Edificio de Vilima, en la calle Lagar, comprado por seis millones de euros por H10 Hotels
Edificio de Vilima, en la calle Lagar, comprado por seis millones de euros por H10 Hotels - J. M. SERRANO
SEVILLA

Patrimonio autoriza el proyecto hotelero de H10 en el antiguo edificio de Vilima

La compañía, que abrirá en el inmueble un patio central para dar luz a las habitaciones, renuncia a usar el ático como chill out

SEVILLAActualizado:

La Comisión Local de Patrimonio ha dado este martes el visto bueno al proyecto hotelero de H10 para el antiguo edificio de Vilima, ubicado en la confluencia de las calles Lagar y Buiza y Mensaque, en la zona de Puente y Pellón, en pleno Casco Histórico de la capital andaluza. El edificio, de cuatro plantas más ático, acogió los famosos almacenes Vilima desde 1963 a 2001, y desde entonces ha estado cerrado.

El inmueble en cuestión está ubicado en una parcela de usos terciarios que fue comprado por más de seis millones de euros en abril de 2017 por H10 Hotels a los herederos de José Lirola Cerezuela, el fundador de Vilima. El edificio es una casa del siglo XIX que tiene 5.517 metros cuadrados construidos sobre una parcela de casi mil metros cuadrados.

H10 Hotels ha logrado que Patrimonio autorice el hotel después de presentar su tercer proyecto de reforma parcial para adecuar el edificio a uso hotelero. El último proyecto fue rechazado el pasado mes de julio porque pretendía aprovechar su terraza como mirador sobre la iglesia del Salvador, para lo que necesitaba construir unas nuevas escaleras desde la planta tercera.

La Comisión Local de Patrimonio rechazó esa terraza chill out porque no consideraba viable extender a las cubiertas el uso público del edificio, ya que planteaba implantar en dicha zona actividades vinculadas al uso desarrollado en plantas inferiores. El proyecto contravenía la normativa que sólo autoriza tres plantas más ático y restringe el acceso a las cubiertas de áticos para que no terminen convirtiéndose en una nueva planta. En base a ello, la compañía hotelera tendrá además que demoler parte del cuerpo de fachada para retranquear la cuarta planta.

Para poder reformar el edificio, H10 Hotels ha renunciado a su pretensión de usar la terraza mirador. Asimismo, abrirá en el centro del edificio un patio central para dar luz a las habitaciones interiores, aunque el inmueble tiene una estructura metálica que condicionará cualquier cambio. Ello reducirá sensiblemente la edificabilidad de un edificio, que no tiene ninguna protección.

Los comerciantes del Centro han pedido ya una reunión con el Ayuntamiento para facilitar las obras, de forma que se realicen en el menor tiempo posible y haya una buena convivencia entre comerciantes y vecinos.

El edificio de Vilima está cerrado desde 2001
El edificio de Vilima está cerrado desde 2001-J. M. SERRANO

Con este proyecto, se dará uso a un edificio que lleva cerrado 17 años en una zona que se ha revitalizado a raíz del proyecto de las Setas de la Encarnación. Vilima (acrónimo de Victoria Lirola Martínez, benjamina del fundador de esos almacenes) abrió sus puerta en 1963 y cinco años después sufrió un terrible incendio, en el que perdieron la vid dos bomberos.

El inmueble fue remozado y reabrió en 1969 ampliado gracias a dos casas contiguas y con una innovadora fórmula comercial: tenía supermercado, peluquería y cafetería, vendiendo desde juguetes a discos. La presión de las grandes superficies y el decaimiento del eje comercial de Puente y Pellón asfixiaron a Vilima, que cerró sus puertas en 2001. Desde entonces sólo ha abierto sus puertas para rodajes de películas, como la de «Crimen Ferpecto», de Alex de la Iglesia.

El inmueble salió a la venta por 10 millones de euros durante el boom inmobiliario. En 2009 se anunció que la cadena hotelera High Tech abriría un año después un hotel de cuatro estrellas en Vilima, para lo que firmó un contrato de alquiler. El proyecto se fue a pique posteriormente, al parecer por las restricciones de acceso al hotel en coche.