La calle Ayamonte cortada el día del siniestro
La calle Ayamonte cortada el día del siniestro - E.S.
Sucesos

Llaman en calidad de investigado a otro trabajador de Lipasam por el atropello de un mujer en Sevilla

El abogado de la familia de la víctima también convoca al jefe de recogida de residuos urbanos de Lipasam

SEVILLAActualizado:

El atropello mortal de María Luisa Pleguezuelo, de 40 años, en la calle Ayamonte del distrito Cerro-Amate de Sevilla el 10 de abril en el que se vio implicado un camión de recogida de residuos de la empresa municipal Lipasam ya cuenta con un atestado definitivo del suceso y nuevas diligencias. Entre los detalles más novedosos está la llamada de la acusación particular en calidad de investigados de un compañero del presunto autor del atropello al que se le imputa un homicidio imprudente y del jefe de tráfico de la empresa. Además, el último atestado elaborado por la unidad de la Oficina de Gestión de Atestado (OGA) de la Policía Local sigue manteniendo que el camión cometió una maniobra prohibida.

En el procedimiento, en manos del juzgado de Instrucción número 8 de Sevilla, la acusación ha solicitado nuevas diligencias encaminadas al total esclarecimiento de los hechos acaecidos el pasado 10 de abril en el que murió atropellada María Luisa Pleguezuelo, que deja marido y dos niñas de cinco y nueve años. Para ello y tras la declaración del conductor de Lipasam investigado por un presunto delito de homicidio imprudente, la acusación precisa que durante su declaración el empleado niega que diera marcha atrás con el camión y «señala expresamente que pudiera haber sido un compañero el que atropellase a la mujer». Ante esta declaración, el abogado que representa de la familia de la víctima, Javier Jaenes, llama a tomar declaración a este trabajador de la empresa municipal en calidad de investigado.

Del mismo modo, este abogado convoca también en calidad de investigado al jefe de recogida de residuos urbanos de Lipasam que durante su declaración afirma que reubicó en el camión implicado al conductor investigado como presunto autor del atropello mortal a pesar de conocer que era un empleado que llegaba de una «incapacidad temporal, reconociendo la existencia de limitaciones funcionales en la movilidad del hombro debido a un vuelco con un vehículo especial y que, asimismo, pudiera haber estado de baja por afecciones psicológicas». Señalan en las diligencias pues, que «la reubicación de este trabajador limitado en un puesto en el que las capacidades del conductor deben estar plenas». Dada esta reubicación y la necesidad de una serie de cursos para conducir el vehículo implicado en el atropello, Jaenes ha solicitado a Lipasam el expediente completo de formación y prevención del conductor implicado en el siniestro.

«Una falta de atención permanente, ya que en ningún momento se percató de la presencia del peatón»

Con respecto a las pesquisas de la maniobra prohibida, según la Policía Local en su último atestado, indican que la causa principal del atropello a «la maniobra de marcha atrás realizada antirreglamentariamente por parte del conductor del camión del servicio de limpieza». Además, atribuyen al conductor «una falta de atención permanente, ya que en ningún momento se percató de la presencia del peatón». En cuanto a la víctima, explica el atestado que cruza por un lugar que no era apropiado, aunque el abogado de la familia ha explicado que «el camión arrastra a la víctima durante unos metros y de ahí la posición del cuerpo a unos metros del paso para peatones». Para demostrarlo van a proceder a pedir una segunda opinión a una empresa especializada ya que, además, hay testigos que declararon que el recorrido habitual de la víctima era por la zona señalizada para su cruce.

En lo que corresponde al estudio realizado por la OGA sobre el GPS del camión implicado en el homicidio de María Luisa Pleguezuelo, la Policía resalta que entre dos puntos de la calle Ayamonte, punto 3 y 4, «se observa una maniobra de marcha atrás en virtud de la hora». Entre estos dos puntos distan 24 metros. No obstante, el conductor imputado por un presunto homicidio, que se encuentra de baja médica actualmente y recibiendo apoyo psicológico, afirmó en su declaración que «en modo alguno» circuló marcha atrás, ya que entró en la citada calle marcha adelante y «en ningún metió la marcha atrás». Una declaración confusa debido a que un testigo y vecino de la zona al que tomó declaración la Policía aseguró que vio al camión dando marcha atrás.

Hay que precisar que el jefe de tráfico de Recogida de Residuos Urbanos de Lipasam declaró ante el juzgado que «ha podido constatar por el habitual de esa ruta que a veces esa calle se ha realizado marcha atrás». Si bien es cierto, «reconoce que los datos del posicionamiento de que se manejan por la Policía son los que el sistema facilita, pero no ve claro que del mismo pueda desprenderse ese recorrido de 28 metros marcha atrás que afirman los agentes».

Datos de GPS de los últimos dos años

Tras las declaraciones de algunos testigos que exponen que «es una práctica habitual» por parte de los camiones de Lipasam dar marcha atrás, el abogado de la familia de la víctima también ha solicitado a la sociedad municipal Limpieza Pública y Protección Ambiental (Lipasam) que aporte al procedimiento los datos de GPS de los últimos dos años obrantes en los servidores de la empresa relativos a la recogida de residuos de la zona en la que se produjeron los hechos descritos anteriormente.

Es importante señalar que el jefe de Servicio de Sistema de Lipasam, encargado de supervisar y coordinar todo el sistema informático de control, reconoció durante su declaración ante el juzgado de Instrucción número 8 de Sevilla que «utilizan unos GPS que ya están bastante anticuados y que tienen un margen de error considerable». De igual forma expuso que «ha examinado los documentos que se aportan y entiende que no son concluyentes para poder indicar de modo fehaciente que el camión circulase marcha atrás antes del atropello». Así pues, dejó constancia que el sistema que va integrado en las emisoras lo instalaron hace diez años y sólo tienen contratado una empresa externa llamada Xenon para el mantenimiento y que las averías de las emisoras suelen ser frecuentes.

Recopilación telefónica

También solicita la acusación particular que las compañías de telefónicas aporten los mensajes y llamadas realizadas por el conductor investigado por presunto homicidio imprudente y el compañero que pasó minutos antes por la zona y que ha sido señalado como posible autor del atropello mortal de la víctima de 40 años. Todo esto para demostrar si alguno estaba utilizando su dispositivo móvil y pudiese haber afectado a la normal conducción en el momento del siniestro.

Punto de impacto

Una de las incógnitas que quedan abiertas en el informe policial es el punto de impacto primario entre el camión y la víctima. El atestado no deja claro dónde fue el choque inicial, pero sí describe que «debido a la escasa velocidad del camión circulando marcha atrás, además de la altura y forma curva de la parte trasera del camión con la que impacta, la peatón cae a la calzada para quedarse justo detrás del camión, existiendo un proyección mínima». Además, «hay un arrastre del cuerpo», precisa el atestado, que también resalta que debido a los restos de sangre adheridos en los neumáticos denotan que el camión ha circulado tras el atropello.