Luis Rey Goñi en el colegio internacional San Francisco de Paula
Luis Rey Goñi en el colegio internacional San Francisco de Paula - M.J.LÓPEZ OLMEDO
ENTREVISTA

«El docente es el que marca la relación con sus alumnos. Si tiene miedo, ellos lo detectan»

Para Luis Rey Goñi, director del San Francisco de Paula, los videojuegos son una muestra de que «se pueden mejorar los resultados académicos si se hace atractivo el aprendizaje»

SEVILLAActualizado:

Luis Rey Goñi (Sevilla, 1966) dirige desde hace más de veinte años el colegio internacional San Francisco de Paula, uno de los cincuenta mejores de España, según todos los ránking educativos. Es doctor en Ciencias Químicas por las universidades de Bolonia y Sevilla, con formación en posgrado en Singularity University y Harvard. Fue el promotor en 2015 de la mayor cumbre global de Singularity University fuera de California, celebrada en Sevilla. Habla inglés, francés e italiano y ha recibido la Orden de la Estrella de la Solidaridad Italiana y la de las Palmas Académicas de Francia.

Desde que tomó las riendas de su colegio sostiene que los alumnos necesitan cariño y estímulo para dar el máximo de sí. ¿De qué manera?

La docencia debe ser una profesión vocacional y el cariño se le da al alumno teniendo un genuino interés por la persona y por su progreso en todos los sentidos. Mi padre decía que «primero está la persona y luego el estudiante» y he conocido a muchos alumnos que me confesaron de mayores que estudiaron Química por el ejemplo de mi padre como profesor. Y creo que eso sólo se consigue con el cariño, nunca con el miedo.

¿Pero cómo?

Los niños tienen que sentirse seguros, queridos: eso se nota en los gestos, en los tonos de voz. El 70 por ciento del mensaje es el lenguaje corporal y los alumnos perciben cuando el profesor les quiere ayudar a que progresen.

Los profesores de la enseñanza pública se quejan de los problemas de convivencia que hay en las aulas. Según una reciente encuesta de APIA, más de un 80 por ciento ha recibido alguna agresión verbal o física de los alumnos. Dicen que no reconocen su autoridad.

El poder se da, la autoridad se tiene. Hay estudios que demuestran el comportamiento de los alumnos varía más en función de cada docente que en un centro situado en una zona u otra de la ciudad. Me refiero a una misma clase y a los mismos estudiantes. Los alumnos detectan perfectamente cuál es el profesor que siente que domina la situación y cuál entra en un aula con temor, desconfianza o inseguridad. Los docentes debemos ser figuras de referencia, nos guste o no, lo hagamos bien o mal. Podemos dar ejemplo de respeto o de lo contrario, ejemplo de conocimiento o de escaso dominio de nuestra materia. Ahora estamos en una sociedad más diversa, que reconoce menos modelos que antes y cuestiona todo, pero el docente tiene que ser un modelo de servicio y de autoridad, que no de tiranía o arbitrariedad.

¿Piensa que que el problema no está en los alumnos sino de los profesores?

Yo creo que el profesor es un elemento fundamental de la ecuación multivariable que supone un aula. Por supuesto, las familias que están detrás y las circunstancias de cada uno de los alumnos influyen.

Los profesores se quejan de que la Administración educativa no les da recursos legales por parte de la Administración educativa para imponer orden si se enfrentan a un incidente.

Que es el docente el que establece la mayor diferencia en el tipo de relación que se tiene con los alumnos no es que lo diga yo, es que hay muchos estudios que lo dicen.

¿Por qué cree entonces que esos casos de indisciplina no suceden, o apenas suceden, en los centros privados que sí pueden imponer sus propias normas?

No tengo estadísticas que me permitan establecer comparaciones pero sí hay una cosa clara: en un centro privado que quiera hacerlo se pueden establecer normas de comportamiento, igual que lo puede hacer también un centro público. Recuerdo que el instituto Herrera lo hizo hace algunos años.

