Los delincuentes atrajeron al empresario con la supuesta concesión de un crédito
Los delincuentes atrajeron al empresario con la supuesta concesión de un crédito - ABC
SUCESOS

Estafan medio millón de euros a un empresario de Sevilla

Tras dos años de investigación, la Guardia Civil acaba con una organización internacional de estafas a gran escala

SEVILLAActualizado:

La Guardia Civil de Mairena del Aljarafe ha desarticulado una amplia y compleja organización internacional dedicada a la estafa a gran escala a empresarios. Tres de sus seis componentes han sido ya puestos a disposición judicial, mientras que otros tres se encuentran en busca y captura por parte de las autoridades judiciales. Con estas detenciones se ha culminado una laboriosa investigación que ha durado más de dos años dentro de una operación que se ha venido a denominar «Vidaplus».

Las pesquisas arrancaron en noviembre de 2015 tras la denuncia de un importante empresario de la comarca del Aljarafe que manifestó haber sido víctima de una estafa. La misma, según calculó, podía ascender a más de 400.000 euros y fue llevada a cabo por varias personas que venían engañándole desde el año 2011. La víctima aportó numerosa documentación sobre el asunto, lo que lleva a la benemérita a tener una idea más completa de la complejidad del entramado dispuesto para poder llevar a cabo las estafas. Ante toda esa información, los investigadores realizaron un minucioso trabajo de estudio de todos los datos aportados por el empresario. De este modo, se comprobó que la supuesta estafa podría ser incluso superior a lo manifestado por la víctima y ascendería a 496.000 euros; 237.000 euros del año 2011 y otros 259.000 entre 2013 y 2014.

Según los datos de la investigación de la Guardia Civil, la estafa comenzó a principios de 2011, cuando contactan con el denunciante varios representantes de una sociedad afincada en la provincia de Málaga ofreciendo sus servicios de intermediación para la concesión de un préstamo de 40 millones de euros. Dicha operación, que se iba a llevar a cabo por una sociedad de Miami, con ramificaciones y contactos en Suiza, llevaba aparejada el pago previo a la concesión de unas cantidades de dinero en concepto de tramitación, garantía y concesión de dicho préstamo. Estas personas hicieron llegar al empresario multitud de documentación precedente de todas las empresas vinculadas a la operación, afincadas todas ellas fuera de España. Así lograron revestir todos los trámites de una aparente legalidad, engañando al empresario, quien comenzó a pagar en diferentes ocasiones las cifras exigidas desde la organización por los citados conceptos.

Tras recopilar y analizar todos los datos relativos al entramado de sociedades, las transacciones y transferencias, los investigadores tomaron declaración a varios testigos, llegando a la conclusión de que la cantidad recibida por la organización en la primera ocasión había ascendido a 237.000 euros.

Dubai, el Caribe...

Los agentes de la Benemérita prosiguieron su investigación y comprobaron que tras esos hechos iniciales la organización en cuestión volvió a disponer una nueva trama en la que presentaron a la misma víctima a una supuesta personalidad internacional, con teórica influencia y negocios en Dubai, el Caribe o varios paraísos fiscales. Con este «gancho» de la personalidad del mundo de las finanzas, propusieron a la víctima ayudarle a recuperar el dinero invertido en la primera ocasión, urdiendo una nueva y enrevesada trama de empresas que, supuestamente, pertenecían a esa persona importante en el mundo de los negocios en cuestión. Con esta segunda estafa consiguieron que el empresario entregara la cantidad de 259.000 euros, llegando el empresario sevillano incluso a viajar a Dubai para cerrar teóricos acuerdos. El engaño se había culminado.

Muestra de la complejidad de la trama y de las gestiones llevadas a cabo por parte del Instituto Armado es el final de la operación con la petición de una comisión rogatoria a Estados Unidos, ya que se sospechaba, como finalmente se corroboró, que parte del dinero había terminado en manos de uno de los estafadores, residente en dicho país norteamericano. Ante todo ello, se determinó que la composición de dicha organización criminal internacional estaba formada por dos ciudadanos españoles y uno de nacionalidad argentina, que han sido detenidos, además de otros tres individuos que se encuentran en requisitoria, en busca y captura, desmantelándose por completo la estructura de la banda bajo la dirección del Juzgado de Instrucción 9 de Sevilla.