SALUD

Mantas y calefactores de casa para paliar el frío en el hospital Virgen Macarena

A pesar de la queja de pacientes y familiares, el centro hospitalario niega irregularidades en el sistema de calefacción

Fachada del hospital Virgen Macarena de Sevilla
Fachada del hospital Virgen Macarena de Sevilla - VANESSA GÓMEZ

La temperatura en las habitaciones del hospital universitario Virgen Macarena de Sevilla está siendo motivo de controversia estos días en los que aprieta el frío y aumentan los casos de contagio por gripe. Han sido varias las familias que han trasladado a este periódico la misma queja: el calor insoportable en las primeras plantas -la segunda y la tercera- y el frío insufrible, sobre todo por las noches, en las últimas, concretamente en la séptima y la octava. Pacientes y familiares de éstos muestran su preocupación por la situación que están viviendo. Una inquietud que aumenta, aun más si cabe, tras el pronóstico de la Agencia Estatal de Meteorología para el próximo fin de semana, cuando se prevé una bajada en los termómetros.

«No existe un bienestar para los enfermos a cuenta de la temperatura que existe en las habitaciones»

Es el caso de los familiares de María, quienes han tenido que traer de su propia casa dos mantas, una toquilla y un calefactor para contrarrestar el frío que sufren por las noches. «Mi hermana lleva una semana en una habitación de la octava planta y por las noches tirita del frío. Tuvimos que traer de casa ropa de abrigo porque las mantitas del hospital son totalmente insuficientes», cuenta Francisca, quien asegura que el trato por parte de los enfermeros y auxiliares es excelente. Sin embargo, «no existe un bienestar para los enfermos a cuenta de la temperatura que existe en las habitaciones». En este sentido, los familiares de María también tuvieron que tapar la rendija de la ventilación con empapadores que las propias auxiliares de Enfermería les prestaron con el fin de evitar que continuase entrando a la habitación aire frío. Circunstancia que ha podido comprobar este periódico.

Pero la queja de los familiares de María no es la única, ni mucho menos. Rosario, otra paciente de la misma ala de la octava planta del Virgen Macarena señala que, además de compartir habitación con otros dos enfermos -lo que la Junta de Andalucía denominó «habitaciones de usos múltiples» evitando la nomenclatura de «habitaciones dobles o triples»-, tiene que soportar «temperaturas muy bajas durante todo el día. La manta no me puede faltar. Hablamos con las enfermeras y auxiliares, pero nos dicen que no pueden hacer nada, que es un problema de mantenimiento que lleva años sin resolverse. Mientras en las últimas plantas se congelan de frío en invierno y soportan mucho calor en verano, en las plantas bajas ocurre todo lo contrario: calor en invierno y frío en verano».

Calor en las plantas bajas

Algo que corroboran familiares de pacientes de las plantas segunda y tercera. Carmen, sofocada por el calor, contaba en el propio pasillo de la tercera planta que a menudo tiene que salir de la habitación, donde está su hermana, «porque el calor es inaguantable. Es la conversación de todos los corrillos de familiares en las habitaciones y pasillos», apunta.

«El calor es inaguantable. Es la conversación de todos los corrillos de familiares en las habitaciones y pasillos»

El hospital Virgen Macarena, en relación la incidencia trasladada por ABC en la calefacción de la octava planta, informa que «los valores de temperatura se encuentran para todas las dependencias dentro de los rangos establecidos por la normativa vigente, no existiendo problemas de descompensación térmica entre dependencias de hospitalización más allá de las establecidas en la citada normativa. A día de hoy, y hasta este instante -continúan-, no tenemos registrado en el servicio de mantenimiento del hospital ningún tipo de incidencia pendiente relacionada con la calefacción en la citada ala de hospitalización. Además, las incidencias registradas entre el 22 de diciembre y el día 9 de enero en relación a ese área no guardan relación con los sistemas de calefacción».

Asimismo, manifiestan que «antes del 21 de diciembre se han cambiado en dicha planta todos los equipos terminales a favor de sistemas que regulan la temperatura de forma más eficaz, y los mismos están bajo el control automático de un sistema informático que tiene supervisión 24 horas por personal técnico especialista».

Toda la actualidad en portada

comentarios