¿Recomendaría a todos los institutos que hicieran lo mismo?

Las leyes orgánicas rigen para todos.

¿El deterioro de la enseñanza pública está haciendo que los centros privados reciban más solicitudes de alumnos que nunca?

Yo creo que una sociedad funciona mejor cuando el conjunto de las piezas que lo conforman funciona mejor. A un centro privado siempre le beneficiará que la enseñanza pública funcione mejor, porque la enseñanza pública es el 75 por ciento del sistema. Un centro privado puede estar por encima de la media pero si la media sube eso nos va a ayudar a mejorar a todos.

¿Su colegio está recibiendo más solicitudes de alumnos que nunca?

Sí, más que en los últimos veinte años, aunque considero que es por nuestro modelo educativo.

Algunos padres se quejan de que para sacar el máximo de cada alumno se le presiona demasiado. ¿Puede ser que tanta exigencia resulte contraproducente?

Yo hablo siempre de una justa exigencia porque se puede llegar a ser tiránico o injusto. Cuando el cariño es la palanca que hace que se produzca esa conexión entre el profesor y el alumno los resultados son siempre mejores. Yo creo que uno nota en clase cuando un alumno puede seguir el ritmo o puede dar más de sí. En la medida en que la educación se vuelve menos centrada en la mera repetición y más en la indagación y en el desarrollo del conocimiento eso todavía es más evidente. Los profesores nos llegamos a sorprender muchas veces de lo que los alumnos son capaces de hacer, más incluso que los objetivos que nosotros les ponemos. A veces somos nosotros los que les ponemos los límites.

De la letra con sangre entra, ¿qué queda?

Quedan dos cosas: el modelo de lo que no se debe hacer y la prueba de que las emociones están ligadas al aprendizaje. Incluso si esa emoción es el miedo. Uno se sabe los cumpleaños de sus padres por amor y la fecha de fallecimiento de las personas queridas por dolor.

El neurocirujano Francisco Trujillo cuenta que cuando dejaron de primar los criterios médicos en la sanidad pública en beneficio de los económicos y políticos, decidió pasarse a la sanidad privada. ¿No puede haber ocurrido algo parecido con la enseñanza pública?

Yo creo que hay que distinguir los docentes de la gestión administrativa del sistema educativo. Hay maravillosos docentes en la enseñanza pública. Pero no soy quien debe hablar de la gestión de los centros públicos.

¿Y no influye esa gestión en el trabajo de los docentes?

Influye más bien en la estructura del sistema. Por ejemplo, en nuestro colegio tenemos un 45 por ciento de profesores extranjeros. La ley nos permite hacerlo y eso nos permite a su vez una serie de logros con los alumnos en materia de aprendizaje de idiomas.

La generación mejor preparada de la historia

¿Contamos ahora con la generación de jóvenes mejor preparada de la historia de España, como dicen Felipe González y otros políticos que promovieron la Logse? Para Margarita Salas, discípula de Severo Ochoa, académica de la RAE y primera mujer española que ingresó en la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, los de antes estaban mejor preparados...

La sociedad de ahora es distinta de la antes. En mi opinión, hay que juzgar la preparación de las personas en función de las necesidades actuales y futuras, no en función de patrones del pasado. Recuerdo cuando había catedráticos de caligrafía en los institutos y me acuerdo de lo que decía Steve Jobs de los cursos de caligrafía que hizo y que le llevaron a introducir los distintos tipos en los dispositivos de Apple. Con un ordenador, podemos ahora utilizar muchos tipos de caligrafía. Hay algunos calígrafos, expertos, profesionales, y luego unas herramientas de generación de textos al alcance de todo el mundo.

¿Lo importante ahora es aprender a acceder al conocimiento?

Sí. Y también hay que aprender a trabajar con personas de culturas, orígenes y mentalidades diferentes. Cuando nosotros éramos niños, nuestros compañeros habían nacido todos a trescientos metros a la redonda y todos teníamos los mismos códigos de comportamiento, valores y el mismo lenguaje. Ahora no es así y todo es más complejo.

¿Estos cambios están sucediendo demasiado rápido y nos están cogiendo a muchos con el pie cambiado?

Seguramente pero hay que adaptarse. Antes, el mundo casi no cambiaba de un año a otro. En 2008 no había tabletas, acababa de sacarse el primer smart-phone, Facebook estaba empezando y Google iba cogiendo su velocidad de crucero. Dentro de diez años los coches serán eléctricos y autónomos y habrá robots en casa. Tendremos que vivir de otra manera y las habilidades que necesitarán los niños que ahora empiezan Primaria serán radicalmente diferentes a las de ahora.

La memoria parece haberse convertido en algo secundario, incluso mal visto en muchos centros educativos. ¿Es esto un avance? ¿No nos arriesgamos a perderla si no la ejercitamos?

La memoria es muy importante pero eso es totalmente diferente de decir que hay que saberse las cosas de memoria. Hay que saberse muchas cosas de memoria, pero no todas. Hay que saber cómo se buscan determinados datos o números de teléfono. Nuestros padres creían que saber era repetir los afluentes del Duero por la derecha y por la izquierda, pero hoy en día no se pide así. Es mejor conocer el concepto de afluente y de río que sabérselos porque todos llevamos a diario en el bolsillo un atlas mundial de gran precisión.

A los jueces, fiscales y notarios se les exige saber más de cuatrocientos temas de Derecho de memoria para poder acceder a esas profesiones. ¿Debería eso cambiar?

Yo no sé si eso tiene sentido en 2018. Yo prefiero un juez que sea capaz de dictar resoluciones bien razonadas y justas a un juez que se sepa de memoria el código que, por otra parte, sólo se le exige en el momento del examen, no después.

Estamos en medio de una revolución tecnológica vertiginosa que ha aterrizado en las aulas pero huérfana de un nuevo método pedagógico. ¿La innovación pedagógica por dónde cree que debería ir?

Para mí consiste en dos cosas: en adaptar los cómos al mundo actual y adaptar los qués al mundo del futuro. Nosotros no podemos pretender que los niños de hoy se comporten espontáneamente como nosotros cuando teníamos su edad. Respecto a los contenidos, necesitarán en el futuro cosas que nosotros no nos imaginábamos y les resultarán inútiles cosas que nosotros tuvimos que aprender.

¿La inteligencia artificial podrá superar la parte técnica del mejor docente?

Depende de a qué se refiera con la parte técnica. Si se refiere al conocimiento enciclopédico, tenemos wikipedia y muchas otras cosas. Si se refiere a la pedagogía, a la interacción docente-alumno, todos los estudios dicen que la profesión docente es la que menor riesgo tiene de desaparecer porque está basada en la comprensión de la naturaleza humana, en la conexión docente-alumno que genere un estímulo que los dos permitan que avance.

¿La evidencia de la pérdida de la noción del esfuerzo, al menos en cierta medida, y el triunfo del entretenimiento marcarán el futuro de la innovación pedagógica?

Creo que por fortuna estamos alejándonos del esfuerzo como castigo divino, de los trabajos forzados. Veo los esfuerzos que hacen tantos alumnos por aprender y mejorar en tantos ámbitos y veo los esfuerzos, en un ámbito mucho más trivial, que hacen tantas personas por dominar los videojuegos. En un videojuego se produce una repetición sistemática de las acciones que llevan a superar las distintas fases y a mejorar los resultados. Y para mí eso es una muestra de que si hacemos atractivo el aprendizaje se puede ir mucho más allá, aunque conlleve una repetición. Lo que pasa es que los métodos de hoy no pueden ser los de hace cuarenta años.