga.