Espadas creará una ordenanza para limitar los alojamientos turísticos

El Ayuntamiento ha detectado que ya hay saturación en el Arenal y en la zona de las calles Feria y San Luis, por lo que regulará este tipo de negocios

SEVILLAActualizado:

Un estudio de la Consejería de Turismo ha detectado que Sevilla está al borde de la saturación en alojamientos turísticos alegales, por lo que tendrá que tomar medidas para regular este sector incipiente en el turismo mundial que supone una competencia desleal en estos momentos para el sector hotelero clásico. El alcalde, Juan Espadas, ya ha analizado ese informe y está dipuesto a tomar medidas inminentes para evitar quese convierta en un problema, como ya ocurre en ciudades como Venecia o Barcelona. En estas capitales, la reacción de la extrema izquierda ha sido repudiar a los turistas porque consideran que su disfrute colisiona con el bienestar de los vecinos y porque, además, el modelo de pisos de alquiler de viajeros está encareciendo el alquiler de viviendas en los centros históricos.

De momento, en Sevilla esta situación está controlada, pero en este último año se han multiplicado los casos de alojamientos que se publicitan en internet por parte de privados para alquileres de fines de semana. Estos pisos no tributan como alojamientos para turistas y, en muchos casos, no están controlados.

El Ayuntamiento ha detectado ya que hay dos zonas especialmente afectadas por esta fórmula: el Arenal y las calles Feria y San Luis. Esto está provocando conflictos en las comunidades de vecinos porque los bloques tienen mucho trasiego de viajeros que los demás propietarios del inmueble no controlan y que, en muchos casos, generan ruidos a altas horas de la noche. Por eso Espadas ha iniciado los trámites para crear una ordenanza que regule esta situación.

El propio delegado de Turismo, Antonio Muñoz, lo adelantó ayer en Fitur, donde el gobierno municipal presentó la agenda cultural para este año 2018 en la ciuda como principal reclamo para los visitantes. Muñoz admitió que «tenemos que pensar en el modelo turístico de cara al futuro porque hay problemas como la oferta alegal que hace competencia desleal a los hoteles, por lo que hay que ponerse las pilas». Desde el Ayuntamiento ya se han mantenido contactos con otras ciudades que están aplicando medidas de control a este fenómeno y se están estudiando fórmulas como la declaración de zonas saturadas de alojamientos, como ya se hace con las llamadas Zonas Acústicamente Saturadas, o la obligación para cualquier propietario de un piso que quiera alquilarlo a turistas de contar con el visto bueno de su comunidad de vecinos.

De todos modos, esta situación, que no oculta nigún responsable público, no justifica en opinión del alcalde las declaraciones de algunos empresarios del sector turístico en las que denunciaron la semana pasada que Sevilla está masificada. La queja ha molestado mucho en el Ayuntamiento y Juan Espadas no lo ocultó ayer en Fitur: «Sevilla no está saturada de turistas y tiene capacidad hotelera para seguir recibiendo aún más viajeros», dijo. Es más, llegó a asegura que «esa no es la opinión concreta del sector, sino de alguna persona desafortunada, porque todos saben que vivimos uno de los mejores momentos turísticos de la ciudad y queremos seguir captando turistas con mayor nivel adquisitivo que valoren la cultura y el patrimonio». En opinión de Espadas, «lo que buscamos es exactamente lo contrario: que vengan más turistas porque Sevilla tiene capacidad hotelera para recibir más viajeros y un sector que cada vez es más profesional porque sabe que el turismo es el motor económico de la ciudad y hay que cuidarlo».

Incluso con mayor dureza se expresó Antonio Muñoz, que se mostró visiblemente enojado para aclarar que «el turismo no es un problema en Sevilla, sino un motor económico y una oportunidad de futuro, por lo que las declaraciones de algún representante empresarial son un error y pido una rectificación». Para Muñoz es peligroso «hablar de que Sevilla está saturada sin aportar datos porque eso hace muchísimo daño al destino, es una llamada de atención a que la gente se replantee venir a Sevilla, además de una deslealtad por el momento en que se expresa, justo antes del comienzo de Fitur». Muñoz ofreció varios datos que, a su juicio, demuestran que Sevilla está teniendo un crecimiento de turistas de alto nivel, no de bajo coste, como que el precio medio de los hoteles de la ciudad es un 9 por ciento más alto que la media nacional o que el turista de mayor gasto en el destino es el de congresos, actividad que se ha multiplicado estos últimos años en Fibes. Por todo ello, el gobierno exige a los empresarios que rectifiquen y anuncia una nueva regulación para acabar con los abusos.