Eva Moreno Zaragoza
Eva Moreno Zaragoza - ABC
PSICOLOGÍA

Consejos para cenar en Navidad con quien no soportamos el resto del año

Aumentan las rupturas de parejas en estas fechas porque sale a relucir el problema latente

SEVILLAActualizado:

Las separaciones y divorcios en España aumentaron un 4,8% en los tres primeros meses de 2017 (hasta 31.694) con respecto al mismo período del año anterior, según los datos publicados por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Esas son las estadísticas y lo que ven los expertos en sus despachos y clínicas y, como estamos en fechas propicias para los conflictos de pareja, la psicóloga del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa de Sevilla Eva Moreno Zaragoza ofrece algunos consejos para que la relación no se vaya a pique.

En Navidad, así como en cualquier otro periodo vacacional, se produce un aumento de conflictos e incluso rupturas en las parejas que «no es más que el reflejo de algo que está latente el resto del año y que no se ha resuelto», señala.

Afirma que se trata de un fenómeno que se viene dando año tras año, «que resulta bastante curioso», y cuyas causas varían según las parejas.

Sin embargo, hay ciertos rasgos comunes que comparten todas: escasas habilidades de comunicación, problemas y conflictos antiguos sin resolver y dificultades para solucionarlos.

«Las pautas que se suelen dar en estos casos -dice la doctora- son en primer lugar ser conscientes de que, si existe una situación desagradable en la familia, en estos días es cuando más patente se hace ya que se dispone de más tiempo libre que se comparte con la pareja y familia en general y se cambian ciertos hábitos que nos tienen de cierta forma anestesiados ante el malestar que nos produce la convivencia. Para abordar los conflictos de una forma saludable, es necesario trabajar la comunicación y la forma de hacer ver al otro lo que sentimos y necesitamos. Ocuparnos en entender cómo se puede estar sintiendo el otro, y facilitarle la expresión de sus sentimientos y necesidades, tratar de empatizar».

También hay que «dejar de querer llevar la razón porque generalmente eso aleja mucho, intentar ser flexibles, buscar un punto en común, cosas que acerquen, emplear tiempo para cada uno, no estar todo el tiempo juntos o hacer cosas solos».

Dice Moreno Zaragoza que no hay que olvidar que «estas fechas son delicadas, porque estamos tristes por los que no están, lo que nos hace estar más sensible y ver las cosas de diferente forma».

«Por otra parte -añade- puede resultarnos una hipocresía cenar con algunas personas que durante el año no podemos soportar. Hay que ser consciente de ello, de la disonancia cognitiva que supone y estar preparados para poder llevarlo de la mejor forma posible, sin mantener una conducta falsa o forzada pero sobre todo intentando no hacer lo que no nos gustaría que nos hicieran. Es aconsejable, a menudo, acortar el tiempo en el sitio en el que no está cómodo uno de los miembros».

Otros consejos que da es tomar todo tipo de decisiones con tiempo y hablarlo, en consenso; hacer planes los dos solos aunque sea poco tiempo, crear momentos de complicidad en la pareja si hay situación conflictiva con alguien de una de las familias, «echando un cable» en un momento dado y «reforzando a la pareja las cosas que hizo de forma adecuada, así evitaremos poner la atención solo en lo que no salió como deseábamos».

Hay que ser conscientes, según Eva Moreno, de que todo aquello que no se resolvió durante el año va a crear malestar en esos días de convivencia donde se bebe alcohol, factor que desinhibe y que también puede jugarnos a veces malas pasadas.

No pasa por alto lo sano que es evitar reproches y recordar cosas pasadas que no sirven construir sino para destruir.

«A la consulta -termina- van cuando están a punto de terminar con la relación para que alguien ajeno a ellos les dé un punto de vista objetivo de la situación y les haga ver que cada uno tiene su parte de responsabilidad. Normalmente se trata de una falta de entendimiento sobre el tema. Tras las vacaciones acuden para tratar los roces causados en estas fiestas que no son más que el reflejo de que existen problemas a un nivel más profundo que se hace más evidente en esos momentos».