Varias personas esperan a un taxi mientras son atendidas por un Policía
Varias personas esperan a un taxi mientras son atendidas por un Policía - J.M.SERRANO
INFRACCIONES

Detectan 60 irregularidades en un mes en taxis y VTC de Sevilla

Los conductores operan en su mayoría en el aeropuerto y la estación de Santa Justa

SEVILLAActualizado:

Agentes de la Policía Local de Sevilla detectaron el pasado mes de octubre unas sesenta irregularidades cometidas por Vehículos de Transporte Concertado (VTC) y por taxis, en la estación ferroviaria de Santa Justa y en el aeropuerto de San Pablo, según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

Las infracciones se han detectado principalmente entre los coches que prestan servicio en Santa Justa y en San Pablo. En concreto, se han impuesto sanciones a una veintena de chóferes de VTC en las citadas terminales e, incluso, en algunos centros comerciales. También se ha tenido constancia de cerca de 40 casos de cobro abusivo en el sector del taxi, que ha oscilado entre cinco y diez euros por encima de la tarifa normal.

Agentes del Servicio Especial de Transporte e Intrusismo (SETI) dela Policía Local han denunciado en los últimos días varios nuevos casos de intrusismo en el sector del taxi sevillano. Uno de ellos tuvo lugar la pasada semana cuando localizaron un vehículo con licencia de auto-taxi en El Castillo de las Guardas, que en fechas anteriores ya había sido denunciado.

Aunque circulaba sin pasajeros, el turismo se detuvo delante de un concesionario de vehículos en la avenida Fernández Murube de la capital andaluza, donde recogió a una persona y, tras darle el alto, el conductor manifestó que iba a trasladarle hasta Utrera.

Durante la inspección del vehículo, los agentes detectaron varias infracciones, cursando un total de seis denuncias administrativas: por realizar servicios iniciados en término municipal distinto al que corresponde su autorización de transporte, carecer de certificado de aptitud profesional, no presentar el contrato y alta en la Seguridad Social del conductor; carecer de distintivos que lo identifiquen como auto-taxi y de taxímetro y no llevar rótulo informando del número de plazas.