Sevilla

El uso del móvil al volante causa ya un tercio de los accidentes mortales en la provincia de Sevilla

Las multas por hablar por teléfono y mandar mensajes supera a las de conducir bajo los efectos del alcohol

Un joven habla por el móvil en el interior de su vehículo
Un joven habla por el móvil en el interior de su vehículo - ABC
ROCÍO MONTERO Sevilla - Actualizado: Guardado en: Sevilla

La conductora de un turismo se «despistó» cuando le sonó su teléfono móvil y atropelló a tres niños —dos de ellos de diez años y el otro de siete— y a un hombre de 68 años el pasado martes por la noche en la avenida de España de Dos Hermanas. Por fortuna, todas las víctimas resultaron heridas leves y fueron dadas de alta ayer en el Hospital de Valme. Pero de fondo existe un grave problema.

Las distracciones al volante a causa del teléfono móvil están ya detrás de un tercio de los accidentes mortales en la provincia de Sevilla. Su utilización es catalogada como «práctica muy peligrosa» por el 94% de los conductores, según un reciente estudio del RACC y pese a su peligrosidad el 43% de los jóvenes «wasapea» mientras conducen, según otra encuesta realizada a más de 6.000 jóvenes europeos.

Usar el móvil para mandar mensajes implica las tres formas de distracción existentes: la distracción visual, mientras los ojos van leyendo la pantalla; la distracción cognitiva, pues la mente está ocupada elaborando el mensaje, y la distracción manual, ya que los dedos van tecleando las letras o botones. Es decir, acciones que multiplican por 23 la posibilidad de accidente.

Los expertos aseguran que el uso del teléfono alarga los tiempos de reacción hasta en un segundo, por lo que los conductores se toman mucho más tiempo para reaccionar ante los peligros. Un segundo extra, aunque no parezca demasiado, supone que un conductor que circule a 50 kilómetros por hora recorra 13 metros sin darse cuenta. Esta distancia es tres veces mayor que la longitud de su coche.

El 25% de los conductores habla por teléfono sin manos libres
Además, marcar un número hace perder la atención durante 13 segundos. A 100 kilómetros por hora supone recorrer 361 metros sin mirar la carretera. El móvil al volante duplica el tiempo de reacción y multiplica de 4 a 9 veces el riesgo de accidente y afecta a los movimientos oculares y a la distribución de la atención sobre el entorno. En estos casos, los conductores no pueden advertir nada que ocurra dentro de su visión periférica, de forma que su campo de visión se ve reducida a la zona por delante del coche.

El móvil es uno de los objetivos de la Dirección General de Tráfico (DGT), tanto en sus campañas preventivas como en sus planes de seguridad vial. Lo es por la peligrosidad que supone su uso al volante y porque el problema va en aumento, ya que cada lo utilizan más conductores en las carreteras y las vías urbanas. En la provincia sevillana, el empleo del teléfono móvil al volante es ya la segunda infracción más cometida, después de los excesos por velocidad y supera a las sanciones impuestas por agentes de la Guardia Civil por conducir bajo los efectos del alcohol en los primeros seis meses del año.

Una de cada cuatro multas

El exceso de velocidad representa el 33,05% del total de las 15.770 multas impuestas durante este periodo, mientras que la utilización del móvil se eleva al 20,67% de ese volumen de sanciones y el consumo de alcohol al volante alcanza el 14,07%. Entre los meses de enero y junio, un total de 15.192 conductores fueron multados en las carreteras sevillanas y se impusieron 15.770 sanciones. El exceso de velocidad sigue siendo la infracción más cometida. Un total de 5.131 personas fueron sancionadas en las 5.213 multas denunciadas.

La Guardia Civil multó también a 3.228 personas y tramitaron 3.260 sanciones por usar el teléfono móvil. Además, fueron multadas 2.188 personas por conducir bajo el efecto del alcohol y se pusieron 2.219 sanciones.

Usar el móvil genera prácticamente la misma pérdida de puntos del carné que las multas por exceso de velocidad o por circular bajo los efectos del alcohol. En concreto, el empleo del teléfono supuso la retirada de 9.780 puntos, conducir bebido, 10.144 puntos, y superar los límites de velocidad establecidos por la DGT, un total de 11.500 puntos menos del permiso.

Conducir utilizando el teléfono móvil, auriculares o cualquier otro dispositivo incompatible con la obligatoria atención permanente a la conducción está tipificado en la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial como una infracción grave. El importe de una multa de tráfico por una infracción grave asciende a unos 200 euros. Además del importe de la multa por conducir hablando por el móvil puede suponer la pérdida de 3 puntos del carné.

Toda la actualidad en portada

comentarios