Instalación de los grandes maceteros ante las colas de turistas
Instalación de los grandes maceteros ante las colas de turistas - E.S.

Los macetones del centro de Sevilla impidieron a las ambulancias llegar al Alcázar

El perímetro de seguridad corta el paso a los vehículos para proteger la cola

SEVILLAActualizado:

Las ambulancias que atendieron a los heridos por la caída del árbol del Real Alcázar no pudieron acceder hasta la zona en la que se encontraban los afectados porque los macetones de seguridad instalados por el Ayuntamiento para proteger la cola de posibles atentados terroristas impedían el paso.

Los responsables sanitarios que acudieron a la llamada de emergencia tuvieron que estacionar las ambulancias en un lateral de la Puerta del León, concretamente en la calle Miguel Mañara, y desplazarse a pie con todo el equipo hasta el Patio del León.

Esta situación ya fue advertida por algunos responsables del Alcázar cuando se instalaron estos macetones después de los atentados de Las Ramblas de Barcelona y Cambrils el pasado verano. El Ayuntamiento decidió proteger todo el perímetro del Alcázar con una veintena de maceteros de grandes dimensiones que impiden la entrada de vehículos hasta la plaza peatonal en la que tienen que hacer cola los visitantes del monumento. La idea de los responsables municipales de seguridad era evitar posibles ataques como los de Barcelona, una medida que han tomado los ayuntamientos de todas las grandes ciudades de España, sobre todo las de mayor afluencia turística. Pero este blindaje tiene también desventajas. La principal es la que se ha destapado tras la caída del árbol en el Patio del León, ya que hasta esa zona del Alcázar no se puede entrar con un vehículo salvo que se retiren provisionalmente los macetones. El monumento permite la entrada por la puerta del Patio de Banderas y por la de los Jardines de Murillo.

Sin embargo, hasta el Patio de la Montería es imposible en estos momentos llegar con un camión, algo que no sólo dificulta la labor de los profesionales sanitarios ante un accidente como el del miércoles, sino que supondría un obstáculo para la actuación de los bomberos.

En estos momentos, el Alcázar no tiene un plan de seguridad propio desarrollado. El Patronato aprobó el diseño de uno nuevo para adaptarse a las nuevas circunstancias, pero todavía no está implantado, por lo que no se han estudiado al detalle las zonas de evacuación y de acceso para las emergencias, lo que el miércoles provocó una estampa llamativa que no tuvo consecuencias importantes porque los heridos pudieron ser atendidos con los medios que llevaban los sanitarios, pero que ha vuelto a abrir el debate.