El exjuez Serrano en la rueda de prensa que ofreció en octubre tras la sentencia del TC
El exjuez Serrano en la rueda de prensa que ofreció en octubre tras la sentencia del TC - EFE
Tribunales

El Consejo General del Poder Judicial le cierra la puerta a Francisco Serrano para ser de nuevo juez

La Comisión Permanente concluye que la pena de inhabilitación especial que le fue impuesta supuso la privación definitiva de su cargo

SEVILLAActualizado:

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha frenado en seco las pretensiones de Francisco Serrano de regresar a la carrera judicial. El otrora juez había pedido la rehabilitación a su cargo como magistrado después de que el Tribunal Constitucional (TC) anulara la sentencia del Tribunal Supremo (TS) que había elevado de dos a diez años la inhabilitación especial impuesta por cambiar el régimen de visitas de un menor para que pudiera salir en una procesión de Semana Santa.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) han confirmado este jueves que tras estudiar la petición de Serrano, la Comisión Permanente ha resuelto denegar su petición y comunicarle que si quiere regresar a la judicatura, deberá volver a opositar.

El criterio que ha imperado en la decisión se basa en el artículo 42 del Código Penal, que establece que la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público produce la privación definitiva del puesto. El tiempo de la condena fija el periodo durante el cual el procesado no puede intentar acceder al mismo empleo.

La revocación del fallo del TS fue el argumento de una rueda de prensa que ofreció en octubre pasado Francisco Serrano y en la que anunciaba su regreso a la judicatura sólo de manera muy temporal, para después solicitar una excedencia y dedicarse a la abogacía.

La lectura de la sentencia que hacía era que al confirmarse el primer fallo, dictado en 2011 por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que lo condenaba a dos años de inhabilitación, ese tiempo ya se había superado con creces y podía retomar la carrera judicial. El Consejo no comparte esta argumentación y deja en nada los numerosos titulares que aventuraban un regreso inmediato del otrora juez Serrano a los juzgados.

En 2011, el Tribunal Superior de Justicia andaluz condenó a Francisco Serrano por un delito de prevaricación porque obvió las medidas familiares fijadas por un juzgado de violencia de género al modificar el régimen de visitas del menor sin dar audiencia a la madre. El exjuez había aceptado la petición formulada por el abuelo del niño, quien había expresado su deseo de participar en la procesión.

Serrano dijo en su día sentirse víctima de la «ideología de género» y se ha mostrado siempre muy crítico con la ley integral contra la violencia machista. En su última aparición ante los medios aseguró que su salida de la judicatura se debió porque «era un juez molesto». «Me había atrevido a criticar las cuestiones relacionadas con la ideología de género, había sido un juez políticamente incorrecto».