La reunión mantenida entre responsables de España, Portugal, Marruecos y Francia en Sevilla - J. M. SERRANO
POLÍTICA INTERNACIONAL

La cumbre de Sevilla acuerda trabajar con los países de origen para frenar el avance del yihadismo

El G-4 se reunirá a final de año con los países del Sahel, epicentro de problemas como el terrorismo o la inmigración

SEVILLAActualizado:

El histórico edificio del Archivo General de Indias de Sevilla ha sido este lunes la sede del cuarto encuentro del G-4 desde su constitución formal a principios de 2013. En este foro se sientan los responsables de las políticas de seguridad y de interior de España, Portugal, Francia y Marruecos. La capital hispalense ha acogido un encuentro al más alto nivel, que ha tenido como punto central en la agenda de trabajo la lucha contra el terrorismo yihadista.

Juan Ignacio Zoido
Juan Ignacio Zoido- J. M. SERRANO

Al término de la reunión, que ha durado casi tres horas, los socios de este grupo de trabajo han plasmado sus acuerdos en la llamada Declaración de Sevilla, donde se ha acordado reforzar la cooperación a cuatro para «evitar que este grupo se añada a una larga lista» de equipos de trabajo transnacionales similares y que «acabe fosilizado» perdiendo relevancia y capacidad de influencia en el escenario internacional. Así lo ha dicho en una escueta rueda de prensa el ministro español Juan Ignacio Zoido. Sólo ha sido posible hacerle cinco preguntas a pesar de los numerosos asuntos que había sobre la mesa.

Los cuatro países han acordado intensificar la colaboración policial, el cruce de información sensible y la defensa de una postura común en determinados foros internacionales donde se traten, por ejemplo, los movimientos migratorios. El objetivo es consolidar un bloque que cada vez tenga más peso en el espacio internacional, sobre todo para enfrentarse a los principales problemas que preocupan al G-4: la inmigración, el narcotráfico, el terrorismo o la delincuencia organizada.

Zoido también ha anunciado en la rueda de prensa que en el último trimestre del año se va a celebrar un encuentro entre el G-4 y los países del grupo del Sahel para abordar el problema de la inmigración irregular o el avance del yihadismo desde los estados de origen. La intención es que Marruecos organice esa reunión con el G-5 del Sahel, que incluye a Burkina Faso, Chad, Malí, Mauritania y Níger.

«Esta reunión está vinculada a la política que queremos desarrollar, de tratar en origen cuáles son los efectos de las políticas migratorias y la presión que estamos padeciendo», señalando el ministro español que en la zona del Sahel «es donde se vienen generando ahora los principales problemas tanto migratorios como de crimen organizado, narcotráfico y el origen del terrorismo yihadista».

Solidaridad española «más que demostrada»

A la cumbre sevillana han asistido el ministro marroquí Abdelouafi Laftit, su homóloga portuguesa Constança Urbano de Sousa y el embajador frances Yves Saint-Geours, que ha sustituido al responsable galo de la cartera de Interior, Gérard Collonb, quien había sido convocado por el presidente Emmanuel Macron. Un ausencia más que justificada «por razones constitucionales» como ha indicado Zoido. El jefe de Estado francés había llamado este lunes a diputados y senadores a que acudieran al Palacio de Versalles para una cita solemne en la que va a explicar sus líneas principales de gobierno.

En lo que va de año ha crecido casi un 98% la entrada de inmigrantes irregulares en España, según datos de Interior

En la agenda de los periodistas que han cubierto esta cumbre se han colado dos asuntos de última hora. Por un lado, el llamamiento de Italia al resto de países mediterráneos para que acojan en sus costas las embarcaciones que son rescatadas en alta mar cargadas de inmigrantes. Y, por otro lado, el robo de armamento que ha sufrido Portugal la semana pasada.

Sobre la primera cuestión, el ministro del Interior ha aclarado que ese asunto no se ha tratado pero que previsiblemente se hará en el Consejo de ministros de Justicia e Interior, previsto para esta semana. Si bien, Juan Ignacio Zoido ha aprovechado la pregunta de un periodista para poner en valor el trabajo que hace España, azotada desde hace años por el problema de la inmigración.

«En lo que va de año el incremento de inmigrantes que han entrado en España ha sido del 97,7% lo que supone 9.456 personas. La solidaridad española está más que demostrada con las constantes operaciones de auxilio». En sus palabras tuvo un recuerdo de agradecimiento para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y el Ejército español que realizan esos rescates en puntos calientes como el Estrecho de Gibraltar.

Juan Ignacio Zoido y los ministros del Interior de Marruecos, Abdeluafi Laftit, Portugal, Constança Urbano, y el embajador francés en España, Yves Saint-Geours
Juan Ignacio Zoido y los ministros del Interior de Marruecos, Abdeluafi Laftit, Portugal, Constança Urbano, y el embajador francés en España, Yves Saint-Geours- J. M. SERRANO

En cuanto al robo de armas en el país vecino, la ministra del ramo ha informado a sus colegas de que la Policía Judicial se ha hecho cargo de la investigación. Si bien, no han trascendido si Urbano de Sousa ha pedido ayuda a sus socios o ha compartido alguna información que facilite una pronta resolución del caso. La sustracción de decenas de explosivos y de armas como lanzagranadas inquieta en Europa, no sólo porque ha evidenciado problemas de seguridad en el arsenal militar de Tancos donde se guardaban, sino también por el paradero final de un cargamento muy peligroso si cae en manos de delincuentes o terroristas.

«Espero que tengan mucha suerte, en primer lugar, para que detengan a aquellos que han cometido un delito de estas características, y en segundo lugar para que volvamos a tener a buen recaudo esas armas y que no puedan ser utilizadas en algo que no fueran los fines militares», señalaba el ministro Zoido, quien también ha explicado que nada más producirse el robo, las autoridades portuguesas informaron a sus socios europeos.

La próxima reunión del G-4 se celebrará en la ciudad de Marrakech. Marruecos volverá a ser sede de un grupo de trabajo que ha pasado por todas las capitales de sus países miembro (Rabat en 2013, París en 2014 y Lisboa en 2015) a excepción de España, donde ha sido Sevilla en lugar de Madrid, la que ha acogido este encuentro sobre política internacional.