ENTREVISTA

Luis Rey: «El espíritu del colegio San Francisco de Paula será el mismo aunque cambie el sistema»

Este centro de referencia será el primero de Sevilla en adoptar el modelo educativo estadounidense tras abandonar el nacional

El director del Colegio San Francisco de Paula
El director del Colegio San Francisco de Paula - ABC
E. MARTOS Sevilla - Actualizado: Guardado en: Sevilla

El abandono del sistema educativo español que ha planteado el colegio San Francisco de Paula ha sido una auténtica sorpresa en la ciudad. La decisión no se ha tomado ni mucho mejor a la ligera, pues cuenta con acreditación para ser centro extranjero desde hace más de quince años. Pero ahora era el momento de dar el paso y al frente de este cambio se ha situado su director, Luis Rey, que garantiza la continuidad del espíritu y el modelo que tan buenos resultados les ha venido dando.

—¿Por qué se plantea la posibilidad de cambiar de un sistema a otro justo ahora?

—Se toma la decisión reflexionando mucho y teniendo la conciencia de que es un cambio importante. Nosotros ya teníamos la acreditación desde 2001 y ahí ya podríamos haber pedido el certificado de centro extranjero, pero decidimos permanecer en el sistema español acomodando algunas cosas. Ahora se nos planeta otro reto y una necesidad de ofrecer a nuestros alumnos cuestiones que van a necesitar en el futuro. Lo primero que nos hace falta es un sistema que nos dé una mayor estabilidad en el marco normativo, porque el nuestro da bandazos en cada legislatura. Eso es una tragedia nacional. Y por otra parte, necesitamos otro concepto de la educación, más orientado a las capacidades que los chicos tendrán que adquirir en el futuro y menos tendente a aprenderse de memoria las cosas. Eso no significa que vayamos a olvidar la Historia o la Filosofía, sino que los enseñaremos a usarlas para el futuro.

—¿Temía que le tocara aplicar las reválidas?

—La revalidas y la Selectividad no dejan de ser una cosa complicada. Se centran en garantizar que el alumno repita de memoria una serie de conocimientos, pero en un mundo cada vez más cambiante, el niño se tiene que aficionar a aprender y saber hacerlo de manera continuada. Los años del colegio son muy importantes y hay que fomentarles ese afán por aprender y adquirir las habilidades necesarias. De lo contrario, lo que sacaremos serán pequeñas enciclopedias con pies de conocimientos cada vez más obsoletos.

«Las reválidas son una cosa complicada, se centran en garantizar que el alumno se sepa todo de memoria»

—Pero esta decisión ha tenido que desconcertar a los padres

—Todo lo hemos hecho con su apoyo. Consultamos a los padres de los alumnos que podrían estar más en duda, que son los de primero de Bachillerato porque los coge a mitad de la etapa, pero más del 80% nos dijo que hiciéramos el cambio. Al resto se lo anunciamos el año pasado y la mejor respuesta es que hemos tenido más matrículas y nos ha felicitado.

—¿Cuándo será el San Francisco de Paula un colegio plenamente estadounidense?

—Presentamos la solicitud el año pasado, pero la tramitación ha sido más compleja de lo que esperábamos. Oficialmente seremos un centro extranjero a primeros de septiembre de 2017, ya de cara al próximo curso.

—¿Qué va a cambiar para los alumnos a partir de entonces?

—Los cambios no van a ser rupturistas, porque gracias a este proceso ya hemos mejorado muchas siguiendo la orientación de los principios de gestión escolar estadounidenses. Le pongo un ejemplo, en el sistema educativo español lo único que cuenta es el título que consigue el profesor en su momento, el norteamericano exige una especialización permanente. Este modelo nos permite estar más centrados en las necesidades del alumno y mucho menos en aspectos específicos informativos. Le pongo otro ejemplo que va en relación con el primero: En el pasado nos han llegado a poner en cuestión que una profesora británica con su reconocimiento profesional para dar clases de otras materias impartiera inglés por no tener un título de B2. Con este tipo de cosas uno se plantea dejar de perder el tiempo.

—¿Qué ofrece el sistema de Estados Unidos que no da el británico o el alemán, mucho más cercanos a nosotros?

«El modelo norteamericano tiene principios generales, pero no marca un currículum restrictivo»

—Se elige el sistema estadounidense por la flexibilidad y la variedad que permite. Primero pensamos en la posibilidad del británico, pero ahora no se nos ocurriría. Cuando pedimos la acreditación lo pensamos e invitamos a dos inspectores de Gran Bretaña, pero para adaptarnos a su sistema hay que seguir estrictamente el currículum británico. El estadounidense tiene una serie de principios generales y de capacidades que hay que desarrollar en los niños, pero no marca un currículum restrictivo. Eso nos permite mantener el espíritu de nuestro colegio, del que estamos muy orgullosos.

—¿Y afectará al acceso a la universidad pública?

—El acceso a universidad pública está completamente garantizado, porque nosotros ya tenemos el Bachillerato Internacional y se puede entrar por esa vía sin necesidad de hacer la Selectividad –se convalida la prueba general–. Ahora los alumnos tendrán la posibilidad de elegir entre ese diploma o el High School Diploma del sistema norteamericano. Eso ya es una gran ventaja para ellos.

—¿Cree que afectará a los resultados académicos?

—No creo que haya ningún cambio. Nuestros alumnos ya tienen buenas calificaciones y ofrecemos una educación muy individualizada. Eso se ha traducido en una práctica eliminación de repeticiones de cursos. Ahora tenemos una tasa entre el 0,3% y 0,4% como mucho. En estos años hemos notado una mejoría de los resultados de indicadores externos como el dominio de idiomas o la evolución de nuestros alumnos en universidades extranjeras. Hay chicos en Londres, en Edimburgo y hasta en Estados Unidos que se adaptan perfectamente.

Toda la actualidad en portada

comentarios