Entrada al parkin de la plaza Rafael Salgado, cuyas obras fueron paralizadas en 2011
Entrada al parkin de la plaza Rafael Salgado, cuyas obras fueron paralizadas en 2011 - ABC

Condenan al Ayuntamiento a pagar 7,5 millones a la empresa que construyó el parking de Bami

Resipark no pudo hacer 12 de los 13 aparcamientos que le adjudicó porque el suelo no era de propiedad municipal

SEVILLAActualizado:

El Plan Director de Apartamientos que diseñó el Gobierno de Alfredo Sánchez Monteseirín no sólo supuso un estruendoso fracaso al no ejecutarse, sino que dos mandatos después le va a costar el dinero al Ayuntamiento de Sevilla que preside el socialista Juan Espadas. El Juzgado de lo Contencioso Administrativo 4 de Sevilla acaba de dictar una sentencia que condena al Ayuntamiento de Sevilla a pagar 6,9 millones de euros más los intereses legales (unos 600.000 euros) a Resipark, la empresa que construyó el parking de la plaza Rafael Salgado, en Bami, y que resultó adjudicataria de otros doce aparcamientos municipales que no pudo ejecutar porque la mitad de ellos se proyectaron en suelos que no era propiedad de Ayuntamiento. Contra la sentencia cabe recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

Los hechos se remontan a 2006, cuando la junta de gobierno presidida por el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín adjudicó a la empresa Resipark -constituida por Azagra y Mag 3- la construcción y explotación en régimen de concesión de obra pública de segundo y tercer lote de aparcamientos de la primera fase del Plan Director de Aparcamientos de Sevilla. A continuación, el Ayuntamiento firmó con Resipark el contrato de adjudicación para que construyera trece aparcamientos en: plaza Párroco Joaquín Morón, Rafael Laffon, Menphis, Plaza Argantonio, Pedro Vallina-avenida del Pueblo Saharaui, El Valle, plaza Mayor, plaza Árbol del Rey, Cuevas de la Pileta, Eva Cervantes, Andalucía Residencial, La Romería y plaza Rafael Salgado.

En julio de 2009 se iniciaron las obras de construcción del parking de la plaza Rafael Salgado, y comenzó también los trámites para ejecutar los aparcamientos ubicados en Cueva de la Pileta y El Valle, así como El Zodiaco. Sin embargo, los primeros problemas surgieron cuando Resipark descubrió que muchos de los aparcamientos cuya construcción le habían adjudicado estaban previstos en suelos que no eran de propiedad municipal.

En 2011 Resipark paralizó la ejecución de las obras y solicitó la nulidad de los contratos. El Consejo Consultivo de Andalucía entendió que había razones para la nulidad, consideró al Ayuntamiento responsable civil subsidiario y estableció que Resipark tenía derecho a ser indemnizada. Según Resipark, los retrasos en las obras como consecuencia de la falta de disponibilidad del suelo para los aparcamientos y la falta de liquidez llevaron en 2012 al Juzgado Mercantil 2 de Sevilla a declarar el concurso necesario -solicitado por un acreedor-, nombrándose administrador concursal al letrado Óscar Cisneros- y en 2013 se abrió la fase de liquidación de la empresa.

El Ayuntamiento, ya presidido por el popular Juan Ignacio Zoido, accedió entonces a la nulidad de los contratos y valoró en 4,6 millones de euros los costos soportados por la obra en el parking de Rafael Salgado y de algo más de 57.000 euros los gastos del parking de Cueva de la Plata. La empresa concesionaria se mostró disconforme con esa cantidad y solicitó en los tribunales - a través de su letrado, Wenceslao Moreno de Arrendondo- 7,8 millones por los costes soportados por la nulidad de los contratos, de los cuales 6,8 eran por gastos incurridos en obras y proyectos, y un millón por los costos que soportó desde que entró en concurso de acreedores en 2012 hasta que en 2014 presentó la demanda. De los 6,8 millones de euros que alega que gastó entre 2007 y 2012 en obras y proyectos, 4,8 millones eran del parking de Rafael Salgado; 724.743 euros, gastos generales y de estructura; 705.142 euros, aparcamiento de El Valle; 153.381 euros por Cueva de la Pileta y 139.330 euros por el parking de Pedro Vallina, entre otros.

La cuestión se complicó cuando, además, dos empresas -Rodio y Ferrovial- demandaron al Ayuntamiento 3 millones de euros por obras ejecutadas para Resipark en el parking de Rafael Salgado. Esas empresas figuran también en el listado de acreedores de la concesionaria. Además, más de mil personas interesadas en comprar una plaza de parking reclamaron al Ayuntamiento los mil euros que habían entregado a Resipark, lo que obligó a la Administración local a un desembolso de 1,3 millones de euros. Por esa razón, el Ayuntamiento pasó a ser también acreedor de Resipark.

En 2015, cuando el asunto estaba aún sub judice y tras anunciar que iba a eliminar plazas de la Zona Azul que había puesto Zoido, Juan Espadas anunció que el parking de Rafael Salgado sería para la plantilla del Hospital Virgen del Rocío. En 2016, Espadas amagó de nuevo con abrir el parking de Bami, anunciando que buscaría a un inversor para terminar el aparcamiento y ponerlo en explotación. El alcalde se proponía abrirlo por plantas a medida que fuera ejecutándose. La contestación de Resipark no se hizo esperar, ya que la concesionaria anunció a Espadas que ejercería acciones legales si disponía indebidamente de un parking que no era de su propiedad. La amenaza surtió efecto, ya que el alcalde no volvió a hablar del tema.

Un informe municipal reveló que la obra en el parking de Rafael Salgado se paralizó hace seis años cuando el forjado del suelo de la planta -2 estaba encofrado al 90% y el hormigonado estaba ejecutado al 50%, mientras que el forjado de la planta -1 se encontraba encofrado en un 15%. Acabar las obras supondría un desembolso de unos 700.000 euros, casi lo mismo que tendrá que abonar el Ayuntamiento a Resipark en concepto de intereses de demora.