Jesús Quintero en la puerta del teatro
Jesús Quintero en la puerta del teatro - ABC
El periodista, muy afectado

Jesús Quintero, desahuciado por no pagar el alquiler del teatro

La juez da la razón a los dueños del local de la calle Cuna a los que «el loco de la colina» debe 427.000 euros

SEVILLAActualizado:

Jesús Quintero debe más de 427.000 euros a los propietarios del teatro que gestiona en la calle Cuna y está a punto de ser desahuciado del local que arrendó hace más de diez años. Una juez de primera instancia deSevilla ha admitido parcialmente la demanda de la propietaria del inmueble, Inversiones Frois Lissen S.L.U contra la entidad Teatro Quintero en un procedimiento en el que también intervino otra sociedad, Cateto Sentimental, que subarrendó un tiempo la sala.

La sentencia, a la que ha tenido acceso ABC, declara la resolución del contrato de arrendamiento de noviembre de 2006 y considera que ha lugar «al desahucio» a la vez que condena a la sociedad «bajo apercibimiento de lanzamiento» a pagar 427.624,62 a los dueños del inmueble, más las rentas que devenguen hasta que recuperen el citado local.

El fallo, recurrido por Quintero, también conocido como «el loco de la colina», supuso una orden de lanzamiento que fue suspendida porque no había finalizado el plazo para recurrir. Se trata de una sentencia que llega tras años de impago de este local aún abierto y en el que en estos días se representa Don Juan Tenorio.

El procedimiento comenzó cuando la propietaria del local, también conocido como Cine Pathe, presentó una demanda solicitando el desahucio por falta de pagos y reclamando el dinero que le debía Quintero y la rescisión del contrato. El juicio se celebró en junio tras varias suspensiones a petición de la defensa. En la vista se reclamaron 551.124 euros aunque finalmente se cuantificó la deuda en 427.624 euros.

La defensa de Quintero, ejercida por Emilio Moeckel, ha recurrido alegando que el periodista no reconoce su firma porque no rubricó todas las páginas del contrato de alquiler y que las condiciones de alquiler eran «leoninas» ya que estipulaban cuotas de más de 20.000 euros al mes. Se trata de un asunto que según Moeckel, ha afectado emocionalmente a Quintero que considera el local «como su hijo». El abogado recuerda que el periodista reflotó un local en ruinas en el que realizó una importante reforma.

Sin embargo, el abogado de la propietaria del inmueble, Jorge Díaz del Río del despacho Etayo&Díaz del Río, pide al juzgado que no admita la apelación ya que siguen sin cobrar. La juez no ha decidido aún si admite los argumentos de Quintero o lo desahucia finalmente en un asunto que tiene aún recorrido ya que tras el pronunciamiento de primera instancia recaerá en la Audiencia Provincial de Sevilla.