SEVILLA

El científico que explica por qué dentro de veinte años seremos inmortales

José Luis Cordeiro, de la Singularity University, predice en Sevilla que la inteligencia artifical supondrá el fin de las enfermedades... y de la religión

José Luis Cordeiro, durante su conferencia en Sevilla
José Luis Cordeiro, durante su conferencia en Sevilla - J.M. SERRANO
CRISTINA AGUILAR Sevilla - Actualizado: Guardado en: Sevilla

Con su corbata de Mickey Mouse, como acostumbra en todas sus apariciones públicas, el asesor y profesor de Energía de Singularity University José Luis Cordeiro lanzó en la Fundación Cajasol un aviso a navegantes: «Andalucía ha perdido una oportunidad increíble. Es muy doloroso ver cómo el sitio con más sol y viento de Europa no aprovecha esa energía. De hacerlo, esta Comunidad podría convertirse en la Arabia Saudita del continente en una década». Más tarde, ABC pudo conversar con este científico cuyas ideas pueden resultar difíciles de asimilar, como, la idea de que, en breve, hablar será una costumbre obsoleta...

-Entonces, ahora somos humanos «no aumentados»

-Correcto, somos humanos normalitos, pero vamos a mejorarnos. En la universidad donde doy clase, en California, hablamos de que el envejecimiento es una enfermedad curable en dos o tres décadas. Para los que no quieran envejecer, que tampoco es obligatorio. Por primera vez en la historia de la Humanidad podremos elegir vivir indefinidamente, y no como un viejo de cien años, sino como un adulto de veinte o treinta.

-Seremos entonces humanos perfectos, como robots, ¿es lo que buscan?

-Hasta cierto punto esa es la idea. Cuando alguien tenga un hijo no querrá que sea bruto ni que muera a los cinco años. El propósito de la vida es vivir más y mejor continuamente. Esto de la Humanidad es muy anacrónico. Nosotros no somos el fin de la evolución, sino el inicio de la evolución tecnológica.

-¿Y esa tecnología va a ser accesible para todo el mundo?

-Sí, y será barata. Las tecnologías, cuando comienzan son caras y malas. Cuando se masifican, se vuelven baratas y buenas. Hace 30 años no había teléfonos móviles, y hoy todo el mundo en todo el mundo que quiera tener teléfono móvil, lo tiene. Lo mismo va a pasar con todas las tecnologías biológicas. El cuerpo humano es muy barato, no vale 100 dólares en materia prima. Somos 70 por ciento agua de grifo, el otro 30 de materiales simples: carbono, sodio… Ahora que estamos comprendiendo cómo funciona la biología, vamos a poder tener humanos súper longevos muy baratos.

-Si somos longevos y seguimos procreando, ¿habrá espacio para todos? Ya hablan de superpoblación...

-El mundo está vacío y eso es una tragedia. Tiene que haber más gente. Las personas son lo más valioso que tenemos y el cerebro humano la estructura más compleja del universo conocido. El problema, precisamente, es que la población se está estabilizando. Hay poca gente, para la tecnología que viene. Con más gente y más cerebros aumentados la capacidad de creación será descomunal.

-Pero la ausencia de muerte o la inmortalidad son conceptos difíciles de asimilar en tan poco tiempo...

-Tenemos que empezar a pensar en un mundo diferente. De hecho, veremos la muerte de la muerte y la de las religiones. Todas nacieron para explicar la muerte. ¿Qué va a ocurrir con ellas cuando ya no haya que explicar nada? Que quedarán obsoletas.

-¿Cuándo empezará esa «tercera revolución de la humanidad», como usted la ha llamado?

-Entre 2029 y 2045, cuando la inteligencia artificial alcanzará a la humana y nos fusionaremos con ella. Lo viene es tan maravilloso, que en veinte años vamos a a curar todas las enfermedades, todas. No va a haber envejecimiento para quien no quiera envejecer. La medicina se encaminará a prevenir, no a curar, porque todo el mundo conocerá su genoma. La gente que quiera vivir será más evolucionada y consciente. Aunque no toda la Humanidad lo hará. Los grupos religiosos fundamentalistas se van a quedar atrás, y si se quieren morir, que se mueran.

-Se avecina tormenta entonces...

-Sí, habrá una gran confrontación. La religión siempre se ha opuesto a los avances científicos porque ellas dicen que tienen la sabiduría y el libro sagrado. Pero todas desaparecerán en un mundo de ciencia y tecnología.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios