Sin aire acondicionado

La Junta permite a los padres dejar de llevar a los niños al colegio por el calor

Envía una circular a los colegios comunicando que pueden flexibilizar los horarios aunque mantendrá los centros abiertos hasta fin de curso

Un termómetro esta mañana en una clase - ABC
MERCEDES BENÍTEZ - @laplumilla Sevilla - Actualizado: Guardado en: Sevilla

Quedan cuatro días para que finalice el curso escolar pero la Junta de Andalucía ha decidido permitir a los padres que no lleven a sus hijos al colegio y a los centros educativos que flexibilicen su horario. Ante la polémica provocada por las altas temperaturas y tras las numerosas protestas de los progenitores que no han parado de denunciar la situación que se está viviendo en los centros andaluces sin aire acondicionado y con temperaturas que muchos días se acercan a los 40 grados, la Consejería de Educación ha decidido pasar la pelota al tejado de padres y colegios permitiéndoles que actúen con libertad y decidan si llevan a sus hijos a clase o los dejan en casa.

En una circular remitida por la Consejería de Educación a los centros educativos a la que tuvo acceso ABC, permite a los colegios que apliquen «el principio de autonomía organizativa» para que puedan flexibilizar el horario del alumnado con la finalidad de adaptarse a las actuales circunstancias de temperaturas excepcionales, ofreciendo a las familias varias posibilidades.

Así, hasta la finalización del periodo lectivo ordinario (el próximo viernes) los centros docentes permitirán la salida del alumnado del centro a requerimiento de las familias, de acuerdo con la organización previa y los horarios de salida que se establezcan por el centro.

Además, durante los días que restan para la finalización del periodo lectivo ordinario, «se considerará justificada la falta de asistencia del alumnado al centro, siempre que haya sido comunicada por la familia del alumno o alumna».

Educación asegura que los centros deberán informar de las medidas organizativas adoptadas al Consejo Escolar y, especialmente, a las familias mediante los procedimientos y cauces contemplados en el correspondiente plan de centro.

En todo caso, con independencia de las medidas organizativas adoptadas por el centro docente, quedará garantizado el cumplimiento del horario general del colegio, la evaluación del alumnado y la prestación de los servicios complementarios. Es decir, los colegios permanecerán abiertos hasta final de curso independientemente de que los niños acudan o no.

Educación justifica esta decisión a la vista de que «la situación excepcional de ola de calor no remite e incluso pueden alcanzarse temperaturas más elevadas en los próximos días». Ytambién teniendo en cuenta el sobrecalentamiento producido en los edificios escolares y con el fin de reforzar la adecuada atención al alumnado durante los días que faltan para la finalización del periodo lectivo ordinario en las presentes circunstancias.

En la decisión seguramente ha pesado también la reivindicación de las asociaciones de padres y madres que les pidieron que acabara el curso ya después de que anunciaran que están estudiando la climatización de los colegios y que tiene un plan para ello pero no concretaran ninguna fecha de actuación. De hecho la Junta se limitó e enviar unas instrucciones a los colegios con recomendaciones tan básicas como que beban agua, que lleven ropa fresca y que eviten el ejercicio físico durante las horas de máximas temperaturas. Por eso la Confederación Andaluza de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos y Alumnas, Confedampa, remitió una carta a la consejera de Educación, Sonia Gaya, en la que solicitaban que diera por finalizadas las clases cuando sólo faltan cuatro días para el final del colegio.

En la carta se justificaba esta petición por las extremas condiciones climáticas «que viene padeciendo nuestra comunidad autónoma» y ante el hecho de que, según las previsiones meteorológicas van a seguir en las próximas semanas. .

Por ello le rogaron que, en nombre de las familias andaluzas, y en la medida de lo posible, «dé por finalizadas las clases y todas las actividades extraescolares de este curso, a fin de preservar al alumnado de las consecuencias que están padeciendo por la falta de climatización de la mayoría de los centros e instalaciones educativas (aulas, patios, comedores escolares, etc.)».

Las redes sociales han vuelto a llenarse de mensajes y fotos del interior de las clases con temperaturas muy altas. Un padre del colegio San Juan de la Cueva colgaba una foto por la mañana a 38 grados en el interior de un aula. Y otra madre del colegio Pedro Garfias de Sevilla aseguraba que en el centro se están planteando muy seriamente dar por finalizado el curso ellos mismos. «Mañana no creo que llevemos a los niños al colegio», decía Mercedes Blanco, madre de mellizos que cursan 1º de Primaria en ese colegio. La pasada semana ya hubo algunos otros centros escolares donde se produjeron muchas ausencias ya que otros padres tampoco enviaron a sus hijos a clase.

Por su parte Ustea quiso llamar la atención sobre «la alarmante situación que padecen los centros por las altas temperaturas». En un comunicado, Ustea propuso respuestas bioclimáticas para los centros ante las consecuencias del calentamiento global. Entre estas medidas, propone soluciones concretas a las necesidades de cada centro ya que considera no hay una solución única (ventiladores, flexibilización horaria y de espacios y, en algunos casos, aires acondicionados).

En cualquier caso, esas medidas tendrán que esperar ya que si la Junta autoriza a los padres a dejar de llevar a sus hijos a clase, el problema se diluye. Y con él probablemente también la búsqueda de una solución para que el próximo curso no vuelva a ocurrir.

Toda la actualidad en portada

comentarios