Una exhibición durante la pasada edición
Una exhibición durante la pasada edición - ROCÍO RUZ
SICAB 2017

El guiño de Sicab a la Expo 92

Se proyectarán imágenes en la cúpula del Palacio de Congresos, con un recuerdo a los primeros caballos que llegaron a América

SEVILLAActualizado:

El caballo de pura raza español es el padre de todas las familias de equinos que pueblan el continente americano. Ni siquiera el mustang, ese animal salvaje cuyo origen tanto se cuestiona, tiene una raíz propia. Este legado de los primeros descubridores estará muy presente durante Sicab 2017 que comienza el martes, 14 de noviembre. La organización hará un guiño al 25 aniversario de la Expo 92 y a los grandes protagonistas del descubrimiento.

La organización tiene previsto proyectar imágenes de Cristóbal Colón, los Reyes Católicos y de escenas del Nuevo Mundo sobre la enorme cúpula del Palacio de Congresos y Exposiciones, donde se celebrará la muestra. También se recordará ese papel fundamental que cumplieron los ejemplares españoles, los mejores que había en las Caballerizas Reales de Córdoba, para el establecimiento de este animal al otro lado del Atlántico. Así lo explica Jaime Molina, director general de la Asociación Nacional de Criadores (Ancce), que se reserva algunas sorpresas que se irá desvelando conforme avance la programación.

Recuerda que habrá imágenes de la propia Exposición Universal y del espectáculo que creó Álvaro Domecq para la gran cita «Cómo bailan los caballos andaluces». También destaca que los rasgos de los pura raza español se ven en muchos ejemplares «como el caballo de paso fino peruano y colombiano, que son más pequeños de tamaño o, incluso, en el caballo criollo, que se usan en la Pampa argentina». «No todo el mundo conoce cómo se introdujo el caballo en América y sería interesante que se supiera», considera el director general de Ancce, tras recordar los esfuerzos que se han hecho por fortalecer esos lazos entre los profesionales de este sector. Molina menciona el caso del caballo azteca, que surge en el siglo XX gracias a la labor de un empresario español, Antonio Ariza, que emigró a México a finales de los años cuarenta y quiso dejar como legado esta nueva raza que hoy se usa en los espectáculos de correrías.

El caballo azteca es el cruce entre un pura sangre español con el cuarto de milla norteamericano. Estos ejemplares se han llegado a utilizar incluso para el toreo «con muy buen resultado», dice Jaime Molina. Todas estas cuestiones se abordarán durante las cinco jornadas de campeonato, ponencias y espectáculos que finalizan el próximo domingo.