Veladores en La Campana
Veladores en La Campana - RAÚL DOBLADO
Los hosteleros protestan

La histórica confitería La Campana, en peligro si se suprimen los veladores

Acusan a Espadas de atacar a un negocio centenario y advierten que «cada tres veladores suponen un puesto de trabajo»

SEVILLAActualizado:

La ordenanza del Ayuntamiento sobre veladores sigue provocando la polémica. Mientras las inspecciones continúan, desde La Campana se muestran indignados con la posibilidad de que supriman las once mesas que esta centenaria confitería tiene en pleno centro de Sevilla.

El gerente de la empresa, Borja Hernández, ha mostrado su preocupación y ha advertido que, si los planes del Ayuntamiento siguen adelante, peligra uno de los negocios más antiguos de Sevilla y que tiene actualmente más de cuarenta trabajadores. Según dice, los once veladores que hay instalados junto al quiosco producen el 70 por ciento de la facturación del negocio.

Además Hernández ofrece otro dato: cada tres veladores suponen un puesto de trabajo. Por ello insiste en que el negocio peligra si suprimen esas mesas. «Si nos quitan los veladores nos veremos abocados al cierre», dice. Y recuerda que no sería el primer revés para un negocio que recientemente ha tenido que realizar una importante inversión para trasladar el obrador de la confitería que estaba ubicado en el antiguo restaurante La Reja, también de la empresa y que cerró el pasado verano. Con ello, el panorama que se les pinta si suprimen los veladores no es nada optimista.

El gerente afirma que La Campana cumple la normativa y tiene instalados los once veladores para los que tiene licencia. Por ello solicita que los demás establecimientos hagan lo propio y cumplan los requisitos legales y que Urbanismo haga las inspecciones necesarias para que estas normas se respeten.

Pero, en cualquier caso, Hernández considera que se trata de «un tema político» de hacer lo contrario que el anterior gobierno municipal aunque aleguen motivos de accesibilidad y seguridad. «Es un disparate, porque haya gente que no cumpla la norma que la paguen con todos los demás», se lamenta. En este sentido Hernández recuerda que todas las ciudades europeas están llenas de veladores y que el suyo es un negocio que lleva más de treinta años con ellos.

«Una Sevilla que es capaz de organizar la Semana Santa y poner una tribuna en plena Campana que es un peligro, no se puede quejar por una terraza», dice insistiendo en que se trata de un negocio centenario y emblemático. «El Ayuntamiento no solo no protege el comercio tradicional sino que lo ataca sin ningún tipo de fundamento», reitera.