Cinco imágenes simbólicas de los terremotos que ha sufrido Sevilla en su historia
Cinco imágenes simbólicas de los terremotos que ha sufrido Sevilla en su historia - ABC
HISTORIA

Los cinco terremotos destructivos que sufrió Sevilla

Los seísmos no han sido muy frecuentes en la capital hispalense, aunque sí han causado enormes daños como la caída del alminar de la mezquita mayor de Sevilla que dio paso a la imagen actual de la Giralda

SEVILLAActualizado:12345
  1. 1356: El seísmo que cambió la fisonomía de la Giralda

    Recreación virtual de la Giralda antes de 1356
    Recreación virtual de la Giralda antes de 1356

    Aunque el riesgo sísmico en la zona es bajo, a lo largo de la historia Sevilla ha sufrido al menos cinco terremotos que han provocado el pánico e, incluso, algunos han ocasionado el hundimiento del caserío y muertos.

    El primero de ellos del que se tiene constancia ocurrió en 1356. Tras la reconquista cristiana de Sevilla, los reyes Fernando III y su hijo Alfonso X lucharon por mantener en pie el arte y arquitectura dejados por los musulmanes. Sin embargo, lo que no hizo el hombre, lo hizo la naturaleza.

    El 24 de agosto de 1356, un seísmo de intensidad VIII cuyo epicentro estaba en el Cabo de San Vicente ocasionó cuantiosos daños en Sevilla. El más importante fue la caída de las cuatro bolas de bronce que coronaban la torre alminar de la mezquita mayor, ya convertida en Catedral cristiana. Esto hizo que estos elementos islámicos fueran sustituidos por una espadaña con una campana que, a su vez, en el siglo XVI, se le añadió un nuevo cuerpo completo de campanas con el remate del Giraldillo.

  2. 1504: El terremoto de Carmona

    Caída de parte del Alcázar de Carmona producida en 1504
    Caída de parte del Alcázar de Carmona producida en 1504 - CASTRO BAREA

    Pasaban las nueve de la mañana del 5 de abril de 1504. Era Viernes Santo. Un terremoto entre 7 y 8 grados sacudió el municipio de Carmona -con epicentro en este municipio- llegándose a notar en casi toda Andalucía y afectando notablemente también a la comarca de los Alcores y también se dejó notar en la ciudad de Sevilla.

    El seísmo causó la muerte a 27 vecinos de Carmona y destruyó el caserío y las iglesias y derrumbó parte del Alcázar de esta localidad. Además, esto ocasionó malas cosechas en años sucesivos a lo que se le unió la epidemia de peste de 1507, lo que mermó la población de Carmona a la mitad.

    En Sevilla, el terremoto mató a dos mujeres y causó graves daños a edificios como el convento de San Francisco, además de numerosas casas.

    Este seísmo trajo consigo la leyenda de las Santas Justa y Rufina, que sostuvieron la Giralda para evitar que se cayera, iconografía que se extendió por la ciudad tras el suceso.

  3. 1755: El hundimiento del caserío dejó nueve muertos

    Fue uno de los mayores terremotos en la historia sísmica mundial. 1 de noviembre de 1755. Día de Todos los Santos. A eso de las 9:30 horas de la mañana la ciudad de Lisboa quedaba asolada por un seísmo de unos 9 grados en la escala Richter, de gran duración, que destruyó el 85 por ciento de las edificaciones y causó la muerte a 90.000 personas.

    El terremoto, que fue sucedido por un tsunami con olas de hasta 20 metros, se dejó notar en toda la Península Ibérica, matando a otras 5.000 en España.

    En Sevilla afectó a gran parte del caserío, hundiendo unas 300 casas y afectando gravemente a otras 5.000, dejando nueve muertos.

    Según las actas capitulares del Cabildo Catedral, el movimiento hizo que las campanas de la Giralda tocaran solas. Aunque no destruyó la torre, dejó alguna de sus partes en estado ruinoso y las principales bóvedas de la Catedral. Se desprendieron remates y barandas de las azoteas y llenando de polvo el interior, cauando el pánico a quienes estaban asistiendo en ese momento a la misa del Día de los Difuntos, que hizo interrumpir la eucaristía y concluirla con el Te Deum en el lugar donde posteriormente se levantaría el monumento al Triunfo, que da nombre a la plaza.

    De este suceso salió reforzada la leyenda de las Santas Justa y Rufina sosteniendo a la Giralda. Tras lo ocurrido, un año después, se erigió un monumento con una imagen de la Virgen en un templete con una inscripción que recuerda lo acaecido aquel 1 de noviembre de 1755.

  4. 1888: La caída del cimborrio de la Catedral

    El hundimiento del cimborrio de la Catedral en 1888
    El hundimiento del cimborrio de la Catedral en 1888 - ABC

    El 1 de agosto de 1888, el segundo cimborrio de la Catedral de Sevilla se vino abajo por un seísmo de baja intensidad.

    No era la primera vez que ocurría. Siete años después de su inauguración, el 28 de diciembre de 1511, este pilar central de la Seo hispalense se venía abajo. Precisamente el Día de los Santos Inocentes.

    Aquel 1 de agosto de 1888, un terremoto provocó la rotura del pilar, que arrastró a su vez cuatro arranques de bóvedas que descansaban sobre él y que provocó el hundimiento del crucero y la destrucción de parte del órgano, la verja, la vidriera y parte del órgano.

  5. 1969: Una noche en vela

    Miles de sevillanos desalojaron sus casas el 28 de frebero de 1969
    Miles de sevillanos desalojaron sus casas el 28 de frebero de 1969 - ABC

    Eran las 3:45 horas de la madrugada del 28 de febrero de 1969. Un temblor que duró unos 30 segundos despertó a la ciudad y sembró el caos en Sevilla. Cuentan las crónicas que las cisternas de los retretes se vaciaron, se descolgaron cuadros de las viviendas y se zarandearon las lámparas.

    Se trataba de un seísmo de 7,3 grados cuyo epicentro estaba en el Cabo de San Vicente. Miles de sevillanos pasaron la noche en vela, acudiendo a lugares alejados de edificaciones, yendo al Prado de San Sebastián, el Paseo Colón, al Parque de María Luisa o a los descampados situados junto a los estadios Benito Villamarín y Ramón Sánchez Pizjuán. El pánico fue tal, que las líneas de teléfono se colapsaron y algunos sevillanos cargaron sus coches y abandonaron la ciudad en carretera.

    El seísmo afectó a numerosas edificaciones, como la Catedral, donde se produjeron desprendimientos de pináculos y gárgolas. Uno de los desprendimientos, de 25 kilos, cayó sobre un comercio en la Avenida. También se cayó una de las azucenas de la Giralda. También fueron dañados edificios como el Ayuntamiento, la Torre del Oro, el Alcázar o el Museo de Bellas Artes.

    El terremoto, el mayor producido en España en el siglo XX, dejó seis heridos leves en Sevilla, aunque ocasionó la muerte a tres personas que sufrieron infartos por el pánico y a un niño de seis meses que estaba aún en la barriga de su madre, que tuvo que abortar. [LEE AQUÍ LA CRÓNICA DE ABC DE AQUEL DÍA]