Vecinos del Polígono Sur
Vecinos del Polígono Sur - RAÚL DOBLADO
Nuevo tiroteo

«Las familias honradas no pueden vivir en Polígono Sur»

Vecinos y directores de centros lanzan un SOS por la situación de extrema violencia que se vive en el barrio

SEVILLAActualizado:

El sábado hubo un tiroteo en plena calle en el Polígono Sur. Dos personas resultaron detenidas después de enzarzarse en una pelea a tiros de escopeta que acabó con los dos ingresados en el hospital Virgen del Rocío. No fue el primero y todo indica que no será el último. Es un episodio más de los que se producen a menudo en esta zona de Sevilla en la que la guerra entre clanes familiares por el control de la droga pero también otras disputas por el uso de la vivienda, tiene a los vecinos de la zona en estado de tensión y a los directores de los centros educativos en permanente alerta.

Porque, según denuncian, las familias honradas no pueden vivir tranquilamente. La presidenta de la plataforma «Nosotros También Somos Sevilla», Rosario García, explica que las disputas y las peleas son algo habitual en el barrio aunque solo llegue a los medios de comunicación cuando hay armas de fuego. «Estos no son temas puntuales. Ocurren a diario», denuncia Garcia que insiste en que sólo llega a los periódicos cuando hay heridos. Como además estas personas «no saben dialogar, las riñas casi siempre acaban mal», se queja refiriéndose a los que protagonizan los altercados.

A su juicio, la situación que se vive en el Polígono Sur es de «total impunidad» ya que hay muchos clanes «que hacen lo que les de la gana sin que nadie les diga nada». Una inseguridad contra la que, a su juicio, «solo ponen parches». Porque, según dice, no se pone una solución a la violencia constante del barrio. Un tema en el que, a juicio de la representante vecinal deberían implicarse las tres administraciones: gobierno central, Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Sevilla. «Ya estamos hartos de denunciarlo», denuncia García recordando también que el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, fue alcalde de Sevilla.

La situación es tal que, según dice, la gente vive con miedo. «Los que somos honrados cuando estamos hablando, estamos mirando quien está detrás», se queja insistiendo en que hay muchas familias honradas en la zona que no pueden vivir así.

Lo que está ocurriendo también preocupa mucho en los centros educativos del barrio. El director del Instituto Domínguez Ortíz, Manolo Gotor, relata que en los centros educativos tienen que estar en alerta cuando ocurre un problema como el del tiroteo ya que los chicos «están más nerviosos» y además son muchos los que no acuden a clase por miedo a lo que pueda ocurrir. Las familias de los distintos clanes evitan estar en el mismo espacio y eso hace que muchas no manden a los chicos a clase. Y al final se produce un aumento del absentismo escolar.

Además el director del IES apunta otra consecuencia añadida de la situación de inseguridad: que cada vez más familias tienden a buscar otro centro educativo fuera del barrio ya que en el instituto se reproduce la misma situación que viven en las casas. «La administración educativa no es consciente del día a día, piensan que tenemos un problema y que el alumnado se marcha por los centros en los centros pero los alumnos se van porque las familias quieren marcharse del barrio», dice el director.

Una opinión muy similar a la de Ana García, directora del Centro de Educación Permanente Polígono Sur, que insiste en que los directores de los centros están muy preocupados por la inseguridad que afecta a los más vulnerables, los menores. Para García, el barrio no avanza sino que, por el contrario, «va hacia atrás» ya que cada vez hay más inseguridad y pobreza. Por eso hace un llamamiento a los políticos para que tomen conciencia y pongan en marcha medidas. Una de ellas es la comisaría en el barrio.