Chari Ramírez y Pepe Jiménez, premiados por acoger a Zahira, una menor de 9 años
Chari Ramírez y Pepe Jiménez, premiados por acoger a Zahira, una menor de 9 años - ABC

Premio a quienes dan a un niño lo que más necesita: una familia

La Junta de Andalucía ha distinguido este martes en Sevilla a particulares e instituciones por el Día Mundial de la Infancia

SevillaActualizado:

Chari Ramírez, de 34 años, y Pepe Jiménez, de 44 años, son una pareja voluntaria de Montequinto (Dos Hermanas), que desde hace cuatro años llevan compartiendo su tiempo de ocio con Zahira. La familia colaboradora, que así se denomina, es una figura poco conocida que se contempla en la ley del menor y, sin embargo, muy eficaz. A diferencia del acogimiento o la adopción, estas familias colaboradoras se comprometen a compartir periodos de tiempos determinados, generalmente no lectivos (fines de semana, festivos y vacaciones), con un niño o adolescente que reside en un centro de protección.

Con la llegada de la Navidad, Chari y Pepe siempre colaboraban en proyectos sociales para ayudar a los niños más necesitados. En 2013 supieron de la existencia de esta figura a través de la ONG «Crecer con Futuro», dedicada a trabajar en favor de los colectivos en situación de pobreza y riesgo de exclusión social, fundamentalmente en los menores. «Ese año buscábamos una organización más cercana, más local, y la encontramos. Nos enamoramos del proyecto rápidamente».

Los menores viven en centros de protección porque han sido alejados de su ambiente familiar para protegerlos de situaciones de negligencia, abandono, violencia, entre otros, por parte de sus padres o cuidadores. Vivir bajo esas circunstancias durante su infancia puede afectar de forma negativa en su desarrollo.

Zahira fue retira de sus padres biológicos con 4 años y tiene seis hermanos. Desde esa edad hasta los 9 años, ha vivido en el centro Paz y Bien de Alcalá de Guadaira -ahora tiene 13 años-. Chari y Pepe no han querido profundizar en las circunstancias personales de la pequeña para preservar su identidad, pero lo cierto es que se adaptó desde el principio a la pareja, hasta tal punto que gestionaron los trámites para acogerla de forma permanente.

«Empezamos probando los fines de semana, pero llegó un momento en que la niña quería estar todo el día con nosotros», cuenta Pepe emocionado. «Se creó un vínculo tan grande que desde hace un año ya está todos los días en casa».

Ahora son familia numerosa. Zahira tiene nuevos hermanos: Álvaro de tres años y Valeria de uno año. «Es la mayor y está encantada con sus hermanos», aunque Chari asegura que cuando se quedó embarazada del primero le costó asimilarlo por «miedo de abandono».

Caso excepcional

«Ella vio que no fue así. Todo lo contrario. Y lo Servicios Sociales también lo comprobaron». El caso de Chari y Pepe ha sido de los pocos que acogieron a una menor (desde septiembre de 2016) después de iniciar su relación con ella como familia colaboradora (desde abril 2014). «El acogimiento quiere decir que ya está siempre con nosotros pero no pierde el contacto con su familia biológica».

Chari lamenta que no haya suficientes familias colaboradoras para los más de 2.000 menores que hay en Andalucía en estas circunstancias. «Los niños nos necesitan, porque necesitan tener un referente. Las oportunidades que va a tener mi niña, no las van a tener sus compañeros del centro de acogida».

Actualmente, la joven pareja está implicada en proyectos de captación de familias para que los menores tengan un presente y futuro digno. «A los 18 años, el centro los echa a la calle. La labor que realizan las familias colaboradoras, de acogida o de adopción no tienen precio», defiende Chari.

La consejera de Igualdad, María José Sánchez, junto a otras autoridades, este martes
La consejera de Igualdad, María José Sánchez, junto a otras autoridades, este martes-Rocío Ruz

Gracias a esta labor, la pareja, junto a otras familias e instituciones han sido premiadas este martes por la Junta de Andalucía en el Día Mundial de la Infancia que tiene lugar cada 20 de noviembre.

En la provincia de Sevilla existen en la actualidad más de 400 menores residiendo en centros de acogida tutelados por la Junta de Andalucía. Son niños que, por distintas circunstancias, no pueden convivir con sus familias biológicas y crecen, por tanto, sin referentes afectivos, con el riesgo de que en su etapa adulta acaben en una situación de exclusión social.

Con el objetivo de paliar, al menos, esta carencia de cariño, estimulación para su desarrollo y atención personalizada que, a menudo, sufren estos menores de entre 7 y 17 años, surge la figura de la familia colaboradora, recogida por la Junta en sus programas de protección a menores, que busca el compromiso de familias voluntarias que quieran pasar parte de su tiempo con estos menores.

Reconocimiento de la Junta

Los galardonados en esta edición han sido en la modalidad de «Defensa de los Derechos de la Infancia», la Asociación andaluza para la defensa de la infancia y prevención del maltrato infantil (Adima) por su proyecto «Cuídame», dirigido a reforzar el vínculo afectivo de las madres con sus hijos.

En «Trayectoria en Defensa de los Derechos de la Infancia» se ha distinguido a la Asociación de Familias Adoptivas Multiétnicas de Granada (AFAM) por su apoyo en los procesos de adopción y de acogimiento, y en la categoría «Menores de Edad o Jóvenes» la distinción ha sido para la Asociación Crecer cantando, crecer soñando y, en particular, para los 155 jóvenes que la integran procedentes de diferentes instituciones educativas de municipios andaluces. En esta categoría se ha concedido también una Mención Especial a Alba Simo Delgado por su espíritu de superación y esfuerzo.

En el apartado de «Acogimiento Familiar» los premiados han sido Josefa Castro Manzano y José Antonio Vivas Marabel de Victoria (Córdoba), que ha realizado once acogimientos en diferentes modalidades; Raquel Rivera Acosta y Antonio Miguel Gil Salmerón, que han acogido a nueve menores, y Alicia Costa Pérez y Antonio Rivera Jiménez, con ocho acogimientos, ambas familias de Aguadulce (Almería); Mercedes Pastor Saucedo y José Manuel Benjumea Benjumea de Sevilla, por su compromiso con la infancia con el acogimiento de tres menores con necesidades especiales; Rosario Ramírez Gelo y José Jiménez Cabezas de Dos Hermanas (Sevilla) por acoger a una menor después de iniciar su relación con ella como familia colaboradora; y Francisco de Paula Rubio García y José Antonio Buendía García de Granada por haber acogido a tres hermanos menores de 9, 7 y 5 años con el fin de no separarlos.

El Ayuntamiento de Almonte (Huelva) ha sido galardonado en la modalidad de «Promoción de los Derechos de la Infancia a las iniciativas públicas locales» por sus iniciativas y programas como «Buscamos valientes» dirigido a luchar contra el acoso escolar. La Mención Especial ha sido para el Ayuntamiento de Chiclana (Cádiz) por su proyecto «Ningún niño/a sin surf» que promueve hábitos saludables entre jóvenes procedentes de otros programas.