Interior de la Basílica del Gran Poder
Interior de la Basílica del Gran Poder - ABC
Delitos de odio

Insultos al Clero y pintadas en las iglesias, los ataques más comunes a la religión

La quema de un paño en el Gran Poder o las descalificaciones a Asenjo, en el informe sobre los Ataques a la Libertad Religiosa en España en 2016

SEVILLAActualizado:

La libertad religiosa está amenazada en España. Al menos eso concluye el Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia en su informe referente al pasado año. Un estudio elaborado por ese organismo, una asociación civil registrada en el Ministerio del Interior en 2006 que defiende el derecho de los ciudadanos a participar en la vida pública sin ser difamados o discriminados por sus convicciones morales y religiosas, cita los casos que se produjeron en toda España, entre los que contabiliza incidentes en el Gran Poder, pintadas en iglesias o descalificaciones al Arzobispo de Sevilla.

Ese estudio sostiene que en España se produjeron durante el año 2016 un total de 208 ataques contra la libertad religiosa. De ellos, la mayoría, un total de 152 fueron a cristianos, 37 a personas de distintas religiones, 12 a musulmanes y 7 a judíos.

Andalucía con 20 casos fue una de las comunidades con mayor número de estos incidentes ya que, según el propio informe, se está produciendo «un peligroso aumento en el número de ataques físicos y verbales a creyentes de diversas religiones, así como a lugares de culto como iglesias y mezquitas, en toda España». Y también considera preocupante el número de actos de discriminación por motivos religiosos y de humillación pública a creyentes.

De entre esas actitudes que considera ofensivas o agresivas contra la religión, el Observatorio, que sólo contabiliza aquellos que aparecieron reflejados en prensa aunque estima que pudieron producirse muchos más, contabiliza durante 2016 en Sevilla un caso de Osuna. Ocurrió, cuando, en el mes de marzo dañaron la imagen de Jesús Nazareno en Osuna, un hecho por el que fueron responsabilizadas dos mujeres que quedaron en libertad con cargos como presuntas autoras de un delito contra el patrimonio histórico y otro contra la libertad religiosa.

Igualmente el Observatorio hace referencia al incidente que tuvo lugar en septiembre de 2016 en la basílica del Gran Poder cuando un desconocido prendió fuego al paño de la mesa del altar de la contigua capilla del Sagrario. O se menciona el intento de derribo de una imagen de la Virgen de la Marisma en el Puerto de Santa María entre otros casos ocurridos en Andalucía.

En el capítulo de insultos y vejaciones a personas por su fe, es donde proliferan los ataques a miembros del clero. Así se cita cuando el Observatorio contra la LGBTfobia criticó en febrero de 2016, la «hipocresía» del Arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, por respaldar a un sacerdote de Écija que prohibió a un homosexual que vivía con su pareja ejercer como padrino de un bautizo de su sobrino. Las descalificaciones contra el obispo de Córdoba , al que el PSOE tildó de «machista», también aparecen reflejadas en ese informe.

La retirada de un crucifijo en un centro de salud en El Greco solicitada por el Observatorio del Laicismo de Sevilla también es contabilizada en este epígrafe, en el que también se hace referencia a una moción de IU, PSOE y Vecinos por Palomares presentada en esa localidad sevillana para unirse a la red de municipios por un estado laico. «Se confunde la aconfesionalidad del Estado, como pregona la Constitución, con la marginación de la religión en el espacio público», concluye el informe.