Juan Carlos Quer estará en Sevilla este viernes con Antonio del Castillo - RAÚL DOBLADO
ENTREVISTA

Juan Carlos Quer: «No pediría la cadena perpetua ni para quien asesinó a mi hija»

El padre de Diana Quer organiza el viernes en Sevilla junto a Antonio del Castillo un acto de la plataforma que pide que se mantenga la prisión permanente revisable, «que no es una cadena perpetua»

SEVILLAActualizado:

Con inocultables dolor y cansancio en su mirada pero «sereno y en paz», como él mismo refiere, Juan Carlos Quer mitiga la desolación provocada por la pérdida de su hija Diana con una intensa labor al frente de la plataforma cívica que ha puesto en marcha junto a otras familias que sufrieron el asesinato de un hijo y que ahora reclaman que no se derogue la prisión permanente revisable. Esta pena máxima de cárcel incluida en la reforma del Código Penal impulsada por el PP en 2015 está recurrida en el Tribunal Constitucional por la mayor parte de los grupos de oposición y, a raíz de una proposición no de ley del PNV, el proceso para iniciar su derogación fue aprobado por el Congreso gracias a los sufragios de nacionalistas e izquierda. Quer reclama desde la plataforma montada junto a las familias de Marta del Castillo, Mari Luz Cortés, Ruth y José, Candela y Amaia que no se derogue la medida bajo el lema «Tu protección es nuestra lucha».

¿Cuál es el mensaje esencial que la plataforma que usted lidera pretende trasladar a la sociedad?

La iniciativa puesta en marcha en Change.org lleva ya 2.215.000 firmas de ciudadanos que no son ni de derechas ni de izquierdas, sino que simplemente reclaman protección para los más vulnerables de nuestra sociedad, para sus hijos, para quienes más peligro corren. Porque fue Marta y ahora ha sido Diana, pero la siguiente puede ser la hija de cualquiera, cualquier otra. Yla vida de mi hija puede servir para evitar más casos como el suyo. Eso es lo que me da la fuerza. En vez de caer desolado, sé que lo que Diana querría es que hiciéramos esto que estoy haciendo. Ysu voz, desde ahí arriba, junto a la de otras niñas asesinadas, es la que me empuja a seguir adelante con esta reclamación que está en la calle, que cuenta con el apoyo de ocho de cada diez españoles y que la clase política debe atender

¿Tiene la sensación de que los representantes públicos están en este asunto alejados del sentimiento popular?

Absolutamente, por eso venimos recalcando que no es un movimiento político sino ciudadano, humano, sin ideología alguna. Y por eso no tiene sentido que la clase política lo use en busca de votos o tenga cabida tacticismo partidista alguno. El otro día un partido político rendía homenaje, con todo merecimiento, a la figura de Clara Campoamor. Pues hasta la asociación Clara Campoamor se ha mostrado partidaria de que se mantenga la prisión permanente revisable. Eso da una idea de por dónde va la sociedad real, la calle.

Formaciones de izquierda y un sector de juristas aseguran que las medidas que ustedes reclaman son fruto de una errónea legislación en caliente.

¿Eso sería legislar en caliente o lo es derogar las leyes incluso antes de que se pronuncie el Constitucional, como ahora se pretende? Por favor... La clase política debe responder a lo que los ciudadanos quieren, no al contrario. ¿Cuántas víctimas hay que poner sobre la mesa para que los políticos reaccionen y entiendan que con esto no se puede hacer tacticismo ni hay estrategias?

Juan Carlos Quer
Juan Carlos Quer- R. DOBLADO

Los detractores de esta medida recalcan que se trata de un paso atrás y de una aplicación encubierta de la cadena perpetua. ¿Qué opina?

Con esta pena no se renuncia, como algunos creen, a la reinserción del condenado. Países como Francia, Alemania, Italia, Reino Unido o Suiza disponen de una pena similar a la que aquí quieren eliminar. Nadie duda de que se trata de estados plenamente democráticos. Y no hablamos de cadena perpetua, no. Puedo asegurarle que soy la primera persona que en modo alguno quiere la cadena perpetua. No la querría ni siquiera para quien asesinó a mi hija. Porque en algún momento, si una persona se rehabilita, se arrepiente y está en condiciones de reinsertarse en la sociedad, los valores humanos nos deben llevar a permitirle que tenga otra oportunidad. Pero eso sí, con una evaluación previa objetiva por parte de quien puede determinar si esa persona está en condiciones de reinsertarse sin ser un peligro para la hija o el hijo de nadie. Eso es lo que se hace en este momento.

¿Y el cumplimiento íntegro de las penas no es suficiente?

No da solución a este problema. Porque no permite una evaluación del reo, que puede acogerse o no a los programas de reinserción, y porque, sencillamente, esas penas no se cumplen. Por eso nos encontramos casos como el de quien violó a una niña de ocho años, terminó estando doce años en prisión y a los seis meses de salir violó de nuevo a una niña que, además, era discapacitada. Nadie lo evaluó. Salió a la calle sin más. La prisión permanente revisable está pensada para casos extremadamente graves, en los que se ven afectadas las personas más vulnerables.

¿Qué le parece que Pablo Iglesias diga que tras su iniciativa hay un «interés vengativo»?

Se califica por sí solo. Debería reflexionar y pedir disculpas a los dos millones de personas que han pedido que se proteja a sus hijos o al ochenta por ciento de españoles que están de acuerdo con nosotros.

Este viernes organizan en Sevilla un acto junto a a los padres de Marta del Castillo para impulsar su iniciativa y la recogida de firmas y apoyos.

Así es. Sevilla tiene un carácter muy simbólico para nosotros y una sensibilidad muy especial con este problema por todo lo sufrido con Marta del Castillo. Que le cuenten a Antonio eso de legislar en caliente, de que quien apoya esto está apoyando que se legisle en caliente, después de llevar nueve años buscando a su hija en vertederos o haberle tenido que rogar al reo, que va a salir en breve, que le diga por favor dónde está el cuerpo de su hija para al menos tener un sitio digno al que llevar unas flores. Que se lo cuenten a él. O al padre de Mari Luz. O a tantos otros.