Fachada de la Casa de la Moneda, junto a la avenida de la Constitución
Fachada de la Casa de la Moneda, junto a la avenida de la Constitución - VANESSA GÓMEZ
SEVILLA

La familia Marañón vende la Casa de la Moneda para apartamentos turísticos

Una empresa radicada en Madrid adquiere este edificio histórico artístico por un precio que supera los 3,5 millones de euros

SEVILLAActualizado:

La familia Marañón ha vendido por más de 3,5 millones de euros la Casa de la Moneda a una empresa madrileña que construirá en ese inmueble histórico artístico apartamentos turísticos junto al Archivo de Indias, la Catedral y el Real Alcázar, según ha podido saber ABC. La compraventa se produce dos meses después de la Audiencia ordenase a la propiedad que devolviera la Casa de la Moneda a su estado original, confirmando además para el promotor y el arquitecto de las obras seis meses de prisión por un delito contra el patrimonio por demoler muros interiores del siglo XVIII.

En diciembre de 2017, el Ayuntamiento de Sevilla confirmó que se había hecho una consulta en el Servicio de Licencias Urbanísticas de la Gerencia de Urbanismo sobre las obras en el edificio, paralizadas en 2011 por la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura de la Junta. En ese momento, se comunicó a Urbanismo que intención de la propiedad de vender la finca a un nuevo propietario que tenía la intención de retomar las obras en el recinto conforme a un nuevo proyecto, ya que la licencia urbanística está aún en vigor.

La Gerencia Municipal de Urbanismo informó a la familia Marañón -que se quedará con dos locales comerciales en el edificio- que para reiniciar las obras debía presentar un proyecto modificado que recogiera la restitución de los elementos que fueron demolidos y por los que se produjo la paralización de las obras. «Una vez se haya presentado dicho proyecto modificado en Urbanismo, se remitirá a la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico para recabar el dictamen de este organismo previo al otorgamiento de la licencia, como es preceptivo», explicó el Ayuntamiento.

Finalmente, este jueves se ha procedido a la venta de la Casa de la Moneda a una empresa madrileña que pretende construir apartamentos turísticos en el edificio. Con este proyecto, estos empresarios madrileños desembarcan en un sector que vive una verdadera explosión en Sevilla, ya que más de 30 edificios del Centro Histórico se preparan para convertirse en apartamentos turísticos u hoteles en los próximos meses.

Fachada barroco-neoclásica

Las paralización de las obras en la Casa de la Moneda ha provocado un deterioro del edificio, lo que llevó a la Gerencia Municipal de Urbanismo a incoar en 2017 un expediente para que la propiedad ejecutara obras de conservación para garantizar la seguridad en la fachada del siglo XVIII, de estilo barroco-neoclásica. Estas obras de conservación en la fachada por motivos de seguridad están aún pendientes también del preceptivo informe de la Comisión de Patrimonio, ya que se trata de un BIC. El Ayuntamiento subrayó que las obras de conservación en la fachada, aún con andamios, se tienen que hacer tanto si se reinician las obras como si no se ejecutan.

La venta del edificio supondrá sus puesta en carga tras estar paralizada su rehabilitación desde hace siete años. Los hechos se remontan a 2011, cuando la Consejería de Cultura giró una visita al inmueble a raíz de la denuncia de un ciudadano por impacto visual de la planta ático. Fue entonces cuando la Junta descubrió que se había dejado diáfano el edificio al demolerse diversos tramos de muros y aparejos de los siglos XVIII y XIX, que sí se mantenían en el proyecto que aprobó la Comisión Provincial de Patrimonio en 2009.

Condena de la Audiencia

El Juzgado de lo Penal 12 de Sevilla condenó a seis meses de prisión al arquitecto y al promotor por el derribo de muros interiores de la Casa de la Moneda pero no consideró probado que se hubiera aumentado la edificabilidad en la planta ático. Patio del Tesorero, la empresa promotora, aseguró que los lavaderos en planta ático existían desde hace tiempo.

Como la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía contempla la obligación de reparación y restitución de cosas a su estado original, la Audiencia entiende que la restitución de las cosas a su estado original implica la reconstrucción de los muros demolidos, con su espesor y características formales, cifrando el valor del daño causado en 32.676 euros, IVA incluido. El arqueólogo e historiador Gregorio Mora consideró que la importancia de los muros demolidos era «relativamente ninguna», salvo uno del siglo XVIII.

La Audiencia rechazó, como era pretensión de la Consejería de Cultura de la Junta, que el propietario y el arquitecto del proyecto, fueran condenados por un delito contra la ordenación del territorio.