Parada de bus de la línea Especial Aeropuerto
Parada de bus de la línea Especial Aeropuerto - VANESA GÓMEZ
Movilidad

Espadas ultima un refuerzo de autobuses en el aeropuerto como alternativa al taxi en Sevilla

Ayuntamiento y Aena, de acuerdo en reforzar con una lanzadera de bus el transporte a San Pablo ante el aluvión de turistas previsto desde septiembre

SEVILLAActualizado:

Ayuntamiento de Sevilla y Aena, la empresa estatal que gestiona los aeropuertos, negocian la implantación de una alternativa al actual modelo de transportes para mejorar la conexión entre San Pablo y el núcleo urbano, que no sólo es deficiente sino que empeora con el paso de los meses y el espectacular aumento del número de vuelos y de viajeros que llegan a la capital andaluza. Ese incremento, que supera plusmarcas casi cada mes desde hace tres años, ha hecho evidente que el modelo actual no puede absorber la cantidad de pasajeros que mueve la terminal hispalense, a la que no dan respuesta adecuada ni los taxis ni mucho menos el bus municipal, el de la empresa pública Tussam.

Por ello, ambas partes se han reunido en tres ocasiones en las últimas semanas para sacar adelante un plan para reforzar las comunicaciones que tiene que terminar de definirse pero que estará centrado en una cuestión: más autobuses. A medio y largo plazo la apuesta es decididamente la conexión ferroviaria, pero a corto plazo esa va a ser la manera de atajar en la medida de lo posible el enorme problema generado y que causa importantes perjuicios a la imagen de Sevilla.

Según ha confirmado ABC, los responsables municipales y los del aeropuerto mantienen abierta desde que comenzara el año una mesa técnica para decidir qué medidas de transporte adoptar una vez pase el verano, puesto que está previsto que en septiembre y octubre se produzca una verdadera avalancha de turistas por la entrada en funcionamiento de nuevos vuelos y enlaces con capitales europeas, lo que, según se calcula, hará que lleguen a la terminal prácticamente el doble de visitantes que lo que desembarcaba hace sólo cuatro años en esas mismas fechas.

La conclusión inicial es que se va a optar por reforzar de manera notable el servicio de autobús, aunque todavía no se ha concretado si va a hacerse por el camino planteado por el aeropuerto o bien por el que prefiere el gobierno municipal del socialista Juan Espadas. El primero ha expuesto la posibilidad de instaurar un servicio de lanzandera mediante una concesión administrativa y con buses privados. El segundo, por su parte, prefiere que esos nuevos vehículos y por supuesto los conductores sean de Tussam, manteniendo así el carácter público de esta conexión —sencillamente se reforzaría la actual— y el mayor control sobre el mismo.

De una forma u otra, Aena se ha comprometido a disponer una nueva parada de bus más amplia para favorecer el incremento del servicio, bien separada de la zona de taxis y con carril de acceso y salida exclusivo. La alternativa planteada inicialmente por la compañía estatal se asemejaría a la que ya existe en algún aeropuerto, aunque las numerosas particularidades jurídicas complican bastante que pudiera ejecutarse en un plazo relativamente breve, ya que Aena no tiene entre sus competencias directas la gestión del transporte exterior a la terminal.

Por ello, la posibilidad más real y con más respaldo es la que plantea el Ayuntamiento, que básicamente es un refuerzo de la línea que lleva al aeropuerto, actualmente muy endeble y mal acogida por los viajeros. La línea Especial Aeropuerto (EA) tiene una frecuencia de 30 minutos, tarda otros 35 en conectar San Pablo con el centro de la ciudad, tiene un precio de 4 euros (6 si es ida y vuelta) y funciona desde las 4:30 de la madrugada hasta las 00:30 horas. Más allá del precio, dicha frecuencia de paso resulta ínfima para los momentos en que se acumulan llegadas de vuelos, sobre todo los fines de semana.

Aumento de la flota

En el plan municipal, que aún se diseña pero que está impulsando con decisión el propio alcalde, se incluiría el aumento de la flota de Tussam en seis o siete nuevos vehículos que irían exclusivamente a reforzar esta línea, además de un ligero aumento del número de trabajadores de la compañía municipal que permitiría afrontar este proyecto sin una merma del servicio por tener que reducir vehículos, conductores o frecuencias de otras líneas. El proyecto, del que sólo se han dado los primeros pasos, supondría un importante desembolso desde las arcas municipales (cada autobús cuesta unos 400.000 euros, por ejemplo), que tendría que hacerse por la vía del crédito bancario. Esos pormenores económicos se están estudiando, aunque es obvio que está descartado echar mano del presupuesto ordinario.

Ayuntamiento y Aena se han terminado sentando a buscar soluciones a tenor de las enormes dificultades encontradas para mejorar el servicio de taxis por su número limitado (poco más de dos mil), sus turnos, horarios de días laborables, la compleja idiosincrasia del sector (en este momento no se puede obligar a trabajar a un taxista con un horario definido) y el gran problema con la asociación que controla la parada de San Pablo de manera exclusiva, Solidaridad del Taxi, la cual tiene un proceso abierto en los juzgados por presuntas prácticas mafiosas. Más de una veintena de personas están imputadas, entre ellas los líderes de esa entidad.