Río Guadalquivir
Río Guadalquivir - J.M.SERRANO
EN ESTUDIO

El estuario del Guadalquivir, entre los más turbios del mundo

Su nivel de turbidez sólo es superado por el Ganges, en la India

SEVILLAActualizado:

La turbidez del agua del Guadalquivir da para un estudio científico y más. Su estuario es el segundo más turbio del mundo después del Ganges (India), según aseguró el catedrático de Biología Marína de la Universidad de Sevilla y responsable de las nuevas instalaciones para su estudio habilitadas en el Acuario, donde, entre otras cosas, se va a analizar a que se debe esa turbidez y cómo afecta a la biodiversidad de la zona.

Una de las principales líneas de investigación de ese centro será la evaluación ambiental de la incidencia de los dragados de mantenimiento, con un estudio pormenorizado de las especies que habitan en el río antes y después de cada intervención, pero también un estudio pluridisciplinar de carácter biológico, medioambiental, geológico y oceanográfico que ayude a mejorar la gestión y conservación del río.

Entre otras cosas esos estudios pretende «monitorizar» la turbidez y su impacto en las especies autóctonas, un impacto que puede tener su parte positiva, porque puede ocultar las larvas de los animales e incrementar su supervivencia, pero también, en caso de turbidez extrema, puede afectar a la reproducción de especies como la lubina o la dorada.

En 2011 el diagnóstico sobre la situación del estuario elaborado a petición de la Autoridad Portuaria de Sevilla, analizó más de 80 millones de datos, y determinó que esa turbidez se da tanto en el interior del estuario como en la zona de costa, dificulta que la luz penetre en las aguas y hace que la producción primaria se atasque, que no se produzca fotosíntesis y, por tanto, no se genere oxígeno, liberando CO2, lo que afecta a la biodiversidad de la zona.

Los nuevos análisis irán a más. Se harán en un ambiente controlado, con un laboratorio húmedo en el que se desarrollarán la investigación experimental de los distintos ambientes y de las especies protegidas. De momento ese laboratorio está en fase de prototipo. Se confía en que pueda convertirse en un centro homologado para el estudio de la turbidez. De momento, se han hecho ensayos con alevines de corvina y dorada para determinar cómo afecta el nivel de turbidez de las aguas a estas especies.