Lorenzo del Río
Lorenzo del Río - ABC
Tribunales

El juicio de los ERE deja a los juzgados de lo Social sin refuerzo

Los magistrados critican al TSJA y deciden posponer los señalamientos por la sobrecarga de trabajo

SEVILLAActualizado:

Los efectos colaterales del inminente juicio de los ERE ya se están sintiendo en los tribunales sevillanos. Los once jueces de lo Social se han quedado sin uno de los cuatro magistrados de refuerzo que tenían porque una de las jueces que hacía de refuerzo juez ha sido enviada a la sección I de la Audiencia, la sala penal que comenzará a celebrar el juicio de la trama política el próximo 13 de diciembre.

La retirada de esa magistrada de los ya de por sí saturados órganos sociales, que señalan juicios para noviembre de 2018, ha indignado a estos profesionales que han decidido posponer los señalamientos de los lunes y miércoles, los días que realizaba juicios esa magistrada de refuerzo.

Aunque la decisión de destinar esa juez por un año a la Audiencia data de antes del verano y la junta de jueces no tomó una decisión hasta el pasado julio, ha sido a primeros de mes cuando esas suspensiones de pleitos han comenzado a producirse y los jueces a comunicárselo al resto de los operadores jurídicos.

ABC ha tenido acceso a la providencia de uno de esos jueces comunicando una suspensión en la que se expone la situación y se explica que la reducción una de una plaza de magistrado dentro del refuerzo de los juzgados de lo Social de Sevilla acordada por la Presidencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía «generaráa corto plazo una situación de sobrecarga y previsible colapso de este servicio de refuerzo».

Los magistrados recuerdan que, conforme al vigente criterio de reparto de asuntos al servicio de refuerzo, cada magistrado recibía 1540 asuntos al año, la mayoría procedimientos por despido que habitualmente suponen una mayor complejidad.

Sin embargo, con la eliminación de esa plaza se produce una situación en la que dos días a la semana, lunes y miércoles, quedan desprovistos de juez que pueda celebrar los diez o doce juicios que cada mañana se celebran. «Resulta por completo inasumible la carga de trabajo adicional que implicaría absorber esos señalamientos», critican.

Actualmente los juzgados de lo Social de Sevilla celebran una media de 352 juicios entre los cuatro jueces de refuerzo, unos 88 mensuales por cada juez. Sin el refuerzo tendrían que celebrar cada uno 117 juicios al mes. Un sobre esfuerzo que, según denuncian, supondrá que cada magistrado deba asumir una carga de trabajo muy cercana al 200 por cien del módulo de carga razonable para un juzgado de lo Social.

Los jueces advierten que ya han dado cuenta de esa situación a los delegados de prevención de riesgos laborales de la carrera judicial en la comunidad autónoma para que lo pongan en conocimiento del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la Carrera Judicial. «En realidad crea un riesgo para la salud, tanto por sobrecarga de trabajo y tiempo de dedicación como en el ámbito psicosocial por el estrés y ansiedad que se añade cuando no se puede atender y resolver con un mínimo de tiempo y calidad el servicio correspondiente», dicen.

En este sentido insisten en que la decisión, que achacan al presidente del TSJA, Lorenzo del Río, se adoptó prescindiendo de criterios de protección de la salud sin valorar el efecto de la sobrecarga de trabajo y el estrés y sin oír a los representantes territoriales de prevención en Andalucía y desatendiendo a lo aprobado por el Consejo General del Poder Judicial.

Ante el acuerdo del TSJA la junta de jueces de lo social decidió suspender los juicios de ese plan de refuerzos hasta que se nombren otro magistrado de refuerzo. Así las cosas los lunes y míercoles no habrá juicios en ese juzgado de lo Social.