Interior del ambulatorio del Cachorro
Interior del ambulatorio del Cachorro - RAÚL DÍAZ
DONADO POR LA HERMANDAD

Mandan quitar el árbol de Navidad del ambulatorio del Cachorro y esconden el cuadro del Cristo

El personal sanitario se rebela y vuelve a instalar los adornos. El pulso con la dirección dura dos semanas

SEVILLAActualizado:

El año pasado se resignaron pero esta Navidad no lo van a tolerar. El personal sanitario del centro de salud del Cachorro no está dispuesto a quitar el árbol con sus adornos de las zonas comunes cercanas a sus puestos de trabajo y llevan desde el pasado día 4 echándole un pulso a la dirección que al parecer, seguirá. Ellos ponen el árbol y al día siguiente lo han quitado.

Lo vuelven a instalar y, de nuevo, desaparece o aparece en un rincón. No hay instrucción por escrito ni orden verbal directa de un superior, pero lo advierte un subalterno, como sucedió en la Semana Santa de 2016 en el ambulatorio de El Greco cuando le dijeron a un celador que revisara los despachos y quitara los elementos de simbología religiosa.

Todo empezó el pasado 4 de diciembre día en que un trabajador colocó un árbol de unos 60 centímetros de alto que se llevó de su propia casa.

«Mira, —le dijeron— me dicen de la dirección que este es un centro laico y aconfesional y que no puede haber árbol, así que lo vamos a retirar».

Al día siguiente volvió a aparecer otro árbol de otros empleados que también fue retirado y así sucesivamente hasta que el pasado viernes el personal sanitario, ya rebelado, llenó el centro de adornos que ayer lunes no estaban.

No había ni un solo motivo navideño aunque sí algunas guirnaldas colgando por un patio interior del inmueble que había que esforzarse para verlas. Todo estaba sobrio, como siempre. Y los usuarios echando en falta «una decoración propia de estas fechas que esto ya está demasiado triste», decían.

Tampoco se veía el cuadro del Cachorro que donó la hermandad al centro de salud de ese nombre porque lo instalaron en el cuarto de las fotocopiadoras.

Cuadro del Cachorro en el cuarto de las fotocopiadoras ABC

Los profesionales han denunciando a ABC que no entienden la actitud de la dirección del centro «pues está toda Sevilla con adornos de Navidad» y aseguran que en cuanto arreglen uno de los árboles, ya estropeado de tanto ir y venir, lo volverán a colocar.

Por su parte, fuentes del SAS han dicho a ABC que no hay ninguna instrucción dada para que se retiren los adornos navideños del ambulatorio y José Manuel García Lezcano, director general de la Defensa Jurídica del Médico en la junta directiva del colegio de Médicos de Sevilla ha dicho que «la situación es de risa». Afirma que ha recibido quejas del personal sanitario por esta retirada de adornos y se pregunta si esa es la función de la dirección del centro. «Debe ser muy importante —ironiza— para mejorar la calidad asistencial. De verdad que causa risa».

Por otra parte, añade que un árbol de Navidad es un símbolo del mundo occidental en las fechas en las que estamos. «Las grandes ciudades de todo el mundo están llenas de árboles, pero el centro de salud del Cachorro, no. La dirección lo que hace es quitarlo por la mañana, el personal sanitario lo pone por la tarde y ellos lo vuelven a quitarlo y así un día y otro», termina García Lezcano.

¡Fuera crucifijos en El Greco!

Varios facultativos del centro de salud de El Greco denunciaron en marzo de 2016 que la dirección del ambulatorio iba a retirar los crucifijos y estampas religiosas que tenían en sus consultas y que se había dado orden a un celador para que repasara todas las estancias y quitara todos los elementos de simbología religiosa, algo a lo que este trabajador se negó. La decisión fue confirmada por la directora del centro y se tomó a raíz de una reclamación de un usuario al Observatorio del Laicismo quejándose de que había visto un crucifijo en la pared de una sala. El facultativo Antonio Leal se hizo fuerte y dejó sus estampas en la consulta.

El asunto lo pusieron en manos del abogado José Luis Escañuela Romana que fue recibido, por el arzobispo de Sevilla monseñor Juan José Asenjo el cual mostró su apoyo a los médicos que se negaban a retirar los crucifijos

Al encuentro asistieron también representantes del Colegio de Médicos de Sevilla y del Sindicato Médico de Sevilla.