La droga se ocultaba entre barquetas de naranjas - ABC
SUCESOS

Ocho detenidos al interceptar 212 kilos de marihuana oculta entre fruta con destino a Polonia

Un hombre custodiaba día y noche la droga, que se procesaba en una nave de un polígono de Camas

Actualizado:

La Guardia Civil ha detenido a ocho personas acusadas de delitos contra la salud pública y pertenencia a grupo criminal en una operación en la que se ha interceptado un camión en Sevilla con un total de 212 kilogramos de marihuana ocultos entre un cargamento de 22 toneladas de naranja con destino a Polonia.

Según informa el Instituto Armado en un comunicado, los hechos investigados se remontan al pasado mes de octubre tras tener conocimiento de que una empresa o grupo organizado, dedicado al transporte por carretera, podría estar realizando importantes exportaciones de droga, oculta entre la mercancía, desde varias localidades españolas hasta Polonia.

La investigación permitió determinar la existencia de una nave ubicada en un polígono de Camas, que podría estar sirviendo como lugar donde se procesaba y ocultaba la droga entre palets de frutas. Durante la vigilancia, los agentes observaron que un individuo permanecía constantemente en la nave, incluso durmiendo allí.

La actuación de la Guardia Civil permitió interceptar en la citada nave un camión de gran tamaño, de tipo frigorífico y matrícula polaca, cargado con 22 toneladas de naranjas entre las que se ocultaban 38 bolsas de plástico de gran tamaño con marihuana en su interior con un peso total de 212 kilogramos, por lo que se procedió a detener a cino individuos, todos de nacionalidad polaca, por los presuntos delitos de tráfico de drogas y pertenencia a grupo organizado.

En la segunda fase de la operación, la Guardia Civil detuvo a otros tres individuos de nacionalidad española, encargados de la logística de la trama, dedicados a la localización y alquiler de naves industriales, así como de toda la maquinaria necesaria para el transporte de la droga.

Sellos sin actividad

Según la Benemérita, el «modus operandi» de la organización era la de aparentar un transporte legal de frutas desde España a Polonia, ocultando la droga entre los palets de carga del camión, para lo que utilizaban sellos de empresas españolas cuya actividad se encontraba extinguida.

La investigación también ha permitido determinar que la empresa polaca que recibía los envíos se encontraba implicada en hechos delictivos por lo que su administrador se encuentra cumpliendo condena en prisión. La Guardia Civil ha informado de los hechos a las autoridades policiales polacas para que puedan proceder a la detención de los máximos responsables de la red criminal en Polonia.

La fruta recuperada y que se encontraba en perfecto estado para el consumo fue entregada al Banco de Alimentos para su reparto en comedores sociales.