A sus 71 años, la catedrática de Arqueología Pilar León-Castro continúa dando clases en la Universidad e invetigando
A sus 71 años, la catedrática de Arqueología Pilar León-Castro continúa dando clases en la Universidad e invetigando - RAÚL DOBLADO

Pilar León-Castro, catedrática de Arqueología: «Itálica no estaría con jaramagos si estuviera en Francia»

Miembro de la Real Academia de la Historia, esta investigadora denuncia el estado de abandono del yacimiento de Santiponce

SEVILLAActualizado:

Ella es una de las grandes expertas en Itálica y, por tanto, una de las voces más cualificadas para opinar sobre el estado del yacimiento cuando se han cumplido 1900 años de la muerte del emperador Trajano y de la llegada al poder de Adriano. Pilar León-Castro (Sevilla, 1946), catedrática de Arqueología con cincuenta años de experiencia como docente e investigadora, critica el abandono que sufre Itálica por parte de la Junta de Andalucía. Apunta directo cuando extiende la receta que necesita el yacimiento: Analizar lo que le conviente a Itálica y no lo que le viene bien a la Administración. El área visitable de Itálica -dice- es la punta del iceberg de un yacimiento que ni siquiera ofrece a sus visitantes la oportunidad de comprar un libro sobre el mismo. A su juicio, queda mucho por hacer en Itálica.

-Ha transcurrido sin pena ni gloria el 1900 aniversario de la muerte de Trajano y del ascenso al poder de Adriano, ambos oriundos de Itálica.

-Yo hice unas propuestas al Ayuntamiento para difundir esta efeméride pero ni me contestaron. Propuse que los llamados Mupis de la avenida de la Constitución, los soportes publicitarios en las calles más concurridas de las ciudades, estuvieran cuajados de imágenes de Itálica, con desnudos de Trajano, Adriano, imágenes clásicas... y que eso culminara en la sala del Apeadero del Alcázar con una pequeña exposición. También propuse que el tranvía llevara el forro de imágenes con temas de Itálica, pero ni se tomó en consideración.

-Usted es una especialista en Itálica y ha sido una voz crítica con el abandono que ha sufrido el monumento en manos de las administraciones públicas. ¿Continúa ese abandono por parte de la Junta?

-Desgraciadamente va in crescendo. Todo forma parte de este mundo de contrastes que vivimos en la política cultural. Yo, que soy crítica, también tengo que reconocer que todo el apoyo financiero que ha recibido y recibe la arqueología en España y en Andalucía viene de vía oficial, bien del Ministerio o la Junta.

-Bueno, es que no hay una Ley de Mecenazgo que permita a los propietarios de bienes patrimoniales desgravar las inversiones en rehabilitación.

-Es cierto que el Estado no puede cargar con todo pero tengo serias dudas de que una Ley de Mecenazgo funcione en España, es decir, que una empresa quiera invertir no ya en arqueología, sino en medicina, en física, farmacia... porque aquí no hay esa cultura. Por otra parte, eso de la Ley de Mecenazgo es una entelequia que no le interesa poner en claro ni al Estado ni a los particulares. En Sevilla, considero una pionera en la política patrimonial a la Casa de Medinaceli, no sólo por cómo está la colección y la casa, sino por lo que los Medinaceli contribuyen a través de una fundación para la puesta en valor de ese patrimonio.

-¿Cuál es la causa de que la Junta tenga abandonada Itálica a pesar de que ella misma la declara «joya patrimonial»?

-No conozco las causas, aunque algunas pueden ir por un mal entendimiento o ignorancia de lo que es la antigüedad clásica, de modo que se ha favorecido otras épocas y se ha inflado su significado histórico-cultural, yendo en detrimento de un gran yacimiento como es Itálica.

-¿A qué otras épocas se refiere?

-A las islámicas, por ejemplo, que son de una gran riqueza patrimonial porque nadie va a discutir eso en una ciudad como Sevilla, que tiene el Alcázar, pero la forma en que se ha vendido y presentado es totalmente falaz.

-Los turistas que visitan Itálica no pueden siquiera comprar allí libros sobre el yacimiento escrito en otros idiomas.

-¡Qué error! Pero que es no se puede comprar ni una postal de Itálica en el mismo yacimiento. Todo lo que hay son unos puestecillos a la entrada del yacimiento, que hacen lo que pueden. Hace tiempo hubo una tienda en Itálica que fue un exitazo, como la del Museo Arqueológico Nacional. Sin embargo, vas a Baelo Claudia y hay una tienda fantástica.

-¿Debió quedarse Itálica en manos de la Diputación?

-Pienso que sí. La época dorada de Itálica fue durante la Diputación presidida por Manuel del Valle. Había un interés real por el yacimiento y una cooperación estrecha entre la investigación y la gestión político-administrativa, por lo que el yacimiento estaba de otra manera.

-¿Queda mucho por descubrir e investigar en Itálica o ya está todo excavado y publicado?

-Queda muchísimo. No podría decir qué porcentaje queda por excavar pero lo que hoy se puede visitar es una parte mínima, la punta del iceberg.

-Ha dicho que faltan estudios monográficos sobre el anfiteatro de Itálica y hay excavaciones sin rematar. ¿Qué haría en ese yacimiento si estuviera en sus manos?

-Pues pensar muy bien qué es lo que necesita el yacimiento y no lo que le conviene a la Administración. Las administraciones tienen que comprender que la cultura es un gran atractivo para obtener recursos pero en sí misma exige y hay que darle. Una vez analizado qué necesita el yacimiento habría que hacer una serie de actuaciones de manera planificada y sosegada, combinando la actividad en el campo y el estudio

Pilar León-Castro estudió Filosofía y Letras en Sevilla y amplió sus estudios en Bonn con una beca de la Fundación Alexander Von Humboldt
Pilar León-Castro estudió Filosofía y Letras en Sevilla y amplió sus estudios en Bonn con una beca de la Fundación Alexander Von Humboldt - RAÚL DOBLADO

-Si Itálica estuviese ubicado en Alemania o Francia, ¿estaría como está, con vallas y jaramagos?

-No, en ningún sentido. Fíjese que en un país muy próximo a nosotros, como es Italia, donde las dificultades en la conservación y el mantenimiento son mayores que aquí porque su patrimonio es mayor, hay también situaciones lastimosas ero desde el punto de vista de lo aparente nunca tan degradado como esto.

-¿Sería necesario declarar a Itálica Patrimonio de la Humanidad?

-Necesario no, pero sería una gran ayuda. Patrimonio de la Humanidad es la Villa Adriana de Tívoli y está también en una situación muy deficiente.

-En Itálica hay mosaicos sin cubrir. ¿Nos podemos permitir ese lujo después de los expolidos habidos en Itálica?

-No conozco a fondo el mundo de la preservación y de la conservación pero a los expolios vamos a estar sometidos siempre, como ocurre en Italia o Grecia. ¿Que en Itálica se puede hacer más? Sin duda pero desde luego hay una política más urgente que tapar este mosaico o guardo otro. Lo que hay que hacer es abordar la situación general del yacimiento y luego poner parches.

-Tiene tan poco personal Itálica que ha obligado a cierres  parciales del monumento.

-Eso es grave. Ha habido en Córdoba situaciones análogas, por ejemplo, en Medina Azahara.

-En Itálica se celebra un Cross y se hacen rodajes, como el de Juego de Tronos ¿Pone ello en peligro el conjunto arqueológico?

-El Cross exige una cierta anarquía y no siempre es lo más adecuado a esas ruinas. ¿Los rodajes? Si se abordan de forma sensata, no tienen por qué ser perjudiciales

-A sólo ocho kilómetros de Sevilla está Itálica pero el yacimiento sigue sin estar en los circuitos turísticos de la capital andaluza.

-La razón última es sencillamente ignorancia, desconocimiento de aquella realidad.

Busto romano para pagar impuestos

-Una familia de Sevilla quiso pagar sus impuestos con un busto romano y tardó años en hacerlo por las disputas con la Junta en torno al valor económico. ¿Es un mal precedente?

-Naturalmente y, antes bien, seguimos con la política del ocultamiento porque la gente teme que le requisen las piezas. La familia que propuso pagar sus impuestos con el busto romano fue benemérita, desprendida y generosa. Recurrió a la vía legal y tuvo una prudencia, paciencia y sentido común infinitos. Al cabo de los años se ha resuelto la cuestión de cualquier manera pero no favorable para la familia. Esa cabeza romana vale mucho más que el dinero que ha recibido la familia.

-¿Cuánto diría que vale ese busto romano?

-No lo sé. No conozco el mercado artístico. Lo que puedo decir es que es una pieza excepcional y la Junta la valoró de manera ínfima con respecto a la valoración que hubiera hecho la casa Sotheby's.

-Las negociaciones entre los propietarios del busto y la Junta se prolongaron tanto que la pieza a punto estuvo de salir de España.

-Esto pasa continuamente, por ejemplo, en Reino Unido, donde la gente que posee bienes artísticos de manera legal usa, de conformidad con el Estado, esos bienes  como moneda de cambio para otras cosas. El problema es que aquí no hay esa cultura.