El alcalde, Juan Espadas, en el Pleno de ayer
El alcalde, Juan Espadas, en el Pleno de ayer - RAÚL DOBLADO

La comisión técnica de la línea 3 del Metro de Sevilla inicia la tramitación

El Sevilla, el Betis y los colegios profesionales se suman al pacto para hacer la red completa

SEVILLAActualizado:

El Ministerio de Fomento ya ha recibido el proyecto de la línea 3 de metro que tiene el Ayuntamiento, como acordaron el ministro Íñigo de la Serna y el alcalde, Juan Espadas, en la reunión en la que desbloquearon este trayecto. Y una vez analizada la documentación, Fomento ha convocado para la próxima semana la primera reunión de la comisión técnica que desbloqueará esta infraestructura en su trazado desde Pino Montano hasta el Prado de San Sebastián.

En una carta remitida al Ayuntamiento, el Ministerio explica que «la documentación relativa al proyecto constructivo del tramo Pino Montano -Prado de San Sebastián - Los Bermejales fue recibida y la estamos analizando» y propone un primer asunto a tratar en la cita prevista: «Expondremos la validez que dicha documentación tiene para que se pueda concluir sobre la viabilidad técnica, económica y financiera de la línea, que es el primer requisito que el ministro de Fomento ya le comunicó que era preciso para cualquier posible intervención de este departamento». Esta carta llegó al Ayuntamiento el pasado martes, cuando precisamente se estaba celebrando el pleno extraordinario solicitado por el PP para refrendar los acuerdos firmados con Espadas en la negociación del presupuesto. Uno de ellos es el pacto para la construcción de la red completa del metro, que se aprobó con el apoyo del grupo promotor, liderado por Beltrán Pérez, el PSOE y Ciudadanos. Además, el PP presentó una lista de instituciones de la ciudad que se han adherido a este pacto, entre las que destacan el Sevilla F.C., el Real Betis Balompié, la Cámara de Comercio, la Confederación de Empresarios de Sevilla, varios colegios profesionales y Gaesco.

El Pleno también aprobó la reclamación de la llamada Patrica a la Junta de Andalucía —los ingresos que la administración autonómica tiene que aportar al Ayuntamiento procedentes del Estado— y una rebaja fiscal centrada fundamentalmente en el IBI, dos medidas que impuso el PP para abstenerse en la votación del presupuesto y facilitar así su aprobación.

Por último, se aprobó la venta de la Gavidia para instalar en la antigua comisaría un hotel, aunque Podemos e IU se opusieron alegando que ese edificio es un símbolo de la Memoria Histórica